Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Defensa estudia reforzar con helicópteros las tropas españolas en el Sahel

Ante el agravamiento de la situación en el Sahel, el Ministerio de Defensa estaría barajando reforzar la presencia española en la problemática región. Una de las hipótesis con la que se estaría trabajando es la de proyectar una unidad de helicópteros a Mali, que podría sustituir a una fuerza similar de Holanda. La región del Sahel, la enorme franja central africana que se extiende desde las costas del Océano Atlántico hasta las del Mar Rojo, es zona estratégica en los planeamientos de defensa y seguridad de España, escenario principal de la denominada Frontera Avanzada.

En el marco de la implicación española en la lucha global contra el terrorismo, tras los atentados de París, de los que se ha cumplido un año, se apuntó que España reforzaría su presencia en esta región para apoyar a Francia. Pero la situación política interna dejó en suspenso la ampliación de tal ayuda,  no concretándose el refuerzo español a la guerra contra el terrorismo yihadista que Francia abandera en África en el marco de la operación “Barkhane”, misión a la que España apoya con el destacamento “Marfil”, compuesto por un avión de transporte C-130H Hercules y medio centenar de efectivos basados en Dakar (Senegal).  

En Mali, epicentro del problema, está en marcha también una misión de paz de la ONU, la denominada MINUSMA (Mission multidimensionnelle Intégrée des Nations Unies pour la Stabilisation au Mali). También  actúa la EUTM Mali (European Union Training Mission in Mali), que forma al ejército maliense, dispositivo en el que actualmente participan 128 militares españoles. Pero la necesidad más inminente en Mali hoy es la de encontrar una país que aporte una fuerza de helicópteros tácticos, sobre todo para realizar misiones de tipo MEDEVAC (Medical Evacuation), ya que el componente holandés desplegado a principios de 2014 que, entre otras, está realizando dicha función, se replegará previsiblemente en enero de 2017.

Los Países Bajos están realizando ya un importante esfuerzo en la región en el marco de la MINUSMA, aportando 400 efectivos y una fuerza de cuatro helicópteros de ataque AH-64D Apache y tres de transporte pesado CH-47D Chinook basados en Gao. Para proporcionar MEDEVAC a las fuerzas de la misión de la ONU y a las de la operación “Barkhane” se utilizan los Chinook, mientras que los Apache se usan para escoltar esas operaciones y en la obtención de inteligencia empleando sus sensores. Hablamos de una misión vital, que libera parcialmente a los helicópteros franceses, también principalmente basados en Gao, de la tarea de evacuación de bajas, lo que les permite que se puedan centrar en las de combate contra los yihadistas.

En España las FAMET (Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra) tienen plena capacidad para llevar a cabo tanto misiones MEDEVAC, como de escolta con sus Boeing CH-47D y los Airbus Helicopters Tigre, aunque también el Ejército del Aire cuenta con la capacidad y experiencia tras largos años de cumplir el rol MEDEVAC en Afganistán. Además, la fórmula de integrarse en una operación de la ONU es mucho más aceptable para la clase política y la opinión pública, que la de participar en un dispositivo de combate como es “Barkhane”, que lucha sobre el terreno contra los terroristas yihadistas.

Mientras, desde el campo diplomático se está abonando la necesidad de una mayor implicación en Mali. Así, el pasado 11 de noviembre, el Secretario de Estado para Asuntos Exteriores, Ignacio Ybáñez Rubio, recibía en Madrid al alto representante de la Unión Africana para Mali y el Sahel, Pierre Buyoya. Este político africano también se reunió con el actual SEGENPOL (Secretario General de Política de Defensa), Alejandro Alvargonzález,  y dio una conferencia en la escuela diplomática, en la que también estuvo presente el alto representante de la UE para el Sahel, el español Ángel Losada.

De los contactos, según cita expresamente una nota oficial del Ministerio de Exteriores, se deduce que el proceso de paz y de reconciliación en Mali, a pesar de algunos progresos recientes, sobre todo desde el punto de vista institucional, no avanza al ritmo deseado.  Es especialmente preocupante la reaparición de acciones violentas entre facciones y ataques contra el ejército maliense y las fuerzas de la MINUSMA, una de las misiones de Naciones Unidas que más bajas han sufrido por el terrorismo. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Misión MEDEVAC del Ejército del Aire en Afganistán. Foto: Ejército del Aire.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.