Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Senado urge al Gobierno a crear un plan industrial viable para Navantia, que pasa por el programa de la F-110

El Senado ha pedido al Gobierno la creación de un Plan Estratégico de inversiones para la reactivación de la empresa pública naval Navantia, que pasaría en primera instancia por la puesta en marcha de la construcción de las fragatas F-110, que actualmente están en fase de definición y diseño de la plataforma.

La moción es fruto de una interpelación presentada el 8 de febrero por el partido Ciudadanos, que está integrado en la Cámara Alta de las Cortes españolas en el Grupo Mixto y que  ha sumado varias enmiendas del PP y el PSOE y, lo que es más importante, su voto afirmativo.  El acuerdo se aprobaba finalmente por parte de la  mayoría de los senadores, dado que han votado a favor el PP, PSOE  y Ciudadanos, hasta sumar 202 votos a favor de los 247 presentes, e incluso no ha tenido la oposición de Podemos, que ha decidido sumar sus escaños a la opción de la abstención.

El primer punto clave del acuerdo, a la espera del contrato que podría venir de Arabia Saudita, pasaría inicialmente por un acuerdo para poner en marcha la construcción de las nuevas fragatas F-110, que acometería Navantia en sus astilleros  de Ferrol (La Coruña). Aunque también daría trabajo a otras unidades y filiales de la multinacional naval, y a otras muchas empresas, como Indra, que encabeza los trabajos de definición y diseño.

Buena parte de la prensa, resalta que senador  del PSOE Ángel Mato, que es de Ferrol, reclamaba una política estatal “en la que todos los grupos políticos estén volcados en la defensa del sector naval”, además de un plan industrial que «acelere la construcción de las nuevas fragatas F-110».  Esperemos que  su Grupo no se oponga a los Presupuestos Generales del Estado, ya que de la mano del Ministerio de Defensa o de Industria tendría que venir la esperada orden de ejecución de este programa para la renovación de los navíos de escolta de la Armada española.

Otro de los ejes de la petición es llevar a cabo un proceso de rejuvenecimiento de las plantillas de Navantia, que suma unos 5.100 trabajadores, de los que 1.400 superan la edad de 60 años. La actividad de Navantia además propicia otros 24.500  puestos de trabajo indirectos, según manifestó el senador de Ciudadanos Francisco Javier Alegre.

El primer beneficio de esta petición sería la activación del programa de la fragata F-110, que prevé la construcción de un total de cinco estos navíos de escolta de última generación, proyecto que incorpora además múltiples sistemas, cuyo desarrollo será muy importante para revitalizar la alicaída inversión española en el campo del I+D+I. Desde un punto de vista puro de defensa, el programa que liderarán Navantia e Indra, es vital para poder sustituir progresivamente a las fragatas de la clase F-80, o Santa María. Estos veteranos navíos de escolta de diseño estadounidense, para el año 2022 que es la fecha más optimista de entrega de la primera F-110, estarán empezando a superar los 35 años en servicio, por lo que sería imprescindible ir contando con su relevo.

El  actual programa de la F-110,  que se gestiona  a través de unos de los Programas Especiales de Armamento (PEA) de la Dirección General de Armamento y Material (DGAM),  tiene previsto acabar su referida fase de estudio y desarrollo a  finales de 2017, por lo que debería tener continuidad con el encargo por parte del Gobierno de la orden de ejecución, que daría luz verde a su construcción. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Imagen digital de la futura fragata F-110. Foto; Navantia.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.