Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Francia recurrirá a la “ingeniería financiera” para reducir el déficit del Ministerio de Defensa y sacar adelante los presupuestos de defensa

(defensa.com) El Ministerio de Defensa francés se enfrenta a una complicada situación con un déficit de 2.200 millones de euros para este año y 5.500 millones para el período comprendido entre 2014 y 2019. Este panorama ha obligado al gobierno a buscar soluciones imaginativas que pasan por un mecanismo de privatización de activos militares. La solución que se pondrá en marcha contempla la venta de determinados sistemas militares a empresas privadas creadas al efecto para, posteriormente, alquilarlos a estas.

De esta manera se reduce el déficit presupuestario al sufragar el uso de estos equipos mediante gastos corrientes como la provisión de servicios. Entre los equipos que podrían venderse están hasta seis aviones de transporte Airbus A400M o dos o tres de las modernas fragatas FREMM además de aviones de transporte C295 o incluso helicópteros militares. Estarían excluidos de este mecanismo los equipos que sean empleados en primera línea de combate como puedan ser carros de combate.

El gobierno creará al efecto unas empresas denominadas “compañías de proyectos” que serán las que compren estos equipos, obteniendo fondos del gobierno francés derivados de la venta de participaciones en empresas, inmuebles o incluso la subasta de frecuencias de telefonía móvil. Estas “compañías de proyectos” podrán ser por tanto públicas o controladas por el gobierno francés que pagará durante un período prolongado de años por el uso de estos equipos vendidos.

El jefe de adquisiciones del Ministerio de Defensa Laurent Collet-Billon defiende la necesidad de emplear soluciones financieras innovadoras para poder seguir adelante con los presupuestos de Defensa. Estas soluciones serán empleadas de inmediato ya que está previsto que este verano se constituya la primera “compañía de proyectos”. Sin embargo estas operaciones deben ser permitidas por la nueva legislación, concretamente la denominada Ley Macrom (en alusión al ministro de Economía Enmanuel Macrom), ley que está actualmente en debate parlamentario. Algunas voces críticas con este mecanismo argumentan que los fondos obtenidos que serán asignados a las “compañías de proyectos” podrían revertir directamente al Ministerio de Defensa. (J.N.G.)


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.