Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Malestar en las Fuerzas Armadas uruguayas por la compra de un avión VIP de los años 70

La decisión del presidente Tabaré Vázquez de comprar un viejo Hawker 700A y la célula de otro serie 600, ambos de los años 70, no ha sido bien recibida en la institución. La reiteración del gasto, apesar de repetidas y categóricas objeciones del Tribunal de Cuentas por la improcedencia del proceso, así como curiosas exigencias, como la de que fuera una aeronave ya matriculada en Uruguay, con un costo fuera inferior a 1.270.000 dólares, que su altura interna orillara los 1,74 metros o la petición de informes por parte legisladores opositores, no ha detenido el proceso de compra.

El vendedor, en cada una de las ocasiones en las que se intentó la operación, ya desde fines de 2012 durante el gobierno de José Mujica, fue la firma Floridian, cuyo socio principal es Autolider, representante de Mercedes Benz , Maserati y Alfa Romeo en Uruguay (con filiales en Bolivia y Ecuador), y con un Dassaut Falcon 2000 como aeronave principal. 

Días atrás, el propio Vázquez había pedido hablar a la prensa de la supuesta "necesidad" de comprar ese avión que "él no necesita", pretendiendo fundamentar la adquisición en funciones aeromédicas, que la aeronave prácticamente no tiene debido a lo estrecho de sus puertas de acceso que no permiten una camilla y, a que "servirá para que los pilotos de la FAU hagan horas para aprender con otras aeronaves", lo cual carece del mínimo respaldo técnico. Por el contrario, a niveles de oficialidad media, existe en la Fuerza Aérea y hasta en  la Aviación Naval un profundo desconcierto por los cuestionables aspectos técnicos de la compra de la aeronave, raramente justificable, especialmente de cara al paupérrimo y envejecido panorama de la aviación militar uruguaya, además de molestias por la aparente constitución- al menos planteada- de una suerte de escuadrón "presidencial" en el cual podrían compartir posiciones pilotos militares con pilotos instructores y mecánicos de la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (DINACIA), en lo  que sería una unidad similar a la que acaba de ser disuelta en febero pasado en Argentina por irregularidades.

Algunos uniformados creen, los menos, que esto sea una suerte de "peaje" sugerido por el poder político para adquirir los muy necesarios aviones de combate para la FAU (que solo dispone de unos vetustos A-37, desprogramado el último Pucará), aunque esto es más que improbable, máxime debido a la correlación de fuerzas dentro del oficialismo, que favorece a los sectores anti castrenses ampliamente.

Como en la Fuerza Aérea se requeieren cazas y quizá algún radar 3D adicional para completar la cobertura nacional, la Armada tampoco recibiría con simpatía la noticia, ya que viene reclamando hace lustros la incorporación de 3 unidades OPV y un sistema VTS, con recursos más que esquivos desde hace tiempo. Además, no obstante las muchas carencias técnicas de los uniformados, desde 2005, cuando arribó al poder la coalición de izquierdas Frente Amplio, que gobierna con disitntas tendencias, se ha insistido obsesivamente en adquiri un jet VIP, hasta 2012 un Legacy de Embraer (varias de cuyas ventas  a gobiernos extranjeros están siendo investigadas por la Justicia en Brasil y USA), aduciendo una intención de "fortalecimiento de imagen institucional". (Javier Bonilla)

Fotografía: Hawker 700A , Foto de GlobalAir.com


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.