Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Thales España muestra las capacidades de su sistema contra UAVs

Hemos tenido la oportunidad de asistir a una demostración del sistema contra UAVs de Thales España en el aeródromo segoviano de Marugán. El sistema, que ahora recibe la denominación de NOUT, ya ha sido adquirido por un cliente asiático, como adelantamos en defensa.com en  mayo. El conjunto está diseñado para detectar e identificar UAVs de tamaño micro y mini que son los que más dificultades presentan para su detección por sus reducidas firmas.

Thales España ha combinado en esta solución diferentes elementos ya conocidos en un conjunto que puede ampliarse incorporando tecnologías en desarrollo como pudimos ver. La configuración actual está formada por dos sensores distintos, el sistema electroóptico Gecko con 20 km. de alcance y el radar Squire con un alcance máximo de 24 (para carros de combate).

El Gecko incluye una cámara térmica y una CCTV diurna y un telémetro láser y que ya es conocido en España por estar en servicio en el Ejército de Tierra, por ejemplo sobre un mástil retráctil en los vehículos RG-31 que se configuraron para tareas rute clearance en Afganistán dotados de la cámara térmica Suzie. Estos vehículos especializados podrían ser empleados para la vigilancia costera de las Islas Canarias mientras no sean requeridos para la tarea de limpieza de rutas para la que fueron adquiridos. De la misma familia que la Suzie es la  cámara térmica Sophie de que dispone la Guardia Civil que la