Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

“El gobierno de Chile cuenta con tiempo suficiente para decidir sabiamente sobre qué sistema satelital quiere para su futuro”

Con la renovación del satélite chileno Fasat Charlie sobre la mesa y a escasos días de la apertura de FIDAE, donde Airbus volverá un año más a tener una potente presencia, conversamos con Christophe Roux, Director de Airbus Defence and Space en América Latina.

¿Cuál es su visión sobre el programa FASAT-D de Chile?

Creo que en este momento todas las opciones están abiertas. Contamos con el hecho de que Chile tiene un satélite excepcionalmente robusto y que está, de momento, excediendo el tiempo de vida útil para el que fue diseñado. Esto es bueno, ya que el gobierno de Chile cuenta con tiempo suficiente para decidir sabiamente sobre qué sistema quiere para su futuro.

Saben que con Airbus cuentan con una pericia sin igual para obtener la mejor solución posible del mercado, sea cual sea su decisión. Lo hicimos con Fasat Charlie, ofreciendo un sistema completo -segmento de vuelo, segmento terreno y con 20 ingenieros chilenos que se encargan de su funcionamiento, formados en el centro de Airbus en Toulouse- y lo volveremos a hacer.

La división de Space Systems de Airbus DS desarrolla satélites de Telecomunicación, Observación de la Tierra, Navegación e Investigación Científica. ¿Qué área cree tiene un futuro más demandante y hacia dónde se encaminan sus desarrollos a futuro?

Creo firmemente que todas ellas son muy demandantes. De lo que podríamos hablar es del potencial de futuro que tienen.

Por ejemplo, las telecomunicaciones son la parte más comercial del espacio ahora mismo. Están en constante evolución y siempre buscando mejorar las prestaciones para ofrecer a los operadores una ventaja tecnológica que beneficie a su negocio. Así, hemos incorporado innovaciones en los últimos años como la propulsión eléctrica, antenas activas de telecomunicaciones y la alta flexibilidad de conexión. Todo ello tiene una importante proyección de futuro acompañada de nuevas innovaciones y nuevos desarrollos, que se incorporarán en próximos satélites como Quantum y OneWeb.

En  paralelo, tenemos la observación de la Tierra que lleva muchos años mostrando su capacidad de ofrecer información beneficiosa para la sociedad en general. Su potencial es muy importante y es por ello que vemos iniciativas europeas de gran calado como Copérnico. Sin embargo sus posibilidades no han hecho más que comenzar. Se están desarrollando aplicaciones que combinan diferentes tipos de información con la del satélite para ofrecer ventajas significativas a sectores como el de la agricultura para mejorar las cosechas, el de seguridad para monitorizar las fronteras, el de servicios de emergencias para ayudar en la gestión de crisis en casos de catástrofes, etc. La constelación de satélites con tecnología óptica y radar como Pléyades, Spot, Terrasar-X y PAZ, entre otros, son exponentes claros en cuya información se basan todas estas aplicaciones. Sus beneficios se desvelan según la información satelital se acerca cada vez más al usuario.

El área de la Navegación, como Galileo, es muy importante desde el punto de vista de la recurrencia. Hará falta ir reponiendo satélites según se vaya agotando su vida útil, pero también habrá que ir incorporando nuevas tecnologías para mejorar sus servicios y prestaciones.

Finalmente, el área científica, quizás la menos comercial de todas, representa un sector que genera mucho conocimiento para poder contestar preguntas que el ser humano siempre se ha hecho cuando volvía la cara al cielo. En Airbus, hacemos realidad los sueños de los científicos, solo hace falta mirar la misión Rosetta para saber de lo que estamos hablando. Desarrollamos nuevos instrumentos para misiones cada vez más ambiciosas. Pronto, la misión BepiColombo se convertirá en esa ventana a un mundo cercano pero conocido, como es Mercurio.

