Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Quatripole y la solvencia económica para contratar con Defensa

(defensa.com) Atribuida a la reducción presupuestaria en su área de negocio en el mercado nacional, Quatripole Ingeniería SL atraviesa una complicada situación económica que ha provocado que no pueda cumplir regularmente con sus obligaciones. A pesar de los esfuerzos y ante una inminente situación de insolvencia, el 25 de marzo de 2015 puso en conocimiento de un Juzgado de lo Mercantil el inicio de negociaciones con los acreedores para alcanzar un acuerdo de refinanciación, de los previstos en el artículo 71 bis.1 de la Ley Concursal, que no habría concluido con éxito.

Tenía como objetivo evitar la declaración del concurso de acreedores, que hoy parece inevitable, con el fin de reestructurar gran parte de la deuda acumulada, de tal forma que pudiera evitar la situación de insolvencia y garantizara la viabilidad a corto, medio y largo plazo, abriendo vías de negocio para el crecimiento en los próximos años y dejando abierta la oportunidad de incorporación de socios como ampliación de capital, venta o fusión con otra compañía del mismo sector (en 2013 Everis anunció la entrada en el capital, lo que no se habría producido a día de hoy). El plan consideraba un horizonte temporal de tres años, a tenor de las proyecciones financieras, para asegurar el puntual cumplimiento de los compromisos previstos de pagos.

La fecha para formalizar el acuerdo de refinanciación - una quita y en amplios plazos temporales que no ha sido aceptada - era el día 25 de junio de 2015, para lo cual los acreedores tenían que haber mostrado su postura como máximo tres días antes. No habiendo sido así, ahora sólo quedaría un concurso de acreedores en toda regla, con el riesgo de que pueda ser declarado culpable y que conduciría a una liquidación, en la que difícilmente los acreedores cobrarían, o a que una empresa, como Everis, se la quede pese a la situación, lo cual tendría que explicar muy bien a sus inversores.

Las ventas pasaron de cerca de 13 millones de euros en 2010 a 7 millones en 2013 y 2,63 en 2014, constatando la dramática situación de la empresa, que ha requerido una mayor necesidad de financiación ajena, provocada por el aumento de los plazos de cobro de clientes y el escaso poder de negociación con los proveedores, que ha derivado en unos resultados negativos.  Fiel reflejo de ello es haber pasado en 2010 de un resultado de 117.037,23 de beneficios, a unas pérdidas de 2.324.307,97 en 2014, poco menos que la facturación total, con un déficit de 3,35 millones acumulado en los tres últimos ejercicios. El patrimonio neto a 31 de diciembre era negativo en 726.369,19 euros. Ni que decir tiene, la situación patrimonial de la empresa es causa de disolución necesaria de acuerdo a la Ley de Sociedades de Capital. El plan de viabilidad presentado por los Administradores, no parece haber sido recibido por los acreedores como muy sólido, ya que contempla la materialización de oportunidades de negocio en áreas como su vehículo Q-150D recientemente excluido de la licitación llevada a cabo por el MALE para dotar a la BRIPAC de un Vehículo Aerolanzable.

En resumen, el plan de viabilidad contemplaría para el año en curso, siguiendo un criterio conservador,  unos ingresos de 4,3 MM€ (un incremento de un 165% más que en 2014) lo que parece harto difícil, dado lo avanzado del ejercicio, el panorama presupuestario actual y la enorme competitividad del sector en los últimos tiempos que ha dejado a Quatripole fuera de varios concursos recientemente.

Solvencia para concurrir a licitaciones de Defensa

Para contratar en general con las Administraciones Públicas es preciso, además de contar con la capacidad de obrar, acreditar que se cumplen los requisitos de solvencia económica y financiera, por un lado, y técnica o profesional, por otro. Es un requisito específico de capacidad, a los efectos contractuales que establece el Texto Refundido de la Ley de Contratos “la solvencia económica y financiera y técnica o profesional se acreditará mediante la aportación de los documentos que se determinen por el órgano de contratación de entre los previstos en los artículos 75 a 79”.

La  empresa trabaja actualmente en España el mantenimiento integral del Leopard 2E y pretende licitar en oportunidades de negocio a corto plazo en esa área en los Centauro, Pizarro, RG-31 y Carros Especiales (CZ, CREC y VLPDff) y BMR).  La cuestión, de la que puestos en contacto con Quatripole aún no hemos obtenido respuesta, es cómo están abordando el sostenimiento de su rol de empresa contratante con la Administración pública  ante lo que parece una inminente situación de insolvencia. Del mismo modo, no hay confirmación por parte de la empresa de que, tras no haber firmado en el plazo legal  el acuerdo de refinanciación con sus acreedores, haya sido puesta tal situación en conocimiento del órgano de contratación con el que estaba licitando o ante otros órganos administrativos a los que presta servicios o suministros en virtud de los correspondientes contratos públicos que le fueron adjudicados.


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.