Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Ejército de Chile profesionaliza el apoyo que presta a la comunidad ante catástrofes. La institución habrá de afrontar desafíos respecto del alistamiento del personal y la incorporación de equipamiento especializado

(defensa.com) El Ejército, la Oficina Nacional de Emergencia y Protección Civil del Ministerio del Interior (ONEMI) y la Corporación Nacional Forestal (CONAF) de Chile firmaron una ampliación del convenio marco de cooperación del año 2003 respecto al empleo de las Brigadas Forestales del Ejército (BRIFE). La modificación permitirá a ONEMI, en su calidad de máximo órgano de coordinación de medios, enfrentar emergencias y a CONAF, organismo encargado del manejo de las emergencias forestales, contar con BRIFE durante todo el año.

En la actualidad las BRIFE apoyan a CONAF durante los meses de verano, por ser la época en que aumenta la probabilidad de incendios forestales, pero este periodo será ampliado a otoño e invierno, debido al aumento de emergencias en estas fechas. El convenio, que forma parte del apoyo normal que da el Ejército a la sociedad empleando sus capacidades militares ante diversas emergencias, plantea para la institución desafíos respecto del alistamiento del personal y de la incorporación de equipamiento especializado.

El primer aspecto lo resaltó el Comandante en Jefe del Ejército durante la ceremonia de firma del convenio al señalar que "estamos dando un paso importante en la profesionalización de este eje del Ejército-Sociedad, que tiene que ver justamente con el apoyo en mitigar los desastres naturales" es decir, la sociedad puede esperar que ante un incendio de gran magnitud el Ejército acudirá no con las tropas y equipos disponibles para las necesidades propias de la institución, sino con personal debidamente preparado para atacar la emergencia codo a codo con el personal de CONAF.

Una Brigada de CONAF consta de 17 hombres aproximadamente y durante este verano el Ejército operó con 52 BRIFE, lo que da una idea del esfuerzo que deberá realizar la institución a través del año. Por su parte el Director de ONEMI también destacó un punto importante al decir durante la misma ceremonia que "mientras más clara esté la forma de actuar, mejoran las capacidades".  Aquí surgen los desafíos en las áreas de Mando y Control y en las medidas para evitar interferencias mutuas, aspectos que han sido considerados, pues el protocolo fija detalles para enfrentar los incendios forestales con mayor entrenamiento, equipamiento y seguridad.

Se deduce entonces que el material especializado no es sólo el del combatiente en terreno, sino que se extiende a lo necesario para materializar las capacidades de Mando y Control y de apoyo logístico a dicho personal. Respecto al Mando y Control, este debe considerar la interacción de tres entes de diversa dependencia: el Ejército dependiente del Ministerio de Defensa, ONEMI dependiente del Ministerio del Interior y CONAF dependiente de Agricultura. Más allá de lo que diga el protocolo, que seguramente rescata mucha de la experiencia acumulada desde el año 2003, se requerirá un cierto esfuerzo de entrenamiento para afinar el desempeño eficiente de todos los involucrados y definir las necesidades de equipamiento. (Roberto Sandoval, corresponsal de Grupo Edefa en Santiago de Chile)


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.