Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Thales España presenta DESTRIERO, una herramienta de ayuda a la reconstrucción tras catástrofes

El pasado día 9 tuvo lugar en las instalaciones de Thales Programas en Madrid una demostración final de DESTRIERO, una herramienta de ayuda a la toma de decisiones para la reconstrucción tras catástrofes naturales o provocadas por el hombre. A la presentación final acudieron por parte española representantes de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), la Unidad Militar de Emergencias (UME) y la Unidad Médica de Aeroevacuación (UMAER) del Ejército del Aire.

También asistieron representantes de la Policía Nacional de Hungría, de la academia de la policía de Polonia, la asociación portuguesa Madeira Emergencia y la Protección Civil (ANPC) de dicho país, el Disaster Waste Recovery y la secretaría de Contingencias Civiles británicas, la Policía Federal belga, el Departamento de Operaciones de la Secretaría General de Defensa y Seguridad de la Policía francesa, el HSE u Oficina de Gestión de Emergencias interagencias irlandés y la Agencia de Contingencias Civiles sueca.

El día antes, defensa.com pudo conocer los detalles de esta herramienta en una presentación para medios especializados donde se explicó el funcionamiento de esta herramienta de ayuda a la toma de decisiones en momentos tan críticos como es el de la fase de reconstrucción tras un desastre de gran magnitud.

DESTRIERO está diseñado para actuar inmediatamente después de las unidades de emergencias, en torno a 72 horas después del desastre. En esta fase los objetivos son comprender mejor la situación, evaluar el impacto y seleccionar los proyectos de reconstrucción. En este marco actúan distintos actores que van desde los responsables políticos, los coordinadores estratégicos, las unidades de operaciones y los propios habitantes de la zona afectada. En este entorno surge la necesidad de tomar decisiones que deben ser comunicadas y coordinadas que se sustentan en planes que se determinan bajo presión, con recursos limitados, sin información precisa y desde diversas ubicaciones.

Para ello se ilustró el funcionamiento del sistema mediante la simulación de una emergencia en territorio de Guadalajara y Cuenca, simulando la rotura de la presa de Buendía por la acción de un terremoto, que provocó una riada y que afectó a una infraestructura crítica como es la central nuclear José Cabrera de Amonacid de  Zorita resultando en una fuga radiactiva.

El responsable del área de C4ISR de Thales Programas, Gonzalo de Aréchaga ilustró como funciona DESTRIERO explicando los componentes hardware y software que lo forman. El núcleo lo forma un programa que es capaz de recopilar gran cantidad de información de distintas fuentes próximas a la zona del desastre para facilitar las decisiones relativas a qué infraestructuras restaurar en primer lugar para atender de la mejor forma a la población afectada. El sistema es capaz de alimentarse de datos procedentes de diferentes fuentes como cartografía, imágenes de los satélites Copernico de la Agencia Espacial Europea, sensores sísmicos o NBQR pasando por redes sociales como twitter o los reportes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado desplegados en la zona. Esta gran cantidad de información debe ser gestionada por diferentes programas para que pueda ser usada por la herramienta, actuando subsistemas como el Myriad de Thales, el ne.on de Thales España, el B2M de Saadian, o los Webgis y Crowdsourcing de e-geos.

Durante la simulación se pudo comprobar cómo el programa es capaz de intercambiar información y facilitar el trabajo entre diferentes usuarios como pueden ser unidades militares, policiales o incluso ONGs. La herramienta se presenta como una interfaz a la que se accede vía web y a la que tienen acceso todos los agentes implicados, consultando la información disponible y estableciendo planes de operación que luego están disponibles para todo los usuarios de la red.

En la presentación se pudo comprobar como el modelo de datos de DESTRIERO es capaz de calcular en escasos segundos el mejor plan de reconstrucción analizando el estado de las infraestructuras afectadas, las prioridades en términos de redes o personas afectadas o incluso el presupuesto disponible.

Durante la presentación y posterior coloquio quedó claro que esta herramienta está destinada a clientes gubernamentales, es decir, se supone que el usuario es único en el país, que en el caso español podría ser la UME o Protección Civil por ejemplo. Esto independientemente de que se interconectara con los sistemas en uso por distintas agencias y organismos territoriales y de emergencias que lo alimentarían de información y a los que se coordinaría de manera centralizada y de forma más eficiente.

Una vez presentada la aplicación a los agentes que han participado en su desarrollo, solo resta presentarla a la Unión Europea para su aprobación final, que podría tomar escasamente un año. Incluso cabe la opción de que Thales comercialice la aplicación como un producto final software disponible para potenciales compradores gubernamentales.

DESTRIERO corresponde al acrónimo inglés DEcision Support Tool for Reconstruction and recovery and for IntEroperability of international Relief units in case Of complex crisis situations, including CBRN contamination Risk. Es decir Herramienta de Apoyo a la Toma de Decisiones de Reconstrucción y Recuperacion y para la Interoperabilidad de Unidades de ayuda internacional en caso de situaciones de crisis complejas, incluyendo riesgo de contaminación NBQR (Nuclear, Biológica, Química y Radiológica). Es el resultado de un proyecto de I+d+i de la Comisión Europea iniciado en 2013 y que ha recibido una financiación de 4,27 millones de euros. Trabajan en su desarrollo trece socios de nueve países, liderados por e-geos del grupo Finmeccanica entre los que se encuentra Thales España que inició su participación cuando aún se denominaba Amper Programas. (José Mª Navarro García)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.