Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

¿Se quedará España como única nación de la OTAN en mantener sus misiles Patriot en Turquía?

(defensa.com) Tras la anunciada retirada de los sistemas de misiles Patriot que Estados Unidos y Alemania tienen desplegados al sur de Turquía, España, que también tiene en el país una batería de este modelo del Ejército de Tierra, no se ha pronunciado por el momento.  Estados Unidos tiene situadas hoy dos baterías de misiles en Gaziantep y Alemania otras tantas en Kahramanmaras, que junta a la española, sita en la Base Aérea de Incirlick, se reparten la responsabilidad, bajo dirección del Cuartel General del Mando Aéreo de la OTAN en Ramstein (Alemania),  de asegurar la protección de la frontera turca con la limítrofe Siria.

El anunció de la retirada por parte de Washington y Berlín de sus misiles ha pillado al Ejecutivo en pleno puente del 15 de agosto y estaría realizando contactos con la OTAN antes de tomar una decisión, que muy posiblemente irá en consonancia con las de nuestros aliados del Atlántico Norte. Recapitulemos, en enero de 2013 la OTAN, a petición de Turquía, miembro de la Alianza, decidió instalar una completa red de defensa antiaérea y antimisil al sur del país para hacer frente claramente a una posible reacción de los aviones o misiles suelo-suelo del gobierno de Siria ante continuos incidentes.

Por entonces Estados Unidos y la OTAN barajaban intervenir contra el régimen sirio de Bashar al- Assad, que desde hacía dos años mantenía una cruenta Guerra Civil contra la oposición, por entonces el “malo” oficial, sin que Occidente quisiera enterarse de la progresiva fanatización de parte de las fuerzas que luchan contra el dictador de Damasco, que darían origen en 2014 al Estado Islámico (EI). El pasado 24 de julio Turquía inició una serie de ataques aéreos, en principio contra posiciones del EI en Siria, en respuesta a varios atentados terrorista de éstos en territorio turco.  Pero  los ataque aéreos, protagonizados principalmente  por los F-16 de la Fuerza Aérea turca, devinieron una campaña continuada contra objetivos de las milicias kurdas, principalmente del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Para occidente los kurdos son la mejor garantía de que el EI no se expanda en la región y es inaceptable que Turquía machaque sus infraestructuras, sistemas de transmisiones, depósitos de munición, etc., ya que están afectando gravemente a su capacidad de luchar contra los terroristas del autoproclamado califato de Irak y Levante. Sin duda Washington y sus aliados habrán advertido al primer ministro Erdogan del gran malestar, pero el premier turco tiene claro que su principal enemigo son los kurdos, por lo que no ha parado los ataques aéreos. Por esa razón tanto Estados Unidos como Alemania, han decidido retirar sus baterías de misiles Patriot los próximos meses de octubre y enero de 2016 respectivamente.

Así, la embajada de Estados Unidos en Turquía ha comunicado: “Estados Unidos ha informado al Gobierno turco de que el despliegue de las unidades de defensa Patriot en Turquía, que expira en octubre, no será renovado más allá de la rotación actual”, una decisión que Alemania de manera conjunta también ha adoptado. Oficialmente, el US Army retiraría las baterías para modernizarlas, pero está claro que se trata de un medio de presión al gobierno de Ankara para que cese su ofensiva contra los kurdos. El anunció, realmente, no sería más que un medio de advertencia.

Despliegue de España en Turquía

España participa en la misión desde enero de 2015, cuando relevó a una batería holandesa, y tiene previsto estar desplegada un año, que según se anunció sería a  prorrogable durante otro más, hasta enero de 2017. Dado que las baterías funcionan en red en esta misióny bajo el citado mando de Ramstein, es muy improbable que España mantuviera su unidad de manera unilateral, por lo que se deberá de retirar, en caso de que la OTAN lleve hasta sus últimas consecuencias la amenaza, que sería anulada en el caso de que Ankara suspenda sus ataques.

El Ejército de Tierra  tiene desplegada una batería de misiles MIM-104C, que es el nombre técnico de los Patriot, con seis lanzadores, en el recinto militar de Incirlick, sito junto al aeropuerto de Adana, a unos 100 kilómetros de la frontera con Siria. El contingente español lo forman un total de 129 militares del Regimiento de Artillería Antiaérea nº 74, con base en San Roque (Cádiz). Igualmente se debería de mencionar que el despliegue de la batería, que fue comprada a Alemania en 2004, llevó a tomar la decisión de adquirir material adicional, también alemán, consistente en un Information and Coordination Central (ICC), dos baterías, 40 misiles, sistemas de comunicaciones, vehículos y material logístico y de mantenimiento, por un importe de 41 millones de euros. (Julio Maíz Sanz)


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.