Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Justicia nicaragüense deniega el traslado para terminar la condena en su país al colombiano Felipe Ríos, acusado de espionaje

(defensa.com) La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua confirmó la sentencia del Tribunal de Apelaciones de la capital, que condenó a 16 años de cárcel al colombiano Luis Felipe Ríos Castaño, ocho años de prisión por violación de secretos de Estado y ocho por intrusión, en perjuicio del Estado de Nicaragua. Ríos, quien fuera corresponsal en Colombia de Grupo Edefa, continuará encarcelado en el Sistema Penitenciario Nacional “La Modelo”, ya que se le  ha negado el derecho a ser transferido a cumplir condena en su país, lo que solicitó el pasado año en audiencia de casación. La Sala no se pronuncia al respecto y dictamina que “Se confirma en todo y cada uno de sus puntos la sentencia recurrida”.

Según la Fiscalía, el acusado realizó labor de espionaje entre julio del 2011 y junio del 2012, en contra del Ejército de Nicaragua y a favor de los servidos de Inteligencia Militar del Gobierno de Colombia. El expediente judicial detalla que los requerimientos de información se centraron en temas estratégicos de la defensa militar de Nicaragua y la cooperación rusa y venezolana. El colombiano admitió los hechos en audiencia inicial ante el juez Julio César Arias.

Al menos 103 reos extranjeros que cumplían condenas por diversos delitos en centros penitenciarios de Nicaragua fueron trasladados recientemente a sus países de origen para concluir sus respectivas condenas, según declaraciones de una fuente judicial que publicó la prensa local. El secretario de la Sala Penal del poder Judicial de Nicaragua, José Antonio Fletes, señaló que estas transferencias o deportaciones de reos se realizaron con base en la Convención Interamericana para el Cumplimiento de Condenas de Extranjeros de la que el país centroamericano es suscriptora. Sin embargo, respecto al caso de Felipe Ríos, Fletes precisó que un trámite administrativo en el ministerio de Gobernación frena la transferencia de este reo a su país para cumplir condena en su tierra natal.

Las relaciones entre Colombia y Nicaragua han venido marcadas por un largo litigio marítimo que la Corte Internacional de Justicia de La Haya dirimió el 19 de noviembre de 2012,  otorgando a Nicaragua los derechos económicos sobre una zona que Colombia calcula en 75.000 kilómetros cuadrados y el país centroamericano en más de 90.000 kilómetros cuadrados. En el mismo fallo la Corte dejó en manos de Colombia siete cayos del archipiélago de San Andrés, cuyas islas mayores ya se habían concedido a esta nación en 2007, aunque dos de los islotes quedaron enclavados en aguas centroamericanas. Mientras Colombia tiene en Estados Unidos a un aliado tradicional, Nicaragua ha conseguido el apoyo de Rusia en su dotación de material militar, un antiguo aliado que ya durante el primer régimen sandinista (1979-1990) dotó de armamento soviético a sus Fuerzas Armadas.

Esta misma semana, el Ejército de Nicaragua informó que está gestionando la compra de aviones cazas con el fin de combatir el narcotráfico en su espacio aéreo, principalmente sobre el territorio marítimo otorgado por la Corte Internacional de Justicia de La Haya. El inspector del Ejército nicaragüense, general de brigada Adolfo Zepeda, aseguró que “para evitar el tráfico de aviones del narcotráfico en nuestro espacio aéreo”, se han hecho “algunas gestiones para obtener medios cazas interceptores”. Entre las aeronaves que se barajan podría incluirse el caza ruso MiG-29, lo que no ha sido ni confirmado ni oficialmente desmentido por el país, extremo que sí contemplaría la Fuerza Aérea de Colombia como factible. Las declaraciones coinciden con el comienzo de la gira del ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigú, por Venezuela, Cuba y Nicaragua."Esta será la primera visita de Shoigu a esos países en calidad de ministro de Defensa", recordó el general Ígor Konashenkov, portavoz castrense.

Fotografía: Diario La Prensa


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.