Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Comienzan las pruebas en tierra del helicóptero S-97 Raider de Sikorsky

(defensa.com) Sikorsky Aircraft Corp. ha anunciado el comienzo de las pruebas en tierra de su avanzado helicóptero S-97 Raider. El inicio de  los ensayos supone un hito para el fabricante aeronáutico después de que se completaran recientemente y de forma exitosa las pruebas del software de la aeronave, de fatiga de materiales y de la caja de cambios. Esta será la primera vez que se prueben todos los sistemas del Raider de manera conjunta, aunque los test se centrarán en el sistema de propulsión, la transmisión, el sistema de control del rotor y los sistemas de pilotaje.

El S-97 Raider, del que nos hemos venido ocupando en defensa.com y en Fuerzas de Defensa y Seguridad, es un helicóptero de nuevo diseño que pretende conseguir mayores prestaciones tanto en velocidad, maniobrabilidad, capacidad de carga y resistencia a condiciones del tipo high and hot. Se basa en una configuración denominada helicóptero compuesto, que dispone de un doble rotor contrarotatorio principal y un rotor propulsor trasero.

Desarrollado totalmente con fondos propios, el programa Raider comenzó en octubre de 2010 y en este momento hay un prototipo totalmente completado para las pruebas en tierra, en tanto un segundo está a punto de ser terminado en las instalaciones de la empresa en Florida. Tiene una velocidad de crucero de 405 km/h., máxima de 440 y un techo de servicio de 3.000 m. Además de mayor velocidad, la configuración de rotor compuesto aporta mayor maniobrabilidad y autonomía y permite reducir el radio de giro, además de ofrecer una menor firma acústica. Una característica particular es que el propulsor de cola puede ser empleado para frenar el aparato, al generar empuje en sentido contrario al de la marcha, lo que lo hará más maniobrable.

Bajo el morro se aprecia un carenado para el sistema de adquisición de objetivos, que aún no ha sido instalado. Su peso (10.000 libras) hace que esté a medias entre los JMR-Light y JMR-Medium. El Raider tiene un coste estimado de 15 millones de dólares por aparato (era uno de los requisitos del programa), pero en 2013 el US Army congeló el AAS y desde entonces Sikorsky lo ha ofrecido también como aeronave civil, por ejemplo para vuelos a plataformas offshore.

El Mando de Operaciones Especiales de Estados Unidos (USSOCOM) expresó pronto interés en el Raider como sustituto de los MH-6 Litte Bird y, dada la edad de estas aeronaves, quizás sea el primer cliente del aparato. Podría reemplazar a los aproximadamente 50 helicópteros que emplea el 160th SOAR, hueco que iba a cubrir el cancelado ARH-70 Arapaho de Bell. Sikorsky lo está desarrollando con fondos propios y ha creado un grupo de 50 socios industriales, de los que 38 han invertido dinero. Además, se comprometió a construirlo independientemente de lo que sucediera con el programa AAS.

Boeing y Sikorsky Aircraft (fabricantes de la mayoría de helicópteros que emplean actualmente Estados Unidos) anunciaron en enero de 2013 la formación de un equipo para participar en la Fase 1 del programa JMR TD con el denominado SB-1, derivado del S-97 Raider. (J.N.G.)


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.