Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Fuerza Aérea de El Salvador mantiene en activo los Arava 202 ante el retraso en el arribo de los C-145A

(defensa.com) Durante una reciente visita a El Salvador, se nos informó nuevamente que los Arava 202 están todavía pendientes de ser dados de baja en la Fuerza Aérea Salvadoreña (FAS).  Los tres aparatos están destinados a entrar en las instalaciones de su fabricante, IAI, y de allí deberán partir a Guatemala, su destinatario final, después de una reparación exhaustiva.  Con anterioridad se nos informó que este proceso debía realizarse en agosto del 2014, sin embargo, en febrero del 2015, los IAI-202 siguen volando con la FAS.

En octubre del 2014, el mismo presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, comunicó que  EEUU suministraría asistencia a la Fuerza Aérea Salvadoreña (FAS), pero sin dar más detalles.  Localmente se especuló que esa ayuda estaría encaminada a complementar la compra a Chile de aviones de ataque ligero A-37B Dragonfly.

Sin embargo,  EEUU carece de alguna máquina de combate adecuada para complementar a esos aparatos, a menos que hablemos de los AT-6C+ o los AT-802U (que no parecen estar en línea de donación a nadie más que aliados en Medio Oriente).  Sin embargo, los A-37B, con los repuestos adquiridos en Chile, y los fuselajes en buen estado, tienen muchos años todavía por delate antes que necesiten su remplazo o complementos de combate.

Efectivamente, durante una visita a la base aérea de Ilopango, y acompañado del ministro para la Defensa Nacional, David Munguía Payés, el mandatario anunció que reforzará aún más a la FAS con apoyo estadounidense. Se refería al refuerzo de los cuadros del Escuadrón de Transporte con el suministro de al menos cuatro C-145A, posiblemente repuestos para la renovación de uno de los BT67, y de un fuselaje adicional de estos mismos C-47TP (BT-67).  También se ha mencionado un C-130 ex israelí, que se dice está siendo remozado bajo financiamiento de EEUU para su traslado a la FAS.  

El C-145 Skytruck es un avión de transporte y carga ligero basado en el M28 de la Polskie Zaklady Lotnicze (PZL) Mielec, filial de Sikorsky.  El Primer Ala de Fuerzas Especiales de la USAF, y específicamente el 318th Special Operations Squadron,  opera 10 de ellos desde el 2009, y ha ordenado otros 6 para el 2015.  Los C-145 ya han realizado operaciones conjuntas desde Ilopango con equipos de las Fuerzas Especiales salvadoreñas, y en la FAS los C-145 llegarían a remplazar a los Arava dadas sus capacidades STOL (short take-off and landings).  Sin embargo, los C-145 son más pequeños, pudiendo llevar una carga de 5.000lbs o hasta cuatro camillas.  Además de sus dos pilotos y un ingeniero de vuelo, su interior puede acomodar hasta 16 pasajeros o 10 paracaidistas con todos sus equipos, y puede soltar cargas de hasta las 2.400lbs en paracaídas.  Sus dos motores turbohélice PT6A-65B, permiten una velocidad de hasta los 223 nudos a un máximo radio de 1.010 millas náuticas.  Debido a sus limitantes, los C-145 serían complementados por los otros aparatos mencionados.  

Evidentemente, el arribo de dichos materiales estadounidenses ha caído en retraso, lo que explica que se retengan los Arava por el momento en colores de la FAS. Mientras tanto, la Fuerza Aérea de Guatemala (FAG), destinatario final de los IAI-202, se ha visto en la necesidad de alquilar aviones civiles LET-410 para practicas paracaidistas.

Se mejoran las estructuras aeroportuarias
Por otro lado,  hemos constatado que se ha mejorado la infraestructura en Ilopango, que alberga la 1ª Brigada Aérea, con la instalación de un VOR Doppler (VHF Omnidirectional Radio Range).  Se trata de un sistema de radio-ayuda a la navegación que da la ubicación exacta que tiene la aeronave con respecto a la pista.  El instrumento tiene un costo de $2.4 millones, y los trabajos se llevaron a cabo gracias a la Autoridad de Aviación Civil (AAC) y por la Corporación Centroamericana de Servicios de Navegación Aérea (COCESNA).  La AAC planea la adquisición de equipo de comunicaciones para la torre de control del aeropuerto de Ilopango, así como la construcción de un aeropuerto en El Jagüey, en el departamento de La Unión.  

Este último se enmarca en el Proyecto del Aeropuerto El Tamarindo, departamento de La Unión, utilizando las infraestructuras del aeródromo militar ubicado ya en dicho lugar, y con el propósito de descongestionar el tráfico aéreo en el aeropuerto internacional de El Salvador.  La pista El Jagüey, posee una longitud de 4.440 pies (1.300Mts.) que fue construida en la década de los 70, y es propiedad del Ministerio de Defensa Nacional y la Fuerza Aérea Salvadoreña. La restauración y modernización de dicho aeródromo permitiría además albergar al menos un Grupo de Helicópteros o de aviones de la FAS, en apoyo a la seguridad del complejo portuario de La Unión.

Efectivamente se han planteado al menos tres escenarios para la construcción de un aeropuerto que dé cobertura no sólo a la infraestructura portuaria ya existente en La Unión, sino a toda la zona oriental.  Con ello en mente, desde el 2011, la Unidad de Gestión Social, con apoyo de la Unidad de Gestión de Activos del Fondo Especial, Unidad de Contribuciones y personal de la Fuerza Aérea, han realizado censos a familias que habitan en el Caserío Las Mueludas, Cantón El Jagüey, municipio de Conchagua, departamento de la Unión, para llevar a cabo dicho proyecto.  Las familias habitan en terreno perteneciente al Ministerio de Defensa Nacional, así que se llevará a cabo la reubicación de estas familias, en el entendido que Defensa a través de la Fuerza Armada donará el terreno y los fondos necesarios para la reubicación.

En cuanto al sistema de radares, se incluye uno en Ojo de Agua, municipio de Santiago Texacuangos, que complementa los instrumentos en Ilopango y los del Aeropuerto Internacional El Salvador Monseñor Óscar Arnulfo Romero.  Además, la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA) ya adjudicó la compra de un radar primario y uno secundario, indicándose que la defensa nacional se apoya en estos mismos instrumentos. (JMAH, corresponsal de Grupo Edefa para Centroamérica)


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.