Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Armada de Chile logra la certificación en buceo autónomo a 100 metros de profundidad

(defensa.com)  Tras seis meses de entrenamiento, un equipo de ocho buzos de la Armada de Chile obtuvo la capacidad de bajar hasta los 100 metros de profundidad. Hasta la fecha la certificación de buceo autónomo en la Armada de Chile estaba limitada a los 60 metros. Para cumplir esta meta se dotó a los buzos con equipos de respiración de circuito cerrado del tipo Closed Circuit Rebreather (CCR), Diver Propulsion Vehicle (DPV), trajes secos con ropa de aislación térmica para aguas frías y estación de mezcla de gases. Además se cuenta con cámara hiperbárica móvil, sistema mezclador de gases y un equipo de apoyo de al menos 10 personas, incluyendo al Oficial de Buceo y Médico de Sumersión para cada operación a realizar.

De acuerdo a lo señalado por el Capitán de Fragata Luis Mora, Jefe de Rescate y Salvataje de la Armada, el objetivo planteado fue lograr una certificación internacional de alto nivel, para lo cual se eligió IANTD (International Association of Nitrox and Technical Divers) y a uno de los tres instructores con mayor calificación en el mundo en este tipo de actividad: el entrenamiento en el uso de los equipos y la ejecución del trabajo práctico estuvo a cargo de Peter Den Haan, buzo norteamericano que registra en su bitácora más de 3.000 sumergidas desde que hace casi un cuarto de siglo se inició en esta práctica. Además, durante los últimos 15 años ha sido entrenador tanto de buceadores como de instructores de buceo en USA y Europa.

La ejecución de actividades de buceo de salvataje son dirigidas por el Comando de Operaciones Navales con sede en Valparaíso y los buques más adecuados para servir de plataformas de buceo con que cuenta la institución son los remolcadores tipo Galvarino y, como alternativa, las unidades tipo OPV ó LST. Para la Armada de Chile, contar con estas capacidades y mantenerlas en el tiempo resulta muy importante y un gran desafío ya que al tener esta certificación, los buzos de salvataje cumplen con los estándares internacionales, alcanzando las mismas competencias que poseen las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, siendo el primer país de Sudamérica que logra este nivel. (Roberto Sandoval, corresponsal de Grupo Edefa en Santiago de Chile)


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.