Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Intentan derribar el helicóptero del Comandante de las tropas internacionales de la MONUSCO en el Congo

(defensa.com) El helicóptero del general brasileño Carlos Alberto dos Santos Cruz, responsable militar de la Misión de Estabilización de la ONU en la República Democrática del Congo (MONUSCO), recibió un disparo el lunes en  en el Congo. El comandante resultó ileso tras un aterrizaje de emergencia, informó la Radio de las Naciones Unidas. Los disparos, realizados por los rebeldes de las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF), afectaron al tanque de combustible del helicóptero, que inició un aterrizaje de emergencia y no llego a incendiarse. El ataque contra el general brasileño se produjo cuando el helicóptero volaba sobre una zona montañosa del grupo rebelde en la región de Beni, en Kivu del Norte. Según Dos Santos Cruz, que ha insistido en que las operaciones militares contra los grupos armados deben intensificarse, en las últimas semanas el ADF ha matado a más de 300 personas en la región, muchos de ellos con hachas y machetes.

Ban Ki-moon condenó asimismo un ataque en el que murieron dos casos azules de Naciones Unidas y 13 más fueron heridos y que se producía un día después del sufrido contra el helicóptero en que viajaba el general Carlos Alberto Do Santos. Las muertes ocurrieron cuando un convoy de MONUSCO sufrió una emboscada de presuntos elementos de la "Alianza de Fuerzas Democráticas" en el territorio Beni, en Kivu del Norte. Los dos efectivos que perdieron la vida pertenecían a un batallón de Tanzania, que tiene como tarea principal proteger a la población civil en esa zona. "La ONU mantiene su compromiso de tomar todas las medidas necesarias ... para proteger a los civiles y neutralizar los grupos armados en el este de la República Democrática del Congo", dijo el organismo en un comunicado después de la emboscada.

Un equipo de la ONU se encuentra en la zona ayudando al ejército local, que combate a los rebeldes ugandeses en la conflictiva región oriental del Congo. Beni se encuentra en la parte noreste del país, cerca de la frontera con Uganda. Según Naciones Unidas, en los últimos meses, las Fuerzas Democráticas Aliadas, de Uganda, han atacado aldeas en el este de Congo y asesinado a sus habitantes.La República Democrática del Congo todavía está pasando apuros para salir de un conflicto que acabó con la vida de millones de personas entre 1998 y 2003. Como resultado de esta inestabilidad, militantes armados permanecen fuera de control en la región, rica en oro y diamantes.

El presidente congoleño, Joseph Kabila, quiere que la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo, conocida como MONUSCO, reduzca significativamente su presencia y planificar una posible salida del país. El enviado de la ONU para el Congo, Martin Kobler, advirtió que una salida apresurada de la misión, que tiene 21.000 soldados destacados, sería desastrosa. Según las Naciones Unidas, hasta el 31 de marzo, murieron al menos 86 soldados de las fuerzas de mantenimiento de la paz, principalmente por accidente o enfermedad. (Javier Bonilla)


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.