En conclusión, todas son importantes y todas ellas requieren de un esfuerzo para innovar constantemente. Eso es lo que tiene el espacio.

Qué está significando ya y hasta qué punto resultará clave la creciente implicación de los satélites en el control medioambiental en todo el planeta?

La monitorización del medioambiente es clave para conocer el estado de salud del planeta en que vivimos. Los satélites nos dan la información indispensable, desde un punto de referencia envidiable, para poder ofrecer esa información de una manera global y, a veces, casi en tiempo real. Esto es fundamental para llevar a cabo medidas de control para proteger el medioambiente. ¿Cómo se puede contrarrestar los efectos de la disminución de la capa de ozono? ¿Cómo se puede predecir fuerte tormentas que cusan inundaciones? ¿Cómo evitar el avance de la desertización o saber que alcance tendrá en la población fenómenos como El Niño? Para conocer las respuestas a estas y muchas otras preguntas tenemos, primero, que medir todos esos parámetros que afectan el comportamiento del medioambiente: la salinidad de los océanos, la cantidad de metano en las distintas capas de la atmósfera, la humedad del suelo, el viento sobre el mar, la cartografía de alta precisión, y un largo etcétera.

El programa europeo ‘Copernicus’ es una infraestructura moderna y capaz de proveer servicios de observación de la Tierra y de geo información, para proporcionar así importante información en seis áreas claves: monitorización del terreno; seguimiento del entorno marino; gestión de catástrofes y de crisis; seguimiento de la atmósfera terrestre; seguimiento del cambio climático; y seguridad. La exhaustiva base de datos estandarizada y a escala global necesaria para el seguimiento mundial del medio ambiente es inconcebible sin sistemas de satélites; la meta de crear un acceso independiente a datos globales de información del planeta da fe de la extraordinaria importancia de la observación de la Tierra mediante satélites en que se basa el programa Copernicus.

Airbus ha sido un socio clave de Copernicus desde los primeros momentos del inicio del programa, en 1998. Airbus opera una flota de satélites ópticos y radar –SPOT, Pléiades, TerraSAR-X y TanDEM-X– y es uno de los principales proveedores de datos para los servicios Copernicus a través de la contribución de estas misiones. Así mismo, desempeña un importante papel en la fabricación construcción de los seis satélites Sentinel que constituyen el segmento espacial del programa y completarán los datos ya proporcionados por las misiones de Copernicus.

¿Que aportará en 2020 el lanzamiento de los satélites Pléiades Neo a la actual flota de satélites de observación de la Tierra de Airbus?

La incorporación de Pléiades Neo a la constelación de Airbus revolucionará el mercado de observación de la Tierra, debido a que serán los primeros satélites ópticos comerciales del mundo que implementan la SpaceDataHighway.  Los cuatro son los nuevos satélites de muy alta resolución de Airbus, Pléiades Neo, ahora en producción y a ser lanzados en 2020, se unirán a la constelación líder en el mundo de satélites ópticos y radar de Airbus. Ofrecerá mayor rendimiento y la más alta capacidad de reacción del mercado, gracias al acceso directo al sistema de retransmisión de datos conocido como SpaceDataHighway.

La primera serie de satélites duplicará la cantidad de visitas diarias de cualquier lugar de la Tierra y ofrecerá una rapidez de reprogramación cinco veces mayor a la de constelaciones previas. Cada uno de los satélites añadirá medio millón de km² al día con una resolución de 30 cm a la oferta de Airbus. Estas imágenes se difundirán en la plataforma en línea OneAtlas, lo que permitirá a los clientes disponer de acceso inmediato a datos, análisis y correlaciones a través del extraordinario archivo de datos ópticos y radar de Airbus.

Con Pléiades Neo podremos ofrecer la constelación de alta resolución más avanzada tanto para aplicaciones comerciales como gubernamentales con requerimientos de seguridad. De esta forma, la actual flota de Airbus de diez satélites de observación de la Tierra accesibles tendrá cuatro nuevos y muy avanzados satélites.

