Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

China aventaja a Rusia como proveedor de Defensa para Venezuela

Según el observatorio venezolano de seguridad y defensa Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional , Venezuela redujo sus adquisiciones militares en un 90 % durante 2015-2016 como consecuencia de la grave cris interna que vive el país. Entre las conclusiones, destaca que Rusia, principal proveedor de armamento a Venezuela entre 2005 y 2010, ha perdido posición frente a China, que registra un mayor número de contratos de venta de equipos militares a la Fuerza Armada Nacional.

El país redujo sus adquisiciones militares en un 90 % durante 2015-2016 respecto al periodo 2013- 2014. Sin embargo, aunque  Maduro ha disminuido ostensiblemente la compra de equipos y sistemas de armas para la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, en 2016, aumento sus adquisiciones en un 5% respecto de 2015.

Durante el 2014 y 2015 destaca la mayor adquisición de equipos y sistemas antimotín destinado a la Guardia Nacional Bolivariana. Mientras, tres sistemas de armas se ordenaron en 2016: Camiones 6x4 JAC Tractor para la Guardia Nacional Bolivariana (cantidad sin especificar), Armamento Antisubmarino para 3 buques patrulleros oceánicos clase Guaiquerí de la Armada, ambos a China y la adquisición de pistolas 9x19 mm Parabellum (Arsenal Firearms Strike One ) (cantidad sin especificar) para la infantería de marina, recibidas de Rusia. El hermetismo en torno al cumplimiento de contratos militares en Venezuela se ha acrecentado, señalan desde Control Ciudadano.

La Asamblea Nacional con facultades para revelar el alcance del incumplimiento de los contratos militares secretos suscritos por el gobierno de Hugo Chávez, especialmente con Rusia, no ha realizado ninguna actividad en ese sentido, afirman. La dependencia tecnológica en los más importantes sistemas de armas adquiridos durante 2005-2012, podría estar comprometiendo actualmente la operatividad de los mismos.

El Gobierno de Nicolás Maduro ha orientado la mayor inversión a la Armada, en segundo lugar a la aviación y en tercer lugar a la Guardia Nacional Bolivariana por orden en el número de sistemas de armas adquiridos en tres años de gestión.

Maduro relevo de Chávez

Reproducimos a continuación las conclusiones del observatorio Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional:

El proceso de reequipamiento militar iniciado por el entonces presidente Hugo Chávez, en 2005, ha seguido su curso con el presidente Nicolás Maduro, aunque no con la misma intensidad, lo cual, podría explicarse por la caída de los precios del petróleo en el mercado internacional. Rusia, que fue el principal proveedor de armamento a Venezuela entre 2005 y 2010, aparentemente, ha perdido posición frente a China que registra un mayor número de contratos de venta de equipos militares a la Fuerza Armada Nacional, como se muestra en los cuadros a continuación. Sin embargo, para el primer trimestre de este año Rusia no había terminado aún las entregas del armamento comprado por Venezuela en 20091 , como lo reveló un alto funcionario estatal de la industria militar rusa.

Además, el suministro de material militar ruso continuará en 2017, según lo anunció recientemente el presidente Maduro. Rusia, por lo demás, ha incumplido con los plazos para la instalación en Venezuela de plantas para la producción de fusiles y municiones y de centros de entrenamiento y mantenimiento aeronáutico, que le fueron contratados en 2006 y, al menos, en dos de los casos, el de la fabricas de fusiles Kalashnikov y la de municiones, las causas de la excesiva demora en su culminación son atribuibles a la corrupción en las altas esferas rusas, como lo ha admitido el gobierno de ese país.

China que se inició como proveedor de equipos militares a Venezuela, también en 2005, aunque de manera modesta, con la venta de radares, en los últimos siete años ha suministrado todo tipo de sistemas de armas a la Fuerza Armada Nacional: aviones de transporte y de entrenamiento y ataque, vehículos blindados, lanzacohetes múltiples, vehículos tácticos, equipos y materiales antimotín, equipos de campaña, uniformes, pero también plantas industriales, como la de equipos de comunicaciones. Y en cuanto a esto último, hay que hacer notar, que los chinos han sido puntuales en los plazos de instalación, en comparación con sus competidores rusos. Pekín, por lo demás, ofrece mejores facilidades de crédito que Moscú.

Sin embargo, en los últimos años, el gobierno venezolano ha recurrido también a antiguos proveedores occidentales, para satisfacer algunas necesidades de la Fuerza Armada Nacional, incluyendo Estados Unidos, donde ha adquirido aviones de transporte y helicópteros de entrenamiento, de uso dual. Al constructor naval holandés Damen, a quien ha encargado decenas de embarcaciones guardacostas y de apoyo logístico, negociaciones por cierto, en las que, inexplicablemente, ha sido incluida Cuba como intermediaria. En Austria se han comprado aviones de entrenamiento y con el grupo suizo RUAG, propietario de la empresa alemana Dornier, se han hecho contratos para la adquisición de aviones de transporte con el objeto de atender las rutas sociales en el sur del país, habiendo sido suspendidas las entregas por incumplimiento en los pagos, calificando esta empresa sus ventas a Venezuela como “un mal negocio”.

La aspiración para Venezuela de establecer una industria bélica local en el contexto del Fortalecimiento del Poder Militar, conceptualizada en 2004 por Hugo Chávez en una de sus tres líneas estratégicas relativas a la defensa nacional, ha fracasado. Además en la actualidad, la Fuerza Armada Nacional, está abocada a participar en áreas económicas que, en su mayoría, no están relacionadas directamente con la industria militar. Hay que decir finalmente, que la falta de transparencia en las negociaciones del sector Defensa ha imposibilitado precisar la cantidad, modelo y costo de los sistemas de armas y equipos militares adquiridos por Venezuela entre los años 2013-2016. Se suma a esto, la existencia de acuerdos militares secretos suscritos con varios países, en particular con Rusia y Bielorrusia que la Asamblea Nacional en su momento (periodo 2011-2015) autorizó realizar. En consecuencia, los cuadros que se presentan a continuación han sido elaborados en base a informaciones de carácter público, suministradas por voceros y publicaciones gubernamentales de distintos países, voceros y comunicados de la industria militar, notas de prensa de las empresas fabricantes de armamento, organismos internacionales, prensa local e internacional, anuarios sobre transferencia mundial de armamentos, publicaciones –impresas y electrónicas- especializadas en temas de seguridad y defensa, entre otros medios informativos de libre circulación.

Finalmente continúa preocupando a Control Ciudadano la opacidad y la ausencia de control parlamentario en las adquisiciones de sistemas de armas en Venezuela, la ausencia de control previo o posterior por parte de la Contraloría General de la República o de la Contraloría General de la Fuerza Armada Nacional sobre los procesos, la ausencia de licitaciones para la escogencia o selección de los sistemas más idóneos de acuerdo al concepto estratégico de la Nación, a todo lo cual se suma en esta ocasión el estado de incumplimiento de los contratos por parte de algunos proveedores, todo lo cual compromete el apresto operacional de la Fuerza Armada Nacional.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.