Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Sobre la pista de las ondas gravitacionales de Einstein

(defensa.com) Con el Paquete Tecnológico LISA (LTP), Airbus Defence and Space ha entregado el núcleo de la sonda espacial científica LISA Pathfinder, que probará la tecnología con la que observar desde el espacio las ondas gravitacionales descritas por Einstein. Más allá de esta comprobación, la capacidad de medir la radiación gravitacional permitirá a los astrónomos estudiar nuestro universo de una manera totalmente diferente. Los futuros sistemas de telescopios podrán observar objetos exóticos, como agujeros negros masivos en colisión o estrellas de neutrones como nunca antes había sido posible.

El LTP ha sido instalado en el satélite que también ha construido Airbus Defence and Space. Tanto el LTP como el propio satélite deben ahora probar su idoneidad operativa en una completa serie de ensayos en la empresa IABG en Ottobrunn, cerca de Múnich (Alemania). LISA Pathfinder está sentando las bases de un gran observatorio espacial que en último término observará directamente y podrá medir con precisión las ondas gravitacionales. Estas pequeñísimas distorsiones en el espacio-tiempo requieren una tecnología de medición muy sensible y altamente precisa, y su funcionamiento sólo puede probarse en un entorno espacial sin interferencias.

El LTP pesa alrededor de 150 kilos y consta básicamente de un láser interferométrico que medirá los cambios en la distancia entre dos cubos de prueba de oro/platino de alta precisión, que tienen un peso de 1,96 kilos cada uno. Una vez en órbita, las dos masas de prueba se soltarán por medio de un delicado mecanismo de liberación y se mantendrán en su posición a través de un campo electrostático débil que puede controlarse de forma muy precisa. El láser interferométrico y los sensores electroestáticos controlan el movimiento de las masas de prueba dentro del satélite, asegurándose de que las masas de prueba permanezcan fuera de toda perturbación. El interferómetro puede medir la posición relativa y la orientación de las masas de prueba –que están separadas unos 40 centímetros entre sí– con un alto grado de precisión altísimo (<0,01 nanómetros, menos de una millonésima parte del grosor de un cabello humano).

El lanzamiento de LISA Pathfinder está previsto para el otoño de 2015. Una vez en órbita, un módulo de propulsión dedicado llevará a LISA Pathfinder a unos 1,5 millones de kilómetros de la Tierra, lejos de cualquier interferencia procedente de nuestro planeta. Airbus Defence and Space en Reino Unido fue elegido por la Agencia Espacial Europea (ESA) para construir el LISA Pathfinder y además es responsable del suministro del satélite integrado llave en mano. La ESA y el Centro Aeroespacial alemán han encargado a Airbus Defence and Space en Alemania la dirección de sistemas para el LTP, desarrollado con contribuciones de diferentes institutos de investigación europeos.


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.