Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La realidad aumentada se incorpora al campo de batalla

Este miércoles tuvo lugar en las instalaciones de Thales Programas en Madrid una presentación sobre las capacidades en el área de realidad aumentada de este fabricante, a cargo del responsable del área de C4ISR de Thales Programas, Gonzalo de Aréchaga, destacando las aplicaciones militares.

La Realidad Aumentada es el resultado de combinar en un único dispositivo de presentación de datos la visión directa o indirecta del mundo real con elementos virtuales de tal manera que se crea una realidad mixta. El usuario puede emplear para ello dispositivos tales como pantallas de ordenador, teléfonos móviles, tabletas o gafas especiales para RA. Esta tecnología permite una mejor percepción de la realidad ya que la realidad física no se sustituye por una virtual sino que se incorporan datos adicionales.

Algunos de los antecedentes más conocidos de la RA son los displays de presentación de datos o HUD empleados en los aviones de combate o los cascos de presentación de datos como el Scorpion desarrollado precisamente por Thales y adquirido por el Ejército del Aire. En ambos el piloto recibe información de sensores o sistemas de a bordo en su plano frontal de tal manera que no se descuida el pilotaje o la navegación. Esta tecnología se ha generalizado en la industria de los videojuegos, lo que a largo plazo permitirá reducir los costes de los sistemas empleados.

Aplicaciones en Defensa

En el entorno militar la Realidad Aumentada se está centrando sobre todo en las áreas de adiestramiento de los soldados y en las herramientas de visualización del campo de batalla. En el área de defensa, Thales trabaja en soluciones para el soldado del mañana, de cara a la mejora del análisis situacional. La reducción en los costes de los dispositivos portátiles ha permitido que el uso de teléfonos móviles o tabletas, incluso rugerizadas se extienda. También las gafas para realidad aumentada han estado presentes en el mercado aunque con escaso éxito.

Independientemente del dispositivo con el que se le presenten al soldado los datos, las herramientas de Realidad Aumentada permite el fácil y rápido acceso a información en tiempo real, debidamente presentada para agilizar la toma de decisiones. La información presentada debe ser de interpretación simple de tal manera que resulte útil al soldado incluso en las situaciones de combate más complejas.

El sistema debe permitir la captura y consulta de datos sin sistema de mando y control, debe ser compatible con diferentes plataformas (teléfonos móviles o tabletas), debe emplear redes propietarias ya que los datos que viajan por las redes móviles son de acceso demasiado fácil. Sin embargo una aplicación software puede instalarse en los terminales personales de cada soldado, lo que reduce el coste del desarrollo. Sería la aplicación al entorno militar del concepto empresarial Bring your own device o BYOD.

El terminal empleado se cargaría con la información necesaria para la misión antes de comenzar, debe permitir el almacenamiento de datos cifrados como posiciones, mapas, datos de unidades o fotos. Sin embargo resultaría idóneo que una vez terminada la misión y de retorno a la base, al terminal le sean borrados todos los datos relevantes por si se perdiera o cayera en malas manos.

Sobre el terreno el terminal debe permitir la captura de datos como posiciones, imágenes, vídeos o notas de voz, servir para la gestión logística de municiones, armas o vituallas, la consulta offline de planes y órdenes, el seguimiento de fuerzas o la presentación de información mediante Realidad Aumentada.

Thales España también dispone de un sistema de Realidad Aumentada diseñada para los operadores de RPAS, como por ejemplo el Fulmar X de la compañía. Este sistema emplea las mismas tecnologías, superponiendo la información conocida de unidades y amenazas de la zona sobre la imagen de vídeo recibida del UAV.

De esta manera se presenta la realidad aumentada desde el punto de vista del sensor. Se realizó una demostración con un vuelo de pruebas del RPA Fulmar sobre el polígono de pruebas de El Arenosillo donde a la imagen captada por el sensor electroóptico se fusionaba la información sobre elementos captados por otros canales.

Entre las aplicaciones futuras están por ejemplo la disponibilidad de un MBS para el soldado, cuestión que ya adelantamos en defensa.com a raíz del trabajo de Thales Programas e Indra en el programa BMS-LINCE.

De esta manera se permitiría el intercambio de información con el BMS del vehículo principal, sería compatible con las radios militares y con el uso de teléfonos móviles o tabletas. En estos dispositivos se presentaría una visualización del campo de batalla con Realidad Aumentada, con información procedente de diferentes fuentes o sensores, que podrían ir desde drones, visores de armas o la propia cámara del dispositivo. Estas herramientas tienen por misión principal reducir el estrés del combatiente facilitándole la toma de decisiones tácticas en el menor plazo de tiempo.

También se podrían desarrollar un BMS vehicular tanto para conductor como jefe del vehículo. En el caso del primero recibiría información táctica y de navegación sobre el parabrisas del vehículo o en gafas de Realidad Aumentada, fusionando información procedente de cámaras externas. El jefe del vehículo recibiría información táctica sobre objetivos bien en una pantalla o en unas gafas de realidad aumentada.

Al finalizar la presentación se realizó una presentación dinámica en la que varios teléfonos móviles con la aplicación diseñada por Thales Programas permitían incorporar datos sobre la presencia de unidades propias a través de la imagen captada por la cámara.

Aplicaciones civiles

Para aplicaciones civiles, la Realidad Aumentada se está empleando tanto en videojuegos, como en sistemas de navegación para coches o motos, para tareas de formación complejas o como herramienta de ayuda para la asistencia remota en tareas de mantenimiento o reparación por parte de personal no experto. En áreas como el diseño o el turismo también se ha mostrado una herramienta útil.

Thales tiene listos algunos desarrollos interesantes como por ejemplo el Dragonfly, un sistema de realidad aumentada para cirujanos que permite la fusión de información vital sin que el médico tenga que apartar la vista del paciente o que le permite recibir ayuda exterior en tiempo real. Igualmente han diseñado el Augmented Reality Tower, una herramienta de ayuda a la gestión de torres de control de tal manera que a la información visual de la que disponen los controladores, se suman datos sobre los aviones que se presentan visualmente junto a estos como por ejemplo identificación o número de vuelo.

Por último Thales Eye es una herramienta de realidad aumentada para tareas de mantenimiento de alta complejidad en las que un operador puede recibir asistencia en tiempo real mostrándosele en unas gafas información detallada sobre el modo de operar con un sistema.

Para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado podría ser una interesante opción por ejemplo para dotar a las unidades de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. Los conductores de motocicletas verían facilitada su labor si dispusieran de una herramienta que les suministrara información de importancia mientras conducen, por ejemplo, identificación de vehículos robados gracias a la lectura de matrículas, la transcripción de mensajes o la determinación de las rutas más rápidas por citar algunos ejemplos. (José Mª Navarro García)

Fotografías:

·Realidad aumentada con datos del sistema de mando y control (Thales)

·Datos fusionados sobre la imágen captada con un smartphone (Thales)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.