Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Un globo del sistema de radar JLENS del US Army se suelta y recorre sin control más de 250 km

(defensa.com) Uno de los dos gigantescos globos del sistema JLENS (Joint Elevated Netted Sensor) del Ejército Estadounidense, un programa valorado en 2.700 millones de dólares que se basa en la instalación sobre enormes globos cautivos de radares para la defensa del país frente a diversas amenazas, especialmente ataques de misiles de crucero, se soltó la mañana de este miércoles de su amarre en el campo de pruebas de Aberdeen, Maryland.

 

Estos globos se mantienen cautivos mediante cables a tierra a una altitud de 10.000 pies, donde pueden permanecer durante semanas dando cobertura radar a la costa este de Estados Unidos, concretamente en la región próxima a Washington.Sin embargo, por causas que se desconocen aún, uno de los dos globos se soltó y voló libremente durante más de tres horas, alejándose 250 kilómetros y rompiendo varios tendidos eléctricos que provocaron apagones a lo largo del estado de Pensilvania. Solo en el municipio de Bloomsburg un apagón afectó a 20.000 hogares. El Mando de Defensa Aeroespacial de Norteamérica (NORAD) ordenó a la Guardia Nacional desplegar en misión de scramble dos aviones F-16 para monitorizar la actividad del globo, que finalmente se deshinchó y cayó a tierra en la localidad de Moreland, Pensilvania.

El Joint Elevated Netted Sensor de Raytheon
El concepto detrás de este sistema es original, básicamente se trata de poner en el aire potentes radares como los que emplean aviones de alerta embarcada, pero en una plataforma más barata de operar y que puede hacerlo durante mucho tiempo, con lo que el coste de operación se reduce. Sin embargo desde sus comienzos, hace más de diez años, ha sido un programa muy criticado por su coste y sus prestaciones inferiores a lo esperado. De hecho se planeaba desplegar 16 globos y finalmente solo hay dos en servicio. Por si fuera poco recibió duras críticas cuando no fue capaz de alertar del autogiro que aterrizó en abril delante del Capitolio.

El programa JLENS tiene actualmente desplegados dos globos de 74 metros de largo, uno de ellos dotado de un radar de largo alcance que funciona en VHF que actúa como sistema de alerta mientras que el otro globo emplea un radar en banda X de menor alcance pero mayor precisión. Este último actúa como radar de vigilancia de los objetivos detectados y proporciona los datos precisos para su interceptación. (José Mª Navarro García)


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.