Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Rusia anuncia el despliegue de 10 aviones de combate de cuarta generación a la zona Oeste y EEUU el envío de 250 blindados a países limítrofes

(defensa.com) La Fuerza Aérea de Rusia enviará a la frontera oeste antes de que termine el año un escuadrón formado por diez aviones de combate de cuarta generación Su-30SM y Su-35, según informó este lunes  el portavoz del Distrito Militar Oeste (DMO), Oleg Kochetkov. En el marco del actual programa de rearme, que pretende renovar hasta un 70 por ciento de los arsenales rusos, el personal auxiliar y los pilotos de estos aviones estarían finalizando ya la capacitación correspondiente antes del despliegue.

Con el refuerzo en las bases del DMO aumentará las capacidades de Rusia para interceptar cualquier avión de la OTAN y proporcionar apoyo aéreo en la región. Aunque no ha sido valorada oficialmente en ese sentido, la decisión forma parte del tira y afloja que mantienen Estados Unidos y la OTAN por un lado y Rusia por otro, con los programas de formación y asistencia militar occidental a países que han mostrado su preocupación en el escenario de las actuales tensiones con Moscú.

Estos dos aviones son de los más modernos de que dispone la Fuerza Aérea rusa, solo precedidos por el PAK-FA de quinta generación que aún se encuentra en desarrollo, por lo que se prevé permanecerán en servicio durante muchos años. El Su-35 es uno de los miembros más recientes de la familia Flanker. Se trata de un caza pesado polivalente monoplaza bimotor de gran maniobrabilidad y aviónica mejorada. El Su-30SM es otro avión de combate multirol derivado del Su-30MK en servicio en la Fuerza Aérea rusa, dotado de sistemas electrónicas de última generación. Se trata de uno de los aviones de desarrollo más reciente, ya que el vuelo inaugural tuvo lugar en 2012 y en ese mismo año Rusia encargó sesenta unidades, que serán paulatinamente entregadas hasta 2016.

Tensión creciente
Los acontecimientos en la región no tiene visos de relajarse. El pasado domingo dos nuevos buques occidentales entraron en el Mar Negro, concretamente el destructor del tipo Arleigh Burke USS Laboon, que inició ejercicios con la corbeta de la Marina de Rumanía Admiral Eustatiu Sebastian (F-264) y el buque de interceptación electrónica francés Dupuy de Lome. El Ministerio de Defensa  ruso ha venido reiterando durante el último año que la intensidad de la preparación militar de las tropas de la OTAN en zonas próximas a las fronteras de Rusia se ha incrementado considerablemente, señalando que es Rusia el enemigo virtual contra el que combaten los aliados durante esas maniobras.

El pasado 3 de junio el destructor USS Ross (buque estacionado en la base naval española de Rota), abandonó el Mar Negro, fecha en la que realizó su primera entrada en la región el buque francés. Mientras que el USS Laboon es un destructor de la clase Arleigh Burke dotado del sistema de defensa aérea Aegis, el Dupuy de Lome está dotado de sistemas para la interceptación de señales electrónicas (SIGINT) que van desde las del tipo radio a telefonía móvil.

Por su parte, el Pentágono anunció ayer mismo el envío de 250 vehículos blindados a varios países de la región limítrofe con Rusia, según el plan denominado European Activity Set. Los países que recibirán estos vehículos son Bulgaria, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia y Rumanía, además de de Alemania, que albergarán vehículos para unidades de tamaño compañía a batallón. Serán preposicionados para su posterior uso durante maniobras de formación, actividad que se ha incrementado en el seno de la OTAN desde que Rusia invadió territorio ucraniano en febrero de 2014. Entre los vehículos que se desplegarán se encuentran 140 de combate de infantería M2 y de caballería M3, 90 carros de combate M1 y 20 piezas de artillería autopropulsada M109. (J.N.G.)

Fotografías:
·Su-35.
·Su-30SM.
·USS Laboon.
·Dupuy de Lome.
·Vehículos blindados Bradley.


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.