Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El KC-390 toma contacto con éxito con dos F-5M de la Fuerza Aérea brasileña en pruebas de reabastecimiento

Se ha llevado a cabo con éxito la primera prueba de reabastecimiento de combustible en vuelo del futuro carguero nacional  de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) KC-390. Desde el 1 de febrero técnicos de Embraer y un equipo de militares brasileños han trabajado juntos en una campaña de ensayos en vuelo para chequear el WARP, acrónimo de Wing Air Refuelling Pod. El equipo está situado por debajo de las alas de estos aviones cargueros y es responsable del funcionamiento de la manguera de repostaje, de 30 metros de largo. Como aeronaves receptoras se utilizaron dos cazas  F-5M. La prueba continúa otros ensayos  de aproximación con dos F-5 , realizados a finales de 2016.

Aunque esta vez el contacto fue realizado en seco, o sea, sin transferir combustible, se ejecutaron todos los procedimientos incluidos en este tipo de misiones. Raphael Leme, jefe de ingeniería de ensayos en vuelo del  KC-390, explicó que esta es una prueba importante, ya que es el primer avión- cisterna producido por Embraer. "Estamos trabajando con el factor de la novedad", dice. También explica que el aspecto principal a ser probado es la capacidad del software  del WARP para tensionar la manguera: no puede formar olas, ni puede permitir que lo que se llama 'manguera muerta "cuando no hay apoyo.

Otro de los retos que enfrenta este ensayo es que, cuando hay dos aviones en contacto, es necesario encontrar parámetros comunes para montar el perfil de vuelo dentro de las condiciones más críticas con respecto a  velocidad ,así como la altitud mínima y máxima. El mayor Kildary Sena, piloto de pruebas que comandó un F-5M durante algunos ensayos, explica que "otros aspectos que marcan la diferencia son el sistema de dirección fly-by-wire y el motor turboventilador, como los utilizados en la aviación comercial".  Hacen que el avión tenga más estabilidad y sea menos turbulento el chorro  de aire  expelido hacia fuera  para las aeronaves que están detrás, aún con diferente velocidad.

Las fechas previstas para la finalización de la campaña de ensayos se extienden hasta 2018, aunque  podría haber un retraso por la gran cantidad de pruebas a realizar. Actualmente, hay dos prototipos  afectados a la realización de pruebas en vuelo, en paralelo, y un tercero ya en la terminación de  su montaje. En total se necesitarán más de 2.000 horas de vuelo para la consecución del plan de desarrollo y las pruebas de certificación, incluyendo aquellas a  bajas velocidades, necesarias para llevar a cabo el repostaje de helicópteros. Las  más especializadas se efectuarán en 2018, con las operaciones en pistas de aterrizaje no preparadas, incluidas aquellas en el hielo y la nieve, para que el KC-390 pueda apoyar los programas de investigación de Brasil en la Antártida.

Los dos prototipos han completado 850 horas de vuelo, planteando la envolvente de vuelo a velocidades de Mach 0,8 a 36.000 pies. La compañía también ha completado las pruebas de "flutter" y confirmó las capacidades del sistema de control de vuelo fly-by-wire en modo  "normal". Embraer también comenzó a ensamblar el primer avión de producción en serie en la planta de  Gavião Peixoto, con un segundo ejemplar también en producción. Ambos serán entregados a la Fuerza Aérea de Brasil en 2018. Al final de este año, la compañía llevará a cabo evaluaciones de congelamiento artificial en el Laboratorio climático de McKinley en la Base Aérea Eglin, Florida, mientras que una serie de pruebas de viento cruzado se llevarán a cabo en Punta Arenas, en el sur de Chile .

Embraer respondió a una solicitud de información de Nueva Zelanda ya que este país está estudiando opciones para reemplazar su antigua flota de C-130H y  dos Boeing 757-200. La compañía podría empezar a dar cabida a los pedidos de exportación quizá en 2019. (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.