Tras el éxito de la puesta en órbita del  Eutelsat 172B, ¿hacia dónde se encamina el desarrollo de  satélites totalmente eléctricos de Airbus?

Gracias al diseño del sistema, la estrategia de operación y la tecnología de propulsión de plasma que implementamos, hemos completado la elevación eléctrica a órbita geoestacionaria más rápida hasta la fecha y permitiendo su lanzamiento de la manera más rentable ya que puede ahorrar hasta un 40% de masa.

Para conseguirlo, ha sido indispensable desarrollar dos tecnologías, como son:

- los brazos robóticos desplegables que orientan los propulsores eléctricos del satélite y controlan la dirección de la propulsión durante las distintas fases de la misión, y

- WALIS (sistema integrado de localización de gran ángulo, por sus siglas en inglés), una red de estaciones terrenas en todo el mundo y que permitió a los ingenieros de Airbus controlar las operaciones de elevación a órbita hasta que el satélite alcanzó la órbita geoestacionaria.

Hasta la fecha, Airbus ha recibido pedidos de seis satélites de alta potencia totalmente eléctricos y teniendo en cuenta que el 50% del mercado de satélites de telecomunicación podrían usar propulsión eléctrica, los nuevos desarrollos irán encaminados a reducir ese tiempo de puesta en órbita ofreciendo una mayor propulsión.

En el ámbito de lanzadores espaciales, ¿qué valoración hace, con la perspectiva del tiempo transcurrido, de la creación de la joint venture Airbus Safran Launchers? 

Creo que el tiempo nos está dando la razón. Airbus Safran Launchers se creó en 2015, abriendo un nuevo capítulo en la historia de la industria de lanzadores, para desarrollar soluciones innovadoras y competitivas uniendo nuestras fuerzas, impulsando la industria espacial europea a cotas nunca antes vistas. Estamos en un mercado muy competitivo y el objetivo era suministrar estas soluciones de puesta en órbita de manera comprensiva y ventajosa para nuestros clientes, sean gubernamentales o comerciales, basándonos en una familia de lanzadores versátil, con altas prestaciones y rentable.

Hemos podido comprobar en estos tres años que la combinación de la experiencia de Airbus como arquitecto y constructor de lanzadores y la de Safran como experto en propulsión líquida y sólida, no sólo era posible y deseable, sino que también ha resultado una apuesta firme y competitiva de futuro frente a otros actores internacionales. Ahora, como es bien conocido, tenemos el reto de sacar adelante el lanzador Ariane 6 para ofrecer aún más ventajas a nuestros clientes y es precisamente lo que vamos a hacer a partir de 2020.

El recién estrenado Servicio de Emergencia de Entrega de Imágenes 24/7 ha incrementado el potencial de Airbus de proporcionar imágenes de manera más efectiva de sus constelaciones ópticas y de radar. Siendo América Latina una región especialmente expuesta a escenarios de catástrofes naturales ¿qué puede aportar esta mejora a los servicios que ofrecen en  esta parte del continente?

Aparte de ser una región muy expuesta a catástrofes naturales, es también una región que tiene mucho que ganar con las imágenes satelitales. En este sentido, cabe destacar que hay muchas zonas, muy extensas, en la región faltas de geoinformación, es decir la combinación de datos inherentes a los servicios de emergencias y del terreno con las imágenes satelitales. Por lo tanto es esencial tener esas imágenes lo antes posible.

