Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Organismos de inmigración e inteligencia brasileños preocupados por la posible presencia de miembros del Estado Islámico y otro tipo de radicales en Brasil

(defensa.com)  Las agencias de inteligencia del gobierno de Brasil reconocieron que IS está tratando de reclutar a jóvenes brasileños para actuar como lobos solitarios, miembros de la organización extremista que actúan individualmente en todo el mundo, que facilitan la movilidad y la ejecución de ataques y que podrían contar ya con elementos extremistas "dormidos" en territorio brasileño, de origen árabe u oriundos  de África.

Según un artículo del periódico O Estado de San Paulo, el gobierno recibió informes y diversas alertas al respecto y  la Casa Civil mantiene una discusión interna permanete  sobre estas sospechas, centrándose principalmente en la seguridad de los Juegos Olímpicos de 2016 u otros eventos, como Rock in Río y similares. Estos extremistas que actúan por su cuenta establecieron contacto y se alistaron a través de foros yihadistas en internet por lo general. Según el informe, esta forma de captación es sólo una de las grandes preocupaciones de la Policía Federal y la Agencia Brasileña de Inteligencia (Abin), pues no existe en Brasil una ley nacional contra el terrorismo -que fue evitada especialmente durante la gestión en la cartera de Justicia del ex ministro y ex gobernador de Río Grande do Sul, Tarso Genro, quien concedió asilo a diversos  extremistas extranjeros requeridos por Interpol – y existen limitaciones para interceptar los intercambios de información en la red. Policía europeos habrían llegado a Brasil el mes pasado para discutir el intento yihadista de reclutar a los jóvenes con los expertos de seguridad del gobierno. De hecho, semanas atrás fue detenido en Bulgaria un integrante del IS de origen brasileño.

En un comunicado, la Casa Civil informó que "la prevención del terrorismo" se discutió la semana pasada en una reunión de profesionales de seguridad pública que trabajan en grandes eventos. Integrado por representantes de las Fuerzas Armadas, la Policía Federal, la Abin y la Policía Federal de Carreteras, el grupo ya trabajó en la seguridad de la Copa del Mundo de 2014.

En cuanto a la captación de brasileños para actuar como lobos solitarios para el  IS, se sabe que las agencias de inteligencia de Brasil están especialmente atentas, además de al Gran Sao Paulo, a las zonas fronterizas en disputa por parte de distintas colectividades musulmanas  y a la llamada triple frontera de Foz do Iguaçu (Paraguay, Argentina, Brasil) y Chuy (Uruguay / Brasil) habitadas por crecientes colectividades de este tipo- con grandes redes financieras locales- de origen palestino,como también de Irán, Siria y Líbano. Inclusive,en la propia capital,  se ha constatado que una de las principales orientadoras del Centro Islámico de Brasilia, Maha Abdelaziz, niega públicamente la existencia de terrorismo musulmán, sino que, aduce,  se trata de "gente de sangre caliente".

Más allá de los problemas originados en el mundo musulmán, las autoridades migratorias y técnicos brasileños, así como los políticos de la oposición, permanecen también  atentos a la gran cantidad de haitianos que, a través de la frontera con Bolivia vienen llegando desde hace cuatro años, en varias oleadas de cientos de personas al territorio brasileño - dirigiéndose hacia el sureste del país, donde ciertas ONG tramitan documentos para ellos (por lo general muy difíciles para los emigrantes normales), hospedaje,y  trabajos ocasionales, en contactos a menudo vinculados a grupos radicales de izquierda cuyas marchas y protestas suelen integrar, justamente muchos de estos migrantes caribeños que entraron ilegalmente a Brasil y que próximamente podrían hasta llegar a votar en elecciones municipales, según las aspiraciones de diversos simpatizantes. (Javier Bonilla)


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.