Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

“Rusia no explota el suministro de armas o la transferencia tecnológica como palanca de presión política”. Serguey Ladyguin vicedirector general de Rosoboronexport

(defensa.com) Rusia aspira a ampliar notablemente su presencia en el mercado de armamentos de América Latina. Entrevistamos a Serguey Ladyguin vicedirector general de Roroboronexport, la empresa estatal de exportaciones de  material de defensa rusa.

¿Podría resumir los resultados se consiguieron en los últimos años?

Desde el momento mismo de su formación en el año 2000, la empresa Rosoboronexport, en su carácter del único exportador especial ruso de armamentos, aplica una política consecuente con vistas a ampliar relaciones con los países de América Latina. Vigorizamos la colaboración con Venezuela, Cuba, Colombia, México, Perú, Ecuador y Uruguay. Se suscribieron importantes contratos de suministro de helicópteros a Brasil y Argentina. También Chile manifiesta cierto interés, aunque los contactos con este país no han adquirido todavía el relleno práctico. Apenas diez ó quinde años atrás el nivel actual de cooperación con los países latinoamericanos no hubiera parecido sino algo fantástico. Pero, hoy en día, los proyectos más ambiciosos incluso se perciben ya como realmente realizables. Sin embargo, aun así no estamos sino al inicio de aprovechamiento de un enorme potencial de desarrollo de nuestras relaciones. Y es el ejemplo de Brasil que corrobora perfectamente esta tesis.

¿Por qué precisamente Brasil?
Es un ejemplo muy elocuente. Brasil es el país más grande del Continente y tiene importantísimas misiones a acometer con el objetivo de elevar la capacidad combativa de las Fuerzas Armadas nacionales y fomentar su propia industria defensiva de alta tecnología. Rusia y Brasil son miembros del grupo BRICS y participan de las ideas muy afines relativas a los problemas clave de la geopolítica, la seguridad global. Además, existe un gran interés recíproco por el desarrollo de las relaciones económicas. En resumidas cuentas, concurren todos los elementos para una cooperación más estrecha en el ámbito de la defensa.

¿Qué es lo que puede ofrecer Rusia en la esfera defensiva?
Rusia sigue siendo uno de los pocos países que producen toda la gama de armamentos y material de guerra, desde armas de infantería y terminando por submarinos nucleares. Si juzgamos por el criterio eficiencia/costo, veremos que las armas rusas continúan poseyendo prestaciones muy ventajosas frente a sus rivales. Cuanto más enfocamos los aspectos de rearme de los países socios de una manera integral, teniendo en cuenta las necesidades reales del cliente. Pero lo más importante es que estamos dispuestos a una coparticipación tecnológica equitativa, investigaciones y desarrollos experimentales conjuntos. Esta modalidad de cooperación daría un potente impulso al fomento de la industria defensiva de los estados, nuestros socios.

¿Existen ya ciertos proyectos de tal cooperación tecnológica que estén ahora en el proceso de estudio?
Pues, tenemos establecido el diálogo con una serie de importantes compañías brasileñas con respecto a una lista de grandes proyectos, en particular referentes a los medios de defensa aérea. Tuvieron lugar negociaciones relativas al tema de aviación. A propósito sea dicho, cuando participamos en la licitación FX-2 ofertando nuestro modernísimo avión de caza Su-35, propusimos un amplio programa de transferencia tecnológica, hasta el extremo de que la fabricación de estos cazas se organizara en el territorio de Brasil. Pero, por supuesto, el proceso de negociación no se desarrolla tan rápido como quisieramos. No hay nada más difícil, como es sabido, que dar el primer paso. Yo diría que ahora lo que estamos haciendo es echar las bases de la futura cooperación tecnológica. Pero las edificamos a fondo y con la mira puesta en una perspectiva duradera.

Pero la transferencia tecnológica y la coproducción las ofrecen también otros fabricantes mundiales...
Sí, es cierto, pero la profundidad de la transferencia tecnológica también puede ser distinta. Por ejemplo, la India aplica desde hace años la política de diversificación de adquisiciones y nosotros, siendo su socio estratégico, lo acogemos con comprensión. Al mismo tiempo, todos los proyectos más importantes que se refieren a la cooperación tecnológica, como el programa de creación del caza de quinta generación, no los realiza sino conjuntamente con Rusia. Y el porqué de ello, entre otras cosas, se debe a que nadie más está dispuesto a transferir realmente a la India las tecnologías de este nivel. Otro aspecto consiste en que Rusia no explota el suministro de armas o la transferencia tecnológica como palanca de presión política. Somos absolutamente independientes en nuestra política de instrumentación de la colaboración militar con otras naciones y respetamos la independencia de nuestros socios.


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.