Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La fuerte apuesta de las empresas chinas por adjudicarse el Sistema de Gestión de la Amazonía Azul, un proyecto dotado con más de 4.000 millones de euros

(defensa.com) La Marina de Brasil comenzó este mes el análisis definitorio de las propuestas de los tres consorcios que presentaron sus ofertas para el  Programa del Sistema de Gestión de la Amazonía Azul (SisGAAz). El objetivo del programa  es la vigilancia y protección, a través de un sistema de alta tecnología, de una extensión de 4,5 millones de kilómetros desde Amapá hasta el sur del Río Grande del Sur. El presupuesto global rondará los 4.360 millones de euros y el plazo de ejecución se extendería hasta el año 2027. El finalista se dará a conocer antes de noviembre.

El contratista principal SisGAAz, debe ser responsable de la coordinación y ejecución de los trabajos de desarrollo e integración de sistemas (radares, dispositivos de comunicaciones, satélites, aviones, UAV, buques de patrulla, etc.) fabricados por los diversos proveedores del programa. La Marina y el Ministerio de Defensa exigen que el contratista principal sea una empresa brasileña con certificado EED (Empresa Estratégica de Defensa), hasta ahora obtenido por menos de 30 grupos.

Embraer DS disputa el proyecto con sus subsidiarias (Bradar, Atech y Visiona) en asociación con  Airbus DS, Odebrecht Defensa y Tecnología (ODT), está presentando al grupo norteamericano MacDonald, Dettwiler and Associates (MDA), Indra y Saab como socios. Orbital Ingeniería, proveedor del programa espacial, propone  una sociedad con  China Aerospace Science and Industry Corporation, innovando en materia de asociaciones.

Trece consorcios llegaron a participar en la fase inicial del proyecto, pero, los  últimos  recortes en el presupuesto para proyectos en defensa llevaron a la retirada de la mayoría de las empresas, como Andrade Gutierrez, Queiroz Galvão, Sistemas de Defesa e Tecnologia  Engevix , Synergy Defensa y Seguridad, Petróleo y Gas IESA, y el polémico  grupo OAS, que ya había anunciado su renuncia a participar en este proceso, después de muchas denuncias en su contra por fraudes en el escándalo  Petrobras, que inclusive le harían abandonar un voluminoso contrato por una unidad regasificadora en Uruguay.

En agosto de 2014,  ORBITAL, firmaba un  acuerdo de cooperación en el sector aeroespacial con China Great Wall Industry Corporation (CGWIC) y con el Shanghai Institute of Space Power Sources (SISP). La compañía fue la primera en el país, hasta el momento, en firmar convenio con instituciones chinas,  además de Embraer, que tiene unidades en China, o proyectos como el nuevo buque oceanográfico de la Marina de Brasil, "Vital Oliveira "  construyéndose en astilleros de Xinhui.

El acuerdo, fue alcanzado en ronda de negociaciones celebrada en China entre empresas brasileñas y de ese país,  promovidos con el apoyo de la Agencia Espacial Brasileña (AEB), en diciembre de 2013, cuando se produjo el lanzamiento del cuarto satélite del programa chino-brasileño de Recursos Terrestres  (CBERS ) y los intercambios y visitas posteriores, incluidas visitas chinas  al Ministerio de Defensa de Brasil. Aprovechando estos contactos, ORBITAL Ingeniería se unió para el SisGAAz con el grupo chino CASIC, empresa creada en la reorganización de la industria de defensa de China en los años 90 y que cuenta con una cartera de productos que van desde misiles tierra-aire de tipo MANPADS a satélites y sistemas electrónicos avanzados.

En julio pasado, el ministro de Ciencia, Tecnología e Industria para la Defensa de China, Xu Dazhe en reunión preparatoria con el fin de favorecer asociaciones en los ámbitos de la tele observación, las telecomunicaciones y la tecnología, había anunciado interés el interés de China en la expansión de la cooperación en programas brasileños para la protección de los recursos naturales, como el propio  Sistema de Gestión de la Amazonia Azul (SisGAAz). Existe  asimismo una abundante y creciente coparticipación china en lo referente a la explotación de hidrocarburos, cuyos lucros podrían revertirse en asociaciones en materia de defensa.

Además de quienes encabezarán el programa, otras reconocidas firmas deben participar como proveedores del contratista principal, como Boeing e  Insitu, con el UAV  Scan Eagle, Elbit, proponiendo el Hermes 900 o IAI con el UAV Heron,  proponiendo algunas soluciones tecnológicas- de este u otro tipo- con alguno de los consorcios, quizá conocidos fabricantes de radares, como la danesa Terma o la italiana Gem , etc.

El director general de estrategia internacional de Airbus Grupo, Marwan Lahoud, afirmó que esta es la primera cooperación a gran escala con Embraer en un área que no es aeronáutica. La compañía, tiene  la oportunidad de ofrecer una amplia cartera de productos para el SisGAAz que implican sistemas de control marítimo y vigilancia (radares, satélites y sistemas de combate). La última vez que las dos compañías trabajaron juntas fue en 2005, cuando Airbus proporcionaba un sistema de misión naval para los EMB-145 de patrulla marítima P-99  que Embraer vendió a México.

El programa, dados los crecientes problemas presupuestarios actuales  que se destacan en el nuevo gobierno de Dilma Rousseff, también corre el riesgo  de ser repartido en segmentos de  acuerdo a la disponibilidad de recursos y las prioridades principales o urgentes. Recientemente, en tal sentido, la Dirección de Gestión de Proyectos Estratégicos de la Marina de Brasil y la Fundación Ezute, renovaron sus acuerdos de consultoría. Un nuevo contrato sin licitación,  fue firmado el 19 de diciembre  alarmando a algunos operadores de la industria que esperaban una mayor competencia  ya en esta etapa. (Javier Bonilla)


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.