Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Semana negra en Colombia: mueren 15 integrantes de la Policía Nacional de Colombia en el accidente de un UH-60 Black Hawk. ¿Derribo o accidente?

 

(defensa.com) Un helicóptero de la Policía Nacional de Colombia, con matrícula PN 0608, se accidento en el Urabá Antioqueño, noroeste colombiano, cuando realizaba junto a otros dos helicópteros operaciones contra organizaciones al margen de la ley que delinquen en la zona.

Aunque uno de los tripulantes de los helicópteros que lo acompañaban manifestó que el aparato había sido derribado, el ministro de Defensa Nacional salió a desmentir esta hipótesis y aclaró que todo se debió a las condiciones atmosféricas adversas que se presentaron esa mañana. La poca visibilidad habría provocado que el helicóptero colisionara con una ladera montañosa volando a más de 180 km/h.

Esta versión no aclararía las dudas sobre el accidente, pues bajo condiciones climáticas desfavorables y de poca visibilidad es poco probable que un piloto entrenado de helicóptero volara la aeronave a la velocidad que asegura el jefe de la cartera de Defensa. No se puede obviar tampoco que este helicóptero contaba con un radar meteorológico, que le permite identificar los accidentes geográficos del terreno. El helicóptero estaba participando en una operación de seguridad denominada Agamenón, con la que se pretendía dar caza a varios miembros del clan Úsuga como su jefe Darío Antonio Úsuga, conocido como “Otoniel” o Luis Orlando Padierna, alias “Inglaterra”. Tras el siniestro se desplazaron a la zona diversas patrullas y dos helicópteros Black Hawk que transportaron grupos de búsqueda y rescate y personal sanitario procedente del Comando Aéreo de Combate Nº5.


Semana negra en los medios aéreos  y declaraciones oficiales dudosas

Este nuevo accidente se cobra la vida de 15 integrantes de la Policía Nacional, que sumados a los 11 fallecidos en el accidente del avión CASA CN-235 de la FAC, hacen de estos hechos una seguidilla trágicas para los cuerpos de seguridad nacionales. Además, queda en duda la sinceridad de las declaraciones del ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, que en el caso del CASA CN-235, aseguró que una probable causa puedo ser la acumulación de hielo en una de las alas del avión, ocultando a la opinión pública otros factores más relevantes, como las modificaciones realizadas en Colombia a esta aeronave para convertirla en una plataforma de guerra electrónica, cambios que habrían modificado y debilitado diseños estructurales y eléctricos para poder ubicar  y alimentar los nuevos sistemas.

Las dudas surgen sobre las condiciones reales de la capacidad aérea de Colombia, que a la fecha ve reducido el presupuesto de inversión para el año 2016 y que en cierto modo ha quedado relegada antes las otras fuerzas, debido a la decisión del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, de cesar cualquier tipo de hostigamiento aéreo contra el grupo narcoterrorista de las FARC, siendo probable que a razón de esto, los presupuestos para mantenimiento y nuevas adquisiciones se haya visto afectado.

Tan graves son estos desafortunados acontecimientos que algunos senadores de la República han citado a personal del ministerio de defensa para que rindan explicaciones sobre esta serie de accidentes y poder aclarar las reales causas de estos siniestros. (Carlos Vanegas, corresponsal de Grupo Edefa en Colombia)


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.