El Servicio de Emergencia de Entrega de Imágenes 24/7, se basa en la capacidad avanzada Near-Real Time (casi en tiempo real) que se desarrolló para responder a las necesidades específicas de los clientes que se enfrentan a situaciones imprevistas, crisis geopolíticas y catástrofes naturales o provocadas por el hombre. El servicio proporciona con gran rapidez, imágenes de satélite precisas y fiables que permiten valorar los daños y contribuyen a reducir el posible impacto en la población afectada. El servicio asegura la reserva de los recursos satelitales necesarios de las constelaciones SPOT, de gran ancho de barrido, y Pléiades, de muy alta resolución, con la mayor prioridad de programación, garantizando de este modo un acceso más rápido a los datos en todo el mundo. En unos momentos de crisis en los que el tiempo es crítico, el servicio va además acompañado de un grupo especializado de expertos, que pueden proporcionar soporte y asesoramiento en situaciones imprevistas.

¿Qué posibilidades ofrece Iberoamérica para satélites de telecomunicaciones?

No cabe duda de que Iberoamérica representa una gran oportunidad para los satélites de telecomunicaciones. Existen grandes áreas aún sin cobertura que se podrían beneficiar de sistemas como SKY Brasil para coberturas dedicadas, o  OneWeb para internet accesible con cobertura global. Lo mismo es aplicable para la telefonía y la radiodifusión. Tampoco nos podemos olvidar de las telecomunicaciones protegidas para los cuerpos de seguridad y las tropas sobre el terreno.

Lo que los satélites pueden ofrecer a Iberoamérica es su posición privilegiada en órbita que significa que pueden suministrar una gama muy extensa de aplicaciones, sin fronteras ni puntos ciegos. La conectividad que necesitamos la suministran los satélites para mantenernos ‘en contacto’, informados, entretenidos…, y en casos de emergencia mantenernos a salvo. Es por eso que Airbus tiene mucho que ofrecer. Su conocimiento le ha llevado a entregar más de 105 satélites geoestacionarios de telecomunicaciones y actualmente a ofrecer las mejores soluciones con innovaciones de vanguardia como la propulsión eléctrica y las cargas de pago flexibles.

¿Cómo analiza la polémica en la opinión pública sobre la compra del satélite PeruSat-1?

Lo que le puedo decir es lo que está viendo la opinión pública: que Perú posee un satélite excepcional que cuenta con una estupenda resolución de imagen, que fue construido en un plazo récord de dos años y que en poco más de un año de su puesta en órbita ya ha obtenido resultados sobresalientes que superan las expectativas las más altas de las autoridades peruanas.

El mercado iberoamericano ¿da más importancia a la compra de satélites de observación de la tierra o a la compra de imágenes?

Es verdad que se da mucha importancia a la compra de imágenes en la región, es por eso que Airbus tiene socios para la venta y distribución en México, Costa Rica, Colombia, Panamá, Ecuador, Bolivia, Chile, Uruguay y Brasil. Sin embargo, desde las actuaciones de Fasat-Charlie y Perú SAT-1, esta percepción está cambiando, especialmente a partir de que el Gobierno peruano haya reconocido que en poco más de un año ha recuperado la inversión realizada en el satélite. Sabemos que hay algunas iniciativas en gobiernos de otros países de la región, con las que se están evaluando las ventajas de obtener un satélite en lugar de solamente comprar imágenes. También sabemos que no todos los casos son iguales y que cada cliente necesita una solución a su medida y eso es justamente lo que ofrecemos.

Por último: ¿Es China hoy un competidor temible para Airbus?

China es un nuevo actor en el sector espacial, que ha entrado en escena hace unos años y que está contando con un apoyo muy importante de su gobierno. Esto, en sí mismo, le convierte en un competidor más, efectivamente. Sin embargo, es más un competidor para una institución pública como la NASA que para una empresa. Esto es porque casi todo se centra en la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China (CASC) y no se puede hablar de una industria espacial de empresas, sino de una institución propiedad del Estado que tiene un número de entidades subordinadas que diseñan, desarrollan y fabrican una gama de naves espaciales, vehículos de lanzamientos, sistemas de misiles estratégicos y tácticos, y equipo de tierra. Airbus ofrece todo esto y más pero desde una perspectiva comercial.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.