Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El ministro de Defensa brasileño propone a Saab una tasa de interés intermedia entre la pactada y la rebaja solicitada por su gobierno para mantener la compra de los 36 Gripen vigente

(defensa.com) A petición de su ministro de Hacienda, Joaquim Levy,la presidente Dilma Rousseff había pedido días atrás al Gobierno de Suecia revisar la tasa de interés estipulada originalmente en el contrato. El ajuste fiscal y la reducción de las tasas de interés prevalecientes en Europa fueron los principales argumentos esgrimidos por la mandataria. Con el fin de evitar la cancelación del contrato, si no hubiera acuerdo entre los dos países, llegó a Brasil una comisión de ejecutivos y funcionarios bancarios suecos junto a representantes del fabricante Saab.

El grupo se reunió con el ministro de Defensa, Jaques Wagner, tratando de negociar una tasa intermedia, según un portavoz de la cartera. El interés en el contrato es de 2,54% anual, y Levy quiere reducir el porcentaje al 1,54%. Jaques Wagner habría propuesto, entonces, una tasa de 1,98% anual.

También, de acuerdo con el portavoz del Ministerio de Defensa, la voluntad sobre la decisión final será de la presidente Dilma Rousseff, que estaría dispuesta a mantener el contrato. Además de la previsible pérdida de tiempo si la compra se revisara, la retirada del actual pedido implicaría el pago de multas.  Defensa argumenta que el contrato no se ve aún realmente amenazado y que el plazo entre los dos países para llegar a un acuerdo sólo termina en octubre. La reunión de anteayer no resultó en ningún acuerdo.

Suecia afirma que no se puede cambiar el interés previsto en el pre-contrato, aprobado por el Parlamento y se basa en la tasa esperada por el Banco Central Europeo. Más que eso, a pesar del interés en el negocio - la más grande gestión jamás realizada por la venta de aeronaves Gripen - la reducción de las tasas de interés podría sentar un precedente de que el país no estaría dispuesto a enfrentar, ya que el 60% de su economía proviene de las exportaciones.

La dirección de la SEK (sueco Crédito a la Exportación Corporation), que se reunió con el ministro Wagner, habría ofrecido, de nuevo, la dilatación de los plazos de pago, reduciendo la cantidad que se debe pagar en el 2016. Pero el equipo económico piensa que esto no lo hace es suficiente e insiste en la reducción de las tasas de interés. De hecho, el gobierno brasileño aún cree que puede contar con la buena voluntad de Suecia, ya que también tienen un gran interés en el proyecto. Brasil utilizará la reducción de las tasas de interés, con Suecia como un peligroso precedente para negociar otros acuerdos internacionales. (Javier Bonilla)


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.