Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Advierten a la Comisión de Defensa del Parlamento Brasileño de la apremiante falta de recursos para mantener bases en la Antártida

(defensa.com) En la reunión de la Comisión de Asuntos Exteriores y de Cámara Nacional de Representantes de Defensa el científico Jefferson Simões, investigador principal del Programa Antártico Brasileño (Proantar), explicó las necesidades urgentes del programa y presentó las condiciones mínimas para que puedan seguir trabajando. Según el experto, existe el riesgo de que el Proantar se vea paralizado por falta de fondos, lo que traería graves problemas científicos y estratégicos para Brasil.

La mayor preocupación de Simões, si se detiene el programa, es la desmovilización de las personas involucradas con la pérdida de mano de obra o calificada y de todo el trabajo realizado hasta el momento. En la actualidad, 16 universidades de nueve estados (Rio Grande do Sul, Santa Catarina, Paraná, Sao Paulo, Río de Janeiro, Minas Gerais, Pernambuco, Bahía y Amazonas), en colaboración con 30 grupos científicos internacionales, desarrollan  investigaciones en la región antártica. Sin embargo, los problemas presupuestarios constantes amenazan el trabajo de investigadores y representan un retraso en el desarrollo científico de Brasil, como advirtió Simões.

Las últimas contribuciones financieras fueron recibidas por el  Proantar 2013. Estas cantidades se pagan en cuotas y solo garantizan el funcionamiento del programa hasta el año 2016. Después de eso, si no hay más fondos, el derrumbe es inevitable, según el investigador. Entre 2007 y 2012, el programa logró recaudar finaciamiento en el orden de 5 millones de dólares. Los fondos, asignados a través de los esfuerzos del Frente Parlamentario de Apoyo Proantar, se utilizan exclusivamente para el desarrollo de la ciencia antártica brasileña, "haciendo una gran diferencia en las investigaciones", aseguró Jefferson Simões.

Además de la importancia de la tarea científica en la Antártida, se destaca la la relevancia política de la misma. El Tratado Antártico es claro: para ser elegible para votar en las decisiones del grupo como un miembro asesor, en el caso de Brasil, el país tiene que llevar a cabo un programa claro de investigación. "Si el Brasil de hoy termina con la parte científica del programa,  habría restringido su papel notoriamente y probablemente perderá  derechos a futuro", advierte el científico. (Javier Bonilla)


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.