Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Gobierno uruguayo desoye al Tribunal de Cuentas y adjudica la adquisición de una draga a IHC por 61 millones

(defensa.com) Con la decisión aún pendiente sobre la compra de las futuras patrulleras oceánicas OPV para la Armada de Uruguay, el país acomete la mayor inversión en materia de flota estatal, con un gasto de 61 millones de dólares. A la licitación se habían presentado también las empresas españolas Galictio Tiferey (controlada por Endasa y a la que el gobierno de José Mújica le adjudicó una draga portuaria) y Astilleros de Murueta, que recurrió esta adjudicación y era el oferente más económico, con una propuesta de alrededor de 45 millones de dólares.

El Tribunal de Cuentas considera que la Administración Nacional de Puertos (ANP) incumplió con lo establecido en el TOCAF( Ley de Contabilidad y Administración Financiera del Estado ,que regula todo lo vinculado a la adjudicación de licitaciones, al permitir a IHC Holland presentar la garantía de mantenimiento de oferta dos días después de la fecha de apertura de la licitación, lo que sería una clara ilegalidad.

El representante opositor en la Administración Nacional de Puertos, Andrés Chahnazaroff, votó en contra de la adjudicación, y el diputado, también opositor Pablo Abdala, realizó un pedido de informes cuestionando cuál fue la oferta más económica de las tres empresas que se presentaron al llamado y los motivos por los que se adjudicó a IHC Holland, pese a que no habría cumplido con algunas exigencias de la licitación, entre ellas presentar en tiempo y forma la garantía de mantenimiento de oferta.

El pedido de informes de Abdala también apunta que otro de los oferentes, que realizó una oferta significativamente más barata, Astilleros de Murueta, fue descalificado por supuestos “fuertes indicios” de alcanzar el cumplimiento del componente nacional exigido (20% del proyecto). Abdala pide que se indique cuáles fueron los criterios para medir y de qué manera se puntuó ese componente. El legislador pide conocer en qué etapa se encuentra el proceso licitatorio y si ya se firmó el contrato respectivo. A su juicio, otras obras de infraestructura portuaria deberían tener mayor prioridad en este período.

Se trataría de una draga a succión, no cortadora, con una manga limitada a los 18 metros para permitir utilizar en el dique nacional de la Armada -SCRA - para reparaciones o mantenimiento, pudiendo recurrrir al dique  privado  Tsakos que tiene 32 metros de manga. Además, se requirieron dos ejes y dos timones para mayor maniobrabilidad, casillería a popa, tamaño de la cántara (4.200 metros cúbicos), ubicación de la bomba de dragado en un compartimiento separado a proa de la cántara, etc.

Con una oferta original planteada al gobierno uruguayo de 42 millones de dólares- ensamblada en origen- el astillero holandés IHC Holland B.V cotizó su draga para la Administración Nacional de Puertos uruguaya por casi 20 millones de dólares más de su valor inicial, cumpliendo una exigencia sindical de montaje local (aún sin experiencia previa ni técnicos sufcientes para ello) consagrada durante el gobierno de José Mujica, quien intentó adjudicarla durante su mandato, la cual apenas crearía unos 155 empleos durante dos años.

La firma  china Shanghai Dredging, ejecuta las tareas de dragado de mayor envergadura en las diversas vías de acceso a los principales puertos del Uruguay, además de dos antiguas dragas de la ANP, la D-7 y la D-9, de 25 y 41 años de construídas. Otra empresa de esa procedencia, la China Camp Eng. Co. ,se había presentado a una etapa inicial de estas licitaciones, de las que se retiró, entre otras cosas por no estar segura de la aptitud actual del personal y el equipamiento nacional para intergar el 25% exigido de aporte local (Javier Bonilla)


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.