Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El aeropuerto de Teruel acoge un ejercicio de transporte militar multinacional

(defensa.com) El aeropuerto de Teruel ha sido protagonista durante la pasada semana de un ejercicio de transporte aéreo táctico en el que han participado siete aviones, en el marco del IV Curso de Entrenamiento Avanzado de Transporte Aéreo Táctico (European Airlift Tactics Training Course, EAATTC), que está teniendo lugar en la Base Aérea de Zaragoza. Según informa El Diario de Teruel, el miércoles, jueves y viernes se desarrollaron tres jornadas de entrenamiento en las que tomaron parte tripulaciones de aviones de Alemania, España, Francia, Italia, Holanda y República Checa supervisadas con personal de la Base Aérea de Zaragoza. Los aviones aterrizaron y despegaron del aeropuerto de Teruel como parte de un ejercicio de transporte aéreo, tomando parte un avión C-130 Hércules y un C-295 del Ejército del Aire español, además de otros dos Hércules de Italia y Holanda, otro C-295 checo, un CN-235 francés y un C-160 Transall alemán.

La realización de estos ejercicios requirió la participación del personal del aeropuerto, que colaboró en la elaboración de las maniobras de aterrizaje y despegue, que en el aeropuerto de Teruel no cuentan con apoyo instrumental. El aeropuerto proporcionó información meteorológica que el personal de la Escuadra de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA) empleó para la planificación de las maniobras de aterrizaje y despegue. Cuenta con 2,85 kilómetros de pista asfaltada sobre la que los aviones realizaron aterrizajes mediante aproximación visual.

El miércoles se realizó un ejercicio de lanzamiento de paracaidistas en el que se lanzaron 80 paracaidistas desde dos aviones españoles y uno de la República Checa. El jueves se simuló la maniobra de descarga de personal en pista una vez realizado el aterrizaje, para después volver a despegar en un reducido espacio de tiempo. El viernes se sucedieron los aterrizajes y despegues de aviones procedentes de Zaragoza y que realizaban un aterrizaje en Teruel para proceder a la realización de una carga de personal.

La secuencia completa de las maniobras suponía el despegue continuado desde Zaragoza de los aviones, el aterrizaje y despegue en Teruel para posteriormente dirigirse al aeródromo de Ablitas en Navarra donde usaban la pista de tierra para practicar la recogida de carga. Después se dirigían al polígono de tiro de Bárdenas Reales en Navarra donde se simulaba un ataque de misiles desde superficie al que tenían que responder usando sus medios de protección electrónica. Antes de aterrizar en Zaragoza realizaban el lanzamiento en el campo de maniobras de San Gregorio de la carga mediante paracaídas.


Estos ejercicios forman parte de la tercera fase del EAATTC-15, que anteriormente pasó por Ploydiy en Bulgaria en marzo y abril y en Orleans, Francia en mayo. Se da la circunstancia de que el pasado viernes coincidió este ejercicio con la colocación de la primera piedra de las instalaciones permanentes que el Mando Europeo de Transporte Aéreo (EATC) empleará en la Base Aérea de la Fuerza Aérea holandesa en Eindhoven. Estas instalaciones estarán listas en el verano del año que viene y podrán acoger a 220 personas de los países miembros del EATC (Holanda, Bélgica, Francia, Luxemburgo, Italia y España). En septiembre el EATC cumplió cinco años desde su creación en 2007 como principal organización europea de transporte aéreo, reabastecimiento en vuelo y evacuación médica.

Esta es la segunda vez que el EAATTC emplea el aeropuerto de Teruel, dada la proximidad a la Base Aérea de Zaragoza donde se encuentra uno de los centros permanentes del curso de entrenamiento europeo. El aeropuerto de Teruel complementa su actividad principal de mantenimiento, reparación y modernización de aviones (MRO) en las sedes de Tarmac con estas actividades por las que recibe una compensación económica. (Jose Mª Navarro Garcia)


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.