Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Dirección General de Aeronautica Civil de Chile dicta norma transitoria sobre UAV

(defensa.com) La Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) chilena  aprobó el 2 de abril la norma DAN 151 "Operaciones de aeronaves piloteadas a distancia (RPAS)  en asunto de interés público que se efectúen sobre áreas pobladas”. La regulación es necesaria dado el gran uso de estos medios para apoyar el desarrollo de eventos masivos o para dar cobertura periodística a hechos de interés. Con este fin regula las operaciones de UAV de hasta 6 kilogramos de peso de despegue máximo sin incluir el paracaídas, el cual es obligatorio, restringiendo su operación a condiciones meteorológicas de vuelo visual (VMC) y permanentemente a la vista y control del operador (VLOS); el vuelo no puede durar más del 80% de la autonomía establecida por el fabricante o más de 60 minutos ni efectuarse a más de 130 metros de altura. Exige hélices flexibles que se rompan al impacto y hélices con alguna protección para los multirotores. Las operaciones nocturnas requieren un permiso caso a caso así como todas las operaciones civiles de UAV de más de 6 kilogramos de peso al despegue.

Se establecen también varios procesos administrativos: registro de la aeronave, registro y credencial de operador de dos años de vigencia, renovable previa aprobación de examen sobre la normativa vigente, declaración de responsabilidad solidaria civil o penal por los daños producto de la operación del UAV registrado y declaración jurada de haber recibido instrucción sobre la operación del UAV registrado.

En la norma se reflejan, entre otros, los criterios del “Concept of Operations for Drones” de la European Aviation Safety Agency denominados "OPEN CATEGORY" para las operaciones que pueden ser controladas por organismos policiales tal como se controla un auto en la ruta; "SPECIFIC OPERATION CATEGORY" para operaciones que involucran mayor riesgo a las personas o implican compartir el espacio aéreo y "CERTIFIED CATEGORY" para operaciones cuyo nivel de riesgo son comparables a los de la aviación tripulada. De estos, Chile incorporó solo los criterios dos y tres. El documento EASA-COD no es regulador sino orientador, por tanto no fija magnitudes tales como pesos o velocidades sino que entrega criterios generales para adoptar regulaciones específicas.

En este sentido la regulación chilena se parece más a la norma para "small drones", publicada en febrero pasado por la FAA, que regula el uso de aparatos de menos de 55 libras de peso. En dicho documento se dictan reglas muy similares a la equivalente chilena y se analiza la conveniencia de incluir una regulación sobre drones de menos de 4,4 libras que permitiría volar sobre personas en el denominado Espacio Aéreo Clase G, es decir, no controlado, pero donde son aplicables las reglas VFR y cuya altura es hasta los 10.000 pies MSL con varias restricciones adicionales. La norma chilena distingue entre volar sobre "áreas pobladas" y volar sobre "aglomeración de personas", lo primero estaría permitido, no así lo segundo.   

La norma chilena es transitoria y será aplicable hasta que la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) o el Sistema Regional de Cooperación para la vigilancia de la Seguridad Operacional (SRVSOP) publique los requisitos técnicos sobre la operación de estas aeronaves lo cual se estima no sucederá antes de 2018. La transitoriedad de la norma también permitirá que los interesados entreguen observaciones y sugerencias que la perfeccionen. (Roberto Sandoval, corresponsal en Santiago de Chile)


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.