Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Ex militares canadienses desaconsejan comprar el Super Hornet

Trece ex altos cargos de la Royal Canadian Air Force (RCAF) en la reserva han publicado una carta en la que se muestran partidarios de no llevar adelante la compra del avión de combate Super Hornet como solución interina a las necesidades de la RCAF.  Consideran que el incremento de capacidades que se obtendría con la llegada de estos aviones no compensa el importante desembolso económico y destacan la complejidad de introducir un avión nuevo como es el Super Hornet, no solo por lo que se refiere a la compra, también en cuanto al sostenimiento de un nuevo avión que difiere sensiblemente de los CF-18 empleados actualmente. Estos aspectos logísticos habría que afrontarlos, aunque se trate de la adquisición de solo 18 aviones.

En el texto se muestran además partidarios de adquirir en su lugar aviones F/A-18 de segunda mano como solución transitoria ante la complejidad de introducir una nueva línea logística hasta la llegada previsiblemente del F-35. Afirman que sería fácil adquirir unidades de segunda mano procedentes por ejemplo de Estados Unidos o de Australia.

A finales de noviembre del año pasado anunció que iba a encargar al constructor aeronáutico Boeing 18 unidades del F/A-18E/F Super Hornet para formar un escuadrón con los que paliar de forma rápida la falta de capacidad detectada, de ahí que se considere una solución interina. Estos 18 nuevos aparatos se quiere complementar la veterana flota de 77 CF-18 con los que cuenta la Royal Canadian Air Force. Mientras tanto también se pondrá en marcha un programa de modernización de estos aviones para el que contarán también con Boeing.

El ministro de defensa canadiense, Harjit Sajjan, afirmó entonces que se había detectado una falta de capacidad y que se eligió el número mínimo de nuevos aviones para paliar esta deficiencia. El ministro también confirmó que este año se pondrá en marcha una nueva licitación internacional en la que se analizarán las opciones para dotarse en el futuro de un nuevo avión de combate. Este proceso de selección tomará al menos cinco años y en él se espera que vuelva a concurrir el F-35 Joint Strike Fighter de Lockheed Martin, avión que siempre se ha anunciado como el preferido por Canadá, hasta el punto que el país participa como socio en el programa, situación que no cambiará a corto plazo con la adquisición de los nuevos Super Hornets.

Hasta la fecha Canadá pretendía adquirir para su Fuerza Aérea hasta 65 nuevos aviones de combate F-35, cuyo valor se cuantificó en 16.000 millones de dólares. Sin embargo el proceso de adquisición se ha dilatado en el tiempo hasta el punto de que las entregas tenían que haber comenzado el año pasado.  En 2012 se canceló un programa que suponía la compra directa del F-35 sin concurso previo.

Entre los firmantes de la carta encontramos a anteriores Jefes de Estado Mayor de la RCAF y tenientes generales. (José Mª Navarro García)

Fotografía:  Super Hornet (Boeing)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.