Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Dimite el Ministro de Defensa del Perú por contratar a su pareja sentimental en el ministerio

El Gobierno del Perú ha aceptado la renuncia del ministro de Defensa, Mariano González, tras revelarse que su pareja sentimental fue contratada como asesora de su despacho.  El primer ministro, Fernando Zavala,  ha informado que pidió  a González que  dimitiera. El programa de televisión peruano Panorama reveló hace unos días que González mantiene una relación sentimental con la abogada Lissete Ortega, a la que nombró primero asesora del viceministro de políticas para la Defensa y a la que cuatro días después ascendió a asesora del despacho ministerial. Ella ha dimitido también de su cargo.

González, que entró por la puerta del Ministerio como adalid de las buenas prácticas ( tras asumir formalmente su cargo informó que remitiría un oficio a la Contraloría General de la República  para examinar las compras más relevantes realizadas en el sector, en especial en los últimos tres años) ha terminado dimitiendo por ser ejemplo de lo contrario.  Tras declarar inicialmente que:  "Me he enamorado y eso no es un delito. El único delito que he cometido es haberme enamorado de una hermosa mujer",  se ha declarado  después  “víctima de seguimiento, de reglaje, por parte de alguna agencia de inteligencia, porque, definitivamente, para que alguien ose seguir al ministro de Defensa, no es cualquier persona, tiene que ser alguien especializado". 

El paso de González Fernández por el MINDEF, apenas 123 días, no estuvo exento de controversia, duramente criticado por haberse desempeñado como Jefe de los Gabinetes de Asesores de los Ministerios de Interior y Defensa durante el Gobierno de Ollanta Humala. A pocos días de asumir su cargo, criticó la modalidad de compras de Gobierno a Gobierno manifestando, tras solicitar, como decimos, a la Contraloría General de la Republica un examen especial de las compras más relevantes realizadas en el sector durante el Gobierno de Humala, que todos los procesos en curso fueran revisados y puntualizando que en su gestión no se compraría bajo esa modalidad, que buscaría mecanismos de compras más transparentes y asegurando que no necesariamente las compras de gobierno a gobierno lo son. Estas declaraciones, es importante mencionarlo, causaron sorpresa y molestia, pues se daba a entender la existencia sin fundamento alguno de supuestas irregularidades, en países como China, Corea del Sur, España, Francia y Rusia, con los que se aplicó esta fórmula de adquisición.

A esto se suma una posición poco fuerte ante el impase con los Estados Unidos, que disconformes con la Ley de Control, Vigilancia y Defensa del Espacio Aéreo Nacional, bloquearon las licencias de exportación para las cabinas Cockpit 4000 (y sus correspondientes computadoras de misión) de los últimos 4 KT-1P coproducidos en la Planta de Korean Aircraft Industries (KAI) y el Servicio de Mantenimiento (SEMAN), y la reparación de un radar AN/TPS-70 que se iba a ubicar en Pucallpa,  añádase la lentitud en los Programas de Adquisición. Más recientemente, tuvo que lidiar ante la Comisión de Defensa del Congreso con las críticas al Proceso de Ascensos e Invitaciones al retiro en la Fuerzas Armadas, las denuncias de corrupción en el Ejercito del Perú y a actuar como mediador para resolver los conflictos con las comunidades de Saramuro y Saramurillo afectadas por los derrames de petróleo del Oleoducto Nor-Peruano.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.