Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Refuerzos aéreos y marítimos para Costa Rica

El Servicio de Vigilancia Aérea (SVA) de Costa rica ha reincorporado un helicóptero MD500E  tras ser sometido a una completa restauración.  La aeronave sufrió un accidente en los alrededores de Talamanca en mayo del 2015, valorándose inicialmente la pérdida completa. Sin embargo, a finales del 2016  ya había sido reparada en un 70%. El otro MD500E, matrícula MSP-013, se precipitó a tierra en el sector Nimari-ñac de Chirripó, Turrialba, en 2014.  La recuperación del MSP-012 incluyó una completa actualización de su motor de 450Cv, poniéndolo a cero horas, el remplazo y revisión del sistema eléctrico, rotor y transmisión y  el remplazo y refuerzo del fuselaje, todo con una inversión de $700.000 dólares, suministrados por la póliza del seguro, una donación de los EEUU y recursos propios.

También se han entregado los fondos necesarios ($1 millón de dólares), y se realizan los trabajos, para la adecuación del King Air F90,  aeronave confiscada en 2013 que se pretende usar  para el patrullaje hasta la Isla del Coco. Su capacidad de cabina presurizada le permiten una altura de hasta los 25.000 pies.

El pasado octubre se recibiría la unidad SNGC 045-2, una Eduardoño-450 donada por los EEUU.  La primera SNGC 045-1 fue adquirida por Costa Rica a finales del 2015.  Cada una tiene un costo de (¢307,4 millones ($549.000), EEUU ha prometido fondos para al menos dos unidades adicionales.  Los Eduardono-450 tienen una tripulación de seis, y capacidad para ocho pasajeros y cuentan con cocina, ducha, una habitación en la que caben tres camarotes, un generador de cinco kilowatts y una capacidad para 80 galones de agua.

El Servicio Nacional de Guardacostas (SNGC) tico ha sido reforzado plenamente, su pie de fuerza se incrementará próximamente de los 500 efectivos actuales a 610 y se solicitarán 90 plazas adicionales. Está presente en Puerto Mora de Cuajiniquil, en Flamingo de Santa Cruz, Guanacaste; Playa Coyote de Nandayure, Caldera (cubriendo el golfo de Puntarenas); y Puerto Níspero, en el Golfo de Nicoya.  La Academia Naval opera en Quepos y existen administraciones en Portete, Pacuare y Barra del Colorado.  La infraestructura espera ser complementada con cinco radares, de los que dos cubrirían la zona caribeña y tres el Pacífico, cubriendo Cabo Blanco, Osa y Punta Burica.  La flotilla naval consta ya de unas 70 embarcaciones, con tres patrulleros guardacostas en el Pacífico y una en el Caribe. Además disponen de unas 40 interceptoras navales.

Poco a poco se incrementa la presencia en todos los rincones de la República.  En agosto del 2015 se allanó un enclave portuario construido ilegalmente en una zona estatal, en playa Portete, Limón con la intención de transformarlo en una mega estación de patrulla de la zona caribeña, reforzando con ello las otras tres estaciones en esa región naval. La Estación de Moín es actualmente la principal, y al igual a las otras dos, la de Barra del Colorado, la de la desembocadura del río Pacuare, tiene salida al mar a través de bocanas. El pequeño complejo portuario de bahía Portete es un enclave de unos 22.000 m² de superficie, con un astillero, y varias edificaciones,  incluyendo un atracadero de cemento de 60 metros.

 

Fotografías:

·Eduardoño Patrullero 450 SNGC-045-2 (coloradodigital.com).

·Eduardoño Patrullero-380 tico (La Nación).

·Helicóptero MD500E de Costa Rica.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.