Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Fuerza Aérea estadounidense encarga un sistema contra UAVs de IAI

La Fuerza Aérea estadounidense ha firmado un contrato con la empresa Elta North America, filial de Israel Aerospace Industries (I.A.I.) para la producción y entrega de 21 sistemas contra UAVs, valorado en 15,6 millones de dólares. El anuncio es ciertamente confuso, puesto que se refiere a “21 Man Portable Aerial Defense Systems kit”, denominación conocida como MANPADS y que se vincula habitualmente a los misiles superficie-aire de corto alcance y lanzados desde el hombro. Si bien es cierto que la denominación es suficientemente genérica como para referirse a un sistema contra UAVs que nada tendría que ver con el uso de sistemas de misiles. El anuncio especifica que los equipos serán fabricados en Israel y que las entregas y formación correspondiente tendrá lugar en el territorio continental de Estados Unidos serán completadas el 28 de julio de este mismo año.

El órgano responsable del contrato en la USAF es el Centro de Gestión del Ciclo de Vida (AFLCMC por sus siglas en inglés) de la Fuerza Aérea en la Base Aérea de Hanscom, Massachusetts. Como reza su lema, el AFLCMC es responsable “de la entrega de capacidades asequibles y sostenibles para ganar la guerra a Estados Unidos y sus socios internacionales a tiempo, precio, en cualquier lugar momento dese la cuna a la tumba”.

Entre los productos que ha desarrollado la empresa israelí para enfrentarse a los UAVs, destaca el Drone Guard. Como analizamos en el artículo “Tecnologías contra UAVs” del número 466 de febrero de este mismo año, el Drone Guard es capaz de detectar y neutralizar electrónicamente la amenaza de los UAVs, tanto en entornos militares como civiles. El Drone Guard es resultado de combinar un radar tridimensional y un sensor electroóptico de la filial Elta Systems para las tareas de detección y un sistema de perturbación electrónica o jamming para impedir el control del aparato. El fabricante ofrece alcances de detección de 10, 15 y 20 km. empleando los radares EL/M-2026D, EL/M-2026B o EL/M-2026BF respectivamente, radares diseñados para defensa aérea de muy corto alcance (Very Short Range Air Defense o VSHORAD) con los algoritmos revisados para ser capaces de detectar objetivos de pequeño tamaño. Una característica destacable es que el sistema de perturbación electrónica dispone de un modo denominado “Return Home” según el cual el UAV vuelve a su punto de origen automáticamente aunque lo habitual será perturbar sus sistemas y hacerlo caer a tierra.

El desarrollo y abaratamiento de precios ha generalizado el uso de UAV (Unmanned Aerial Vehicle) o RPAS (Remotely Piloted Aircraft System), proliferación que se ha ido convirtiendo progresivamente en una amenaza que enfrentar en el campo de batalla y en el mundo civil. El mercado de sistemas C-UAV (Counter UAV) habría alcanzado en 2016 los 2.483 millones de dólares, cifra nada despreciable, si tenemos en cuenta que es una tecnología de reciente aparición. En paralelo ha crecido la inversión tecnológica en sistemas capaces de detectarlos y neutralizarlos. En conflictos recientes como Siria o Irak hemos visto como ha proliferado el uso de UAVs de procedencia comercial por parte de grupos como el Daesh no solo como elementos de vigilancia y reconocimiento sino que se los ha modificado para el lanzamiento de ingenios explosivos más o menos sofisticados. Es seguro que esta evolución irá en crecimiento y veremos cómo se van sofisticando no solo las aeronaves sino las armas que emplean y los métodos para emplearlas de forma precisa. (José Mª Navarro García)

Fotografía: El Drone Guard de I.A.I. (I.A.I.)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.