Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Rusia mantiene los esfuerzos en Defensa “para impedir que ningún país le supere militarmente”

(defensa.com) El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú afirmó recientemente que el país seguirá trabajando para cumplir el objetivo planteado por el presidente, Vladimir Putin, consistente en impedir la superioridad militar sobre Rusia. Según Shoigú, Moscú no tiene la intención de embarcarse en una costosa carrera armamentística, pero garantizará su defensa en el nuevo contexto internacional.

El Ministerio de Defensa se centrará así en mejorar la calidad de las fuerzas nucleares estratégicas, aumentar el personal y las capacidades del Ejército y la Armada y crear un nuevo cuerpo, las Fuerzas Aeroespaciales. En diciembre del año pasado se aprobaba el “plan de acción de Defensa”, que supone el incremento de capacidades de combate de las Fuerzas Armadas rusas en función del cambiante escenario internacional al que se enfrenta. Este plan se desarrollará entre los años 2016 y 2025, pero se espera disponer de los equipamientos militares nuevos previstos antes de 2020, al menos en un 70%. Por citar un ejemplo, se  prevé la entrega de tres nuevas fragatas del proyecto 22350, que se unirán a la que se encuentra ya en pruebas y cuyo número está previsto se incremente hasta ocho unidades.

En el marco de este escenario internacional cambiante, Rusia ha suscrito, asimismo, un acuerdo sobre cooperación técnica y militar con Irán, país con el que hoy hay cierto paralelismo al estar sujetos ambos a sanciones internacionales. Ambos colaborarán para favorecer la seguridad regional, con especial atención a la zona del Caspio y al terrorismo internacional. El acuerdo fue firmado el pasado 20 de enero por el ministro de Defensa ruso Serguéi Shoigu y su homólogo iraní Hossein Dehqan.

La colaboración contribuirá al aumento de capacidad de combate de las Fuerzas Armadas de ambos países, siendo ilustrativo el compromiso ruso de suministrar el sistema antiaéreo de largo alcance S-300.  La entrega de este sistema a Irán se acordó en 2007, sin embargo las sanciones impuestas  en 2010 supusieron la cancelación del suministro, lo que incluso motivó que Irán denunciase al holding ruso Rosoboronexport. Está previsto ahora retomar el suministro de 40 sistemas antimisiles S-300 por un valor de 800 millones de dólares. (J.N.G.)


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.