Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Buscando un avión presidencial para Argentina

La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) ha recibido un encargo proveniente de la Presidencia de Argentina,  inédito a nivel internacional, por el que el gobierno le pide a este organismo externo la búsqueda y selección de una aeronave para el traslado del primer dignatario, la acción quiere alejar posibles sospechas de actos corruptos, de manera que se ha optado por que la selección de un medio idóneo la acometa un organismo internacional fuera de todo duda.

El nuevo jet presidencial debe sustituir al Boeing 757-200, el T-01,  bimotor que, según los funcionarios actuales, es caro de mantener y operar, además de requerir una extensa revitalización para extender su vida útil, por lo que los actuales ocupantes de la Casa de Gobierno han decidido sustituirlo y adquirir uno más pequeño, dotado de moderno equipamiento electrónico y más flexible de operar. Hasta este momento, el Presidente Mauricio Macri se moviliza en vuelos de línea o en aeronaves alquiladas.  La decisión de eliminar a la Agrupación Aérea Presidencial y a su parque aeronáutico obedecería más al deseo de alejarse de la imagen kirchenerista del despilfarr, que a razones prácticas.

Aunque el famoso T-01 tiene ciertas limitaciones para operar –por su tamaño- en algunos aeródromos del interior del país  y bien es cierto  que habría que hacer una relativamente costosa actualización y mantenimiento, en especial después de haber sido usado hasta para llevar muebles y diarios, hasta la lejana población patagónica de El Calafate, no todo el material aéreo estaba mal, lo que queda demostrado en estos momentos cuando se vuelve a poner en servicio a un Boeing 737-500,  el T-04, que fuera apropiado por la Casa de Gobierno de los inventarios de Aerolíneas Argentinas, empresa estatal recordemos, y que fuera reacondicionado para operar como transporte del Gabinete y funcionarios. Al asumir Macri, esta máquina ya no tenía motores y quedó abandonado en una Base militar, ahora se informa que se comprarán propulsores adecuados y volverá al servicio en sustitución de los nobles y ya antiguos Fokker F-28.

Para el nuevo jet presidencial fueron establecidos ciertos requerimientos, como que posea un radio de acción suficiente para llegar a Madrid o Miami sin escala, considerándose a estos dos destinos internacionales como escala o base para cualquier movimiento posterior del presidente. La capacidad de la máquina debe ser de unos treinta pasajeros. Aunque Macri viaja con poca comitiva, existen normativas que imponen un número mínimo de personal de la Casa Militar, medico, funcionarios, etc. que deben ser movilizados ante un viaje al exterior.

Al ser una aeronave de menores dimensiones y peso, también tiene una mayor flexibilidad para operar en diferentes aeropuertos nacionales e internacionales. Se pide también que el avión sea de segunda mamano, por su rápida disponibilidad ante una compra y un menor costo de adquisición.

La OACI está consultando en el mercado de aviones de segunda mano, sabiendo de antemano que los costos serán de unos cincuenta millones de dólares para un avión con estas características.

A este detalle se agrega que la comunalidad técnica y de adiestramiento de pilotos y especialistas es interesante. Por ello se considera que corre con ventaja la selección de un jet de Boeing, más específicamente un Boeing Business Jet (BBJ), que ya estaría siendo ofrecido a Presidencia. Este avión es bastante similar a los Boeing 737-800 operados habitualmente por Aerolíneas Argentinas, factor que ya mencionamos como interesante, dispondría de una adecuada  autonomía de casi doce horas y alcance para llegar a la capital española, sin escalas.

Tiene comodidad para una comitiva importante, dos dormitorios, sala de trabajo y reuniones y una importante panoplia electrónica y de comunicaciones, además de muy pocas horas de vuelo, que rondaría apenas las dos mil, también dispone de comodidades para la tripulación reforzada que vuela un jet presidencial. Los interiores del avión fueron realizados por los especialistas de Lufthansa Technik , siendo sumamente agradables, cómodos y prácticos.

Este avión, actualmente ofrecido en el mercado,  perteneció a un importante conglomerado industrial coreano y se encuentra estacionado en un aeropuerto estadounidense. Fue construido a finales de 2007 en la planta de Renton y salió de la misma ya con la configuración ejecutiva comentada.

Esta original búsqueda de un avión presidencial, impuesta más por el que dirán que por razones objetivas, promete ocupar muchos espacios en los medios periodísticos y suscitara otro escándalo  si se llega a concretar.  La difícil situación económica imperante en el país hace difícil justificar la adquisición de una aeronave suntuosa ante la opinión pública. Hecho que será utilizado furiosamente por la oposición política, en contra del Presidente Macri, casualmente por los mismos que usaron los medios y fondos públicos sin contemplaciones y que dejaron al país en ruinas, paradojas  de la política. (Luis Piñeiro, corresponsal de Grupo Edefa en Argentina)

Fotografías:
·Aqui descendiendo de un jet privado alquilado.
·El Boeing 737-500 T-04 volvera a la vida operativa.
·La administracion kirchnerista usa los aviones y helicopteros a destajo.
·Segun las informaciones es una maquina adecuada.
·Posee un instrumental completisimo y moderno.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.