Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Chile arde sin medios propios para combatir desde el aire los incendios

Grandes extensiones de bosques han sido arrasados en la zona central de Chile por la llamas en un área comparable al tamaño de Luxemburgo. Hasta la fecha han fallecido dos miembros del Cuerpo de Carabineros, un bombero voluntario, tres miembros de las brigadas contra incendio de la Corporación Nacional Forestal (CONAF) y un civil. Se sospecha que la mayor parte de los focos de los múltiples incendios fueron intencionados. Se ha informado de sospechosos detenidos, pero no se han dado a conocer detalles respecto a sus identidades o motivaciones. Las Fuerzas Armadas se encuentran con sus medios abocados totalmente a ayudar a paliar la emergencia. Sin embargo la magnitud del problema ha hecho necesario contar con ayuda exterior. Además de 37 colombianos que ya se encuentran en Chile, se espera la llegada de personal de México y también de Francia.

Una de las falencias que se ha evidenciado corresponde a la falta de capacidad para combatir estas emergencias desde el aire. CONAF cuenta con seis aviones, de los cuales tres están en tierra: un Air Tractor 802F que está en mantenimiento y debería estar operativo en una semana, y dos aviones Dromader que sufrieron daños: uno por falla de motor en vuelo y el otro accidentado mientras maniobraba para despegar en noviembre del año pasado. No hay fechas estimadas para que estas dos unidades vuelvan a operar. Un Air Track puede transportar 3.100 litros de agua, mientras que los Dromers hasta 2 mil litros. Estos aviones se emplean preferentemente en ataque inicial, en los primeros momentos del incendio, en incendios pequeños o bien en focos pequeños de incendios más grandes. Extinguir grandes focos será inefectivo y costoso. Es decir, estos medios habrían sido muy útiles sólo al comienzo de la emergencia.

Finalmente, gracias a la iniciativa y generosidad de chilenos radicados en Estados Unidos, se cuenta con un Boeing 747-400 Supertanker capaz de lanzar 72.000 litros de agua con químicos retardantes, espuma y gel desde una altura de 100 metros a presión o bien reproduciendo las condiciones de lluvia. Este avión será reforzado en los próximos días con la llegada de un lyushin Il-76, proveniente de Rusia, ayuda que el gobierno chileno aceptó oficialmente. Este avión puede cargar hasta 42.000 litros en dos tanques gemelos.

Se prevé que una vez superada la emergencia, se origine un debate similar al ocurrido con posterioridad al terremoto de 2010. En este caso, críticas al proceso de evaluación de la real magnitud de la emergencia, su posible desarrollo y por ende la necesidad de solicitar con anticipación la presencia, por ejemplo, de los dos aviones antes mencionados. Capacidad de inteligencia policial para prevenir e impedir el accionar de quienes inician el fuego. Medios adecuados en cada etapa de la emergencia y protocolos y medios técnicos que permitan la coordinación de los organismos encargados de combatir los incendios y de dar apoyo y seguridad a la población afectada. En todo caso, una de las imágenes que quedará en la retina del público será la de estos dos aviones y eso seguramente obligará a las autoridades a considerar seriamente la incorporación de alguno de similares características, aunque probablemente de menor capacidad. (Roberto Sandoval, corresponsal de Grupo Edefa en Chile)

Fotografía: Boeing 747-400 Supertanker, en su primer vuelo sobre sobre Chile.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.