Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Probado con éxito el nuevo motor de los LVTP-7 de la Infantería de Marina argentina, cuya vida útil se extenderá 15 años

(defensa.com) La Infantería de Marina argentina, repotenciada en el marco del Proyecto Recuperación de los LVTP-7 O VAO –Vehículo Anfibio a Oruga-  de la Armada, transita un camino interrumpido en proyectos de recuperación de unidades y sistemas operativos. El proyecto de recuperación de Vehículo Anfibio a Oruga fue el primer proyecto en su tipo en el país y significó un desafío para la fuerza y para la industria nacional, que encaró una actualización  de esta envergadura.

El desarrollo y fabricación de partes como el “know how” es propiedad de la fuerza naval, siendo personal de la Infantería de Marina, especialidad Motoristas, quienes asesoraron a la empresa contratista en temas técnicos y verificaron el cumplimiento de tareas específicas. Por su parte, la empresa argentina Mecatrol concretó el reemplazo del motor, diseñó sistemas y elaboró piezas de recambio. Las pruebas de motor concluyeron con éxito en el predio de la empresa en el Gran Buenos Aires.

Se  destacó que el trabajo efectuado pasó por la adaptación del motor marino a sistema terrestre y esa adaptación comprendió la refrigeración y los componentes para ese uso. Se recorrió la caja de transferencia, de potencia y se incorporó al vehículo para que funcione terrestre y de manera anfibia. La iniciativa de la Armada ha querido contribuir a potenciar la industria nacional metalmecánica involucrando en forma directa a pequeñas firmas y a una cadena de proveedores. En tanto que el personal de la Infantería involucrado adquirió experiencia única entre los países que poseen este tipo de vehículos en lo referido al mantenimiento de 3° y 4° escalón.

A finales de los noventa, por iniciativa del Comando de la Infantería de Marina se plasmó la idea de recuperar y modernizar los Vehículos Anfibios a Oruga (VAO) y a Rueda (VAR). La iniciativa buscó el reemplazo de los motores originales y la capacidad de sostenerlos logísticamente; por otro lado el diseño y la fabricación de partes y componentes de industria nacional. Los vehículos debían ser sometidos a su desarmado y vuelto a ensamblar recorriendo y reemplazando partes, repuestos y accesorios.

Para modernizar los mismos fueron realizados estudios con los cuales se generó un prototipo con ciertas especificaciones y requerimientos para modernizar diez vehículos más. El proyecto otorga una vida útil de quince años y asegura mantener la capacitación del personal de conductores, mantenimiento y usuarios de los vehículos anfibios. (Luis Piñeiro, corresponsal en Argentina)


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.