Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El ministro de Defensa argentino cierra el Batallón 603 San Lorenzo y pasa a retiro al director de Arsenales del Ejército tras conocerse el robo de miles de balas

(defensa.com) El robo en la sede del Batallón 603 San Lorenzo, situado en la localidad de Fray Luis Beltrán, de 18.800 municiones 9 mm y 800 de calibre 32, según cifra el propio Ministerio, ha motivado el pasó a retiro al director de Arsenales del Ejército, Hugo Meola, y la decisión de cerrar la dependencia militar (creada como Arsenal Regional del Litoral en 1898)  por parte de Agustín Rossi, quien reconoció los hechos tras hacerlos públicos el diario La Nación.

El ministro de Defensa reconoció que a finales del pasado mes de diciembre fue informado del robo de munición por parte del Jefe del Ejército, general César Milani,  abriéndose detectado el faltante cuando se produjo el cambio de mando del batallón y se realizó un control de todo el material. El 30 de diciembre el coronel Guillermo Sánchez presentó la denuncia en la justicia federal de Rosario", explicó  el propio Rossi, que  aseguró que Defensa "no tienen elementos" para relacionar el robo de las balas con el de un misil TOW2, que se produjo en el Escuadrón de Caballería Blindado 1 de La Plata y que fue denunciado el pasado 12 de enero ante el juez federal de La Plata Laureano Durán. Ese misil fue robado sin su lanzador, por lo que "resulta inoperable". Por este hecho, un oficial y cuatro suboficiales fueron "suspendidos" y están siendo investigados.

A diferencia del misil, que en teoría no está operativo, aunque tiene capacidad para perforar un blindado, las balas que faltan del Batallón 603 pueden ser utilizadas en cualquier pistola de calibre 9 mm. Según La Nación, la sede del Batallón 603 San Lorenzo se va a transformar en una base de apoyo logístico y una unidad militar de emergencias (UMRE). Se ha empezado a retirar el arsenal de municiones de bajo calibre, pero el batallón no se podía desmantelar por completo porque el predio estaba bajo "interdicción judicial" -que recién se levantó anteayer-, porque se debían realizar los peritajes.

Ahora todas las armas y municiones que estaban acopiadas en Fray Luis Beltrán serán "relocalizadas en otras unidades militares del país". Rossi tomó una decisión similar a la de su antecesor, Arturo Puricelli, quien en marzo de 2011 desplazó al general de brigada Alejandro Pucheta, que era el encargado de los arsenales del Ejército, luego de que se denunció en febrero de ese año el robo de armas y municiones, entre ellos, 154 FAL de la unidad de Fray Luis Beltrán. El 18 de febrero de 2011, el Ejército denunció que en esa unidad faltaban 154 fusiles FAL, piezas para el armado de 250 fusiles, una ametralladora MAG (calibre 7,62 mm), piezas de cinco ametralladoras (calibre 12,7 mm) y una pistola 9 milímetros.

Según relata La Nación, un informe a mediados de 2012del ex jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, reveló asimismo que de los batallones de Arsenales 601 y 603 se habían sustraído entre 2010 y 2012   274 correderas, 282 cerrojos, 288 armazones, 512 cajones de mecanismo y 45 cañones de repuesto de fusiles.


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.