Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Plan Estratégico de Indra pasa por reducir costes, plantilla y simplificar estructuras

(defensa.com) La compañía solicitó ayer a los representantes de los trabajadores que constituyan una comisión negociadora de cara a iniciar en las próximas semanas un proceso de negociación para la reestructuración de plantilla. La caída progresiva de la demanda interna, más de un 40% en 4 años, sumada a los negativos resultados de la adquisición de Politec en Brasil, obligan a  “reducir costes, simplificar nuestras estructuras, mejorar nuestros procedimientos y formas de hacer, y todo ello sin dejar de invertir para mejorar y ampliar nuestra oferta de mayor valor añadido y siendo más selectivos en los proyectos y en el lanzamiento de nueva oferta” para garantizar el éxito del Plan Estratégico de Indra, según destacó ayer su presidente, Fernando Abril-Martorell, en su discurso ante la Junta General de Accionistas de la compañía. El Plan, que será presentado el próximo 8 de julio, “generará crecimiento rentable y sostenible para los próximos años”, aseguró.

El presidente de Indra comentó que en estas circunstancias, y teniendo en cuenta las pérdidas registradas en 2014 y en los meses transcurridos de 2015, la compañía se ha visto obligada a estudiar todas las medidas a su alcance para lograr revertir una situación que no es buena ni para la empresa ni para sus trabajadores.

La reestructuración de plantilla se enmarca en un proceso de transformación global de la compañía, orientado a mejorar su competitividad, eficacia y rentabilidad para garantizar su futuro a largo plazo. El objetivo es encontrar las mejores medidas con el mayor consenso posible. Estas medidas pueden incluir, entre otras, extinciones de contrato y/o modificaciones de condiciones de trabajo. Abril-Martorell indicó que “ya estamos realizando un proceso de ajuste de plantilla en Latinoamérica, especialmente en Brasil, región en la que reduciremos un total de 1.000 empleos en los próximos meses”.

Radares, defensa aérea y sistemas de gestión de tráfico aéreo en la apuesta a futuro
Según Abril-Martorell, en los próximos tres años el crecimiento de la compañía “estará en proyectos y productos de alto valor en todos los verticales transformando el mix de ventas en las diferentes geografías en las que estamos presentes (…) Estamos a la vanguardia mundial en sistemas de gestión de tráfico aéreo; vigilancia de fronteras; tráfico ferroviario; gestión hospitalaria; radares y defensa aérea; sistemas de gestión para compañías de energía y utilities; o sistemas de gestión tributaria”, entre otros muchos negocios”.

Así, destacó que la calidad de la oferta de Indra en segmentos como Mando y Control, Vigilancia radar y Vigilancia de fronteras, “permitirán impulsar la internacionalización en Asia, Oriente Medio y África y en Latinoamérica”; en Transporte y Tráfico, “Indra cuenta con una posición de liderazgo internacional en Tráfico Aéreo que está previsto reforzar en la región de Asia, Oriente Medio y África”; en Defensa y Seguridad, “el nuevo ciclo inversor permitirá recuperar crecimiento”; en otros segmentos, Indra se centrará “en la automatización, estandarización e industrialización de los productos para reducir riesgos y aprovechar las inversiones en este tipo de infraestructuras que están previstas en especial en Oriente Medio y en Sudeste asiático”.

Y al comentar el crecimiento de los verticales del área de Tecnologías de la Información, afirmó que este “se centrará en aprovechar las oportunidades que representa la transformación tecnológica de la sociedad digital en vectores como Infraestructuras Inteligentes, Administración Electrónica, Ciberdefensa, Ciberseguridad, Sensorización, Movilidad, Big Data, Analytics y el llamado Internet de las cosas”, entre otros.

2014, año complejo
Por su parte, Javier de Andrés, consejero delegado de Indra, realizó un repaso de la evolución de Indra en 2014, ejercicio que calificó como “un año complejo, con un entorno de gran dificultad en el que se han materializado algunos de los riesgos inherentes al crecimiento internacional, al desarrollo y ejecución de nueva oferta y de proyectos concretos”.

De Andrés recordó que durante 2014 la compañía contabilizó unos efectos no recurrentes que responden a provisiones, deterioros y sobrecostes en proyectos por retrasos, reprogramaciones y cancelaciones de programas, por un importe bruto de 313 millones de euros Tras el impacto de los efectos mencionados, el Resultado Neto fue negativo en 92 millones de euros. El consejero delegado de Indra señaló que en el primer trimestre de 2015 se han agudizado estos riesgos que se apuntaron en 2014, lo que nos ha llevado a unas pérdidas netas de 16 millones de euros, principalmente por los resultados negativos de Brasil, e indicó que “en 2015 estamos poniendo en marcha planes operativos que nos permitan recuperar a medio plazo los niveles de rentabilidad y de generación de caja acordes con el potencial de nuestro negocio”.

Junto a la aprobación de las cuentas anuales y de la gestión del Consejo de Administración, los accionistas de Indra han adoptado los acuerdos propuestos por el Consejo de Administración de la compañía, entre los que se encontraban modificaciones de artículos de los Estatutos Sociales y del Reglamento de la Junta con la finalidad principal de adaptarlos a la Ley de Sociedades de Capital, así como una nueva política de remuneraciones de los consejeros.


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.