Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Luxemburgo y SES pugnan con Hisdesat por conquistar el mercado de las comunicaciones encriptadas

Luxemburgo y el operador de satélites de comunicaciones comerciales SES han lanzado una iniciativa para lograr posicionarse como líderes del mercado de las comunicaciones gubernamentales seguras, un sector que hasta la fecha ocupan los ingenios de comunicaciones estrictamente militares ─principalmente norteamericanos y británicos─ y el operador privado español Hisdesat.

Para conseguir su propósito, el Gran Ducado de Luxemburgo y SES (Sociedad Europea de Satélites) han constituido LuxGovSat, una empresa conjunta público-privada creada con la finalidad de fabricar, poner en órbita y explotar un primer satélite dedicado a satisfacer “la creciente demanda de las comunicaciones militares y gubernamentales encriptadas”, según Paul Wells, vicepresidente de comunicaciones gubernamentales de la compañía.

Bautizado GovSat-1, su construcción ya ha sido encargada al fabricante norteamericano Orbital ATK, que lo está haciendo realidad en su factoría de Dulles, (Virginia) sobre la base de su plataforma GEOStar-3. Conocido también cono SES-16 ─de acuerdo con la nomenclatura que SES asigna a sus satélites─, se trata de una astronave de propulsión eléctrica dotada con dos paneles solares y un peso cercano a las 4 toneladas, que cuenta con un número de transpondedores en las banda X y banda Ka militar que permanece en secreto.

En cambio, sí se sabe que dispone “de haces de alta potencia, totalmente orientables y con tecnología avanzada anti-jamming (contra interferencias) para poder satisfacer el encriptado de sus transmisiones”, según ha explicado Wells. El principal beneficiario del proyecto es Luxemburgo que, además, proporcionará servicios a la OTAN. Las capacidades suplementarias serán alquiladas a la Unión Europea y a los países aliados y amigos, por lo que se espera que la operación empresarial aporte ingresos a las arcas del país.

Con una vida útil estimada en 16 años, el SES-16/GovSat-1 será colocado en la posición orbital 21,5° Este, lo que supone que estará sobre la vertical de la zona central de África, desde donde cubrirá Europa, Oriente Medio y África. Su lanzamiento está previsto para el segundo semestre de 2017, pero Wells se ha atrevido a anunciar que el objetivo de la compañía es que “el despegue tenga lugar a lo largo del próximo mes de junio”. Para conseguirlo, LuxGovSat ha contratado los servicios de SpaceX, que lo enviará al espacio en su lanzador Falcon 9 desde el complejo espacial SLC 40 de Cabo Cañaveral en Florida (Estados Unidos).

Implicaciones para Hisdesat

Tanto el estado luxemburgués como SES son accionistas a partes iguales de LuxGovSat y, como tales, ya han aportado un capital inicial de 100 millones de euros. El Gran Ducado ha contribuido con 40,1 millones de euros del presupuesto estatal de 2015 y con 9,9 millones de su presupuesto de 2016. A ello se añade un préstamo de 125 millones de euros suscrito con uno de los bancos del país del Benelux para financiar la construcción y lanzamiento del satélite.

La importante iniciativa acaba de ser presentada en España de la mano de la representación diplomática de Luxemburgo en Madrid y de su embajador, Jean Graff, quien es de la opinión que Europa debe contar con una defensa “fuerte, realista y creíble”. Para Luis Sánchez-Merlo, presidente de SES Astra Ibérica, “se trata de una oportunidad para consolidar la base industrial europea que sirva de soporte a la defensa común”.

La iniciativa de Luxemburgo es semejante, pero no igual, a la puesta en marcha por el gobierno español al crear Hisdesat en 2001. Compañía privada española de servicios gubernamentales ─inicialmente establecida para ofrecer comunicaciones seguras vía satélite─ la participación del estado en Hisdesat se realiza principalmente a través del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) y la empresa de consultoría ISDEFE, ambas adscritas al ministerio de Defensa.

Miguel Ángel Panduro, consejero delegado de Hisdesat, niega que LuxGovSat y GovSat-1 sean “un competidor y una mala noticia para mi compañía”. “Nosotros no tenemos un mercado identificado, pero si consideramos que es un mercado que tiene que crecer”, subraya. Por el contrario, afirma que su compañía “es un modelo innovador y consolidado en el ámbito de los servicios satélites gubernamentales”. De lo que no cabe duda es que la aparición de un nuevo operador de comunicaciones gubernamentales supone que los estudios de prospectiva contemplan un incremento de la demanda de estos servicios.

La compañía española cuenta con dos satélites: SpainSat, en la posición orbital 30º Oeste, y el Xtar-Eur, en la 29º Este. Ambos cubren la mayor parte de Europa, Norte de África,  algunas zonas de Oriente Medio, Sudamérica, Centroamérica y gran parte de Norteamérica, es decir, en dos terceras partes de la superficie terrestre. Ambas plataformas concluyen su vida útil a comienzos de la próxima década y todavía no existe un plan y una financiación para su renovación.

Hasta la fecha, Hisdesat ofrece cobertura de comunicaciones seguras al Estado Mayor de la Defensa (EMAD), al Centro Nacional de Inteligencia (CNI), a la Guardia Civil, al Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), al ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación y al ministerio del Interior. También a los departamento de Defensa y Estado y otras instituciones oficiales de Estados Unidos, así como al ministerio de Defensa de Noruega y a su Organización Logística de Defensa. Sin duda, el nacimiento de LuxGovSat supondrá una mayor competitividad en el marco del segmento de las comunicaciones seguras. (Juan Pons)

Fotografía: Dotado con propulsión eléctrica, el GovSat-1 estará en órbita a mediados de 2017 ( foto de Orbital ATK)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.