Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Refuerzos para la Policía de Fronteras de Costa Rica

(defensa.com) La Policía de Fronteras costarricense ha sido reforzada con seis lanchas de patrulla donadas por Estados Unidos.  El presidente, Luis Guillermo Solís, junto su ministro de Seguridad Pública, Celso Gamboa, recibieron el lote de lanchas por parte del encargado de negocios de la Embajada de Estados Unidos, Gonzalo R. Gallegos, que fueron entregadas en el Delta Costa Rica, una zona donde desemboca el río Sarapiquí, en el río San Juan.  Así también se comenzará con la construcción de una delegación en el mismo lugar, alocándole un presupuesto de ¢1.700 millones (3.207.123 dólares), para realizar un puesto con capacidad para operar 100 efectivos y con una extensión de 1.400 metros cuadrados.

Las naves son un nuevo tipo construidos por la colombiana Eduardoño, pues el Servicio de Guardia Costera ya utiliza modelos Patrullero 380, diseñados para patrullaje fluvial y costero e interdicción marítima, en total seis modelos E-23B MIL Piraña, de 23 pies de eslora.  Cada uno cuenta con dos motores Yamaha de 115Cv y en su interior se pueden acomodar hasta ocho tripulantes.  Normalmente monta una ametralladora pesada a proa y dos más ligeras a los costados.  Sus instrumentos incluyen radares y GPS.  Llegan con sus respectivos repuestos: dos motores, dos transmisiones y seis hélices.  Estos nuevos modelos está diseñados para el patrullaje táctico fluvial y para uso exclusivo de la Policía de Fronteras, siendo utilizados para trasladarse por el cauce del río Colorado, lo que antes se hacía con asistencia por parte del Servicio Nacional de Guardacostas destacado en Barra del Colorado.

Esta zona fue un lugar de fricción con Nicaragua cuando el ex comandante guerrillero Edén Pastora comenzara las operaciones para el dragado del río San Juan en representación del gobierno nicaragüense en el 2009.  La Isla Calero es la más grande del país, con 150 kilómetros cuadrados de extensión.  En diciembre del 2014, el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, visitó instalaciones policiacas en la zona limítrofe con Nicaragua en el sector Caribe, específicamente la localidad de Punta Castilla, ubicada en la provincia de Limón,  acompañado por el ministro de Seguridad Pública, Celso Gamboa, y el titular de la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS), Mariano Figueres, para revisar las capacidades, condiciones de vida y necesidades.  Desde el 2010 se tramita una demanda ante la Corte Internacional de Justicia de Costa Rica contra Nicaragua por una supuesta invasión a su territorio en Isla Calero o Isla Portillos, en el marco de las obras de dragado del río San Juan. Costa Rica acusó a Nicaragua de construir canales en territorio costarricense para unir el río con el mar Caribe y  de provocar daños ambientales al río San Juan durante la construcción de un camino de lastre de 160 kilómetros, paralelo al río.

La Policía de Fronteras tica se renovó después de estos incidentes, comenzando un equipamiento y asimilación de medios, a incluirse fusiles M4. En octubre se anunciaba la inversión de medio millón de dólares en 12 modernas motocicletas y 11 cuadraciclos, todo para la Policía de Fronteras y operaciones desde sus estaciones en los cantones fronterizos de Pococí, La Cruz, Upala, Los Chiles y Sarapiquí.  Aunque el énfasis es a lo largo de la frontera con Nicaragua, la PF debe cubrir también el lado panameño.  Precisamente a lo largo de esa frontera se han identificado 300 trochas o puntos ciegos,  lugares  utilizados por grupos de narcotraficantes.

El Servicio de Guardacostas de Costa Rica recibió sus últimos dos botes interceptores P-380 en junio del 2014, equipados con tres motores Yamaha y tecnología de tercera generación, que los capacitan para velocidades de hasta 50 nudos (92 kilómetros por hora).  Su interior acomoda hasta 15 personas, teniendo una autonomía de 740 kilómetros.   Esos  Eduardoño sirven en las estaciones de Golfito y la nueva Estación de Guardacostas de Puerto Mora, Cuajiniquil, La Cruz, Guanacaste.  Junto con esos interceptores llegaron dos embarcaciones de aluminio tipo pantanera de última tecnología, y que se utilizan  para patrullar manglares, aguas poco profundas y auxilio humanitario en desastres e inundaciones.  Estas se destinaron a la Estación de Guardacostas de Golfito y Estación de Guardacostas de Limón.

Las seis embarcaciones nuevas tienen un precio aproximado de 1,12 millones de dólares.  Se espera la entrega de otras seis unidades en las próximas semanas, para completar un cuadro de 12 unidades fluviales.  Adelantamos que la nueva orden podría tratarse de las unidades modelo E-26A MIL Anguila, que son unidades más grandes (26 pies), pero igualmente equipadas que las E-23B. (JMAH)

Fotografías:
·Nuevas Lanchas ticas
·Helicoptero Tico (Costa Rica - La Prensa 19)
·Patrulelras E-23B de Costa Rica


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.