Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Graduados los primeros operadores australianos del sistema de combate Aegis

Los primeros oficiales de la Royal Australian Navy (RAN) que serán capaces de operar el sistema de combate Aegis con que contarán los destructores de la clase Hobart acaban de finalizar su curso de dos meses (Combat Systems Oficer). El curso ha tenido lugar en el Centro de Desarrollo de Ingeniería de Sistemas de Combate (Combat Systems Engineering Development Site o CSEDS) Vice Admiral James H. Doyle Jr. en Moorestown, New Jersey. La formación de estos operadores ha sido responsabilidad tanto personal de Lockheed Martin como del Centro de la marina para Sistemas de Combate de Superficie (Navy’s Center for Surface Combat Systems).

Se trata de las primeras tripulaciones que serán capaces de operar los destructores de defensa antiaérea (Air Warfare Destroyers o AWD) de la clase Hobart que actualmente se están construyendo en Australia. Esta formación permite a los oficiales dirigir operaciones de guerra antiaérea, antisuperficie y antisubmarina y gestionar el mantenimiento del sistema de combate. Para ello los estudiantes emplean las consolas del sistema Aegis simulando diferentes escenarios.

Otros oficiales de mayor graduación de la RAN han recibido el curso Prospective Commanding Officer, también en el CSED pero destinado a la formación de oficiales de mayor graduación para que sepan a tomar decisiones durante operaciones empleando la información suministrada por las consolas del sistema de combate. Los dos cursos citados coinciden durante la última semana cuando se adiestrarán juntos, tomando los mandos decisiones tácticas en función de la información proporcionada por los operadores.

El centro, propiedad de la U.S. Navy sirve para la formación de las tripulaciones que operan el sistema de combate Aegis en los diferentes buques internacionales que lo emplean, además de ser empleado para investigación y desarrollo por Lockheed Martin, responsable del sistema y por otros subcontratistas como Northrop Grumman. Su particular apariencia, como de un almacén con la superestructura de un buque con los característicos paneles planos del radar AN/SPY-1 conforma una peculiar silueta. 

En estas instalaciones se han formado las tripulaciones de los buques dotados con el sistema de combate Aegis, 126 hasta la fecha en países como Estados Unidos, Japón, España, noruega, Corea del Sur y Australia.

Otro hito más del programa SEA 4000

Este es otro de los hitos del programa SEA 400 de la Royal Australian Navy, de destructores antiaéreos (Air Warfare Destroyer o AWD) clase Hobart que comprende la fabricación en Australia de tres destructores de guerra antiaérea. La empresa española Navantia forma parte junto a Raytheon Australia, el Defence Materiel Organisation (DMO) y el astillero australiano ASC de AWD Alliance, del consorcio elegido para la fabricación de los tres destructores. El astillero español fue elegido por el gobierno australiano en junio de 2007 como diseñador del sistema de plataforma para el programa, siendo el diseño de los AWD muy similar a las F-100 o Álvaro de Bazán españolas.

Recordemos que a mediados del mes pasado comenzó las pruebas de mar el primero de los destructores, el Hobart, completado al 97 %. El siguiente hito previsto es a comienzos del año que viene, con las pruebas de Categoría 5 que afectan a sistemas más complejos, como el citado sistema de combate que en julio fue sometido a las primeras pruebas. Tras el Hobart llegará el Brisbane, que será botado previsiblemente en diciembre y que está completado al 84 %, seguido el tercero y último el Sydney que aún está solo al 57 %, con todos los bloques que lo forman ya terminados. (José Mª Navarro García)

Fotografías:

·La particular apariencia del CSEDS (Lockheed Martin)

·Estudiantes de la Royal Australian Navy y los formadores civiles y de la U.S. Navy que han participado en los cursos del sistema Aegis (Lockheed Martin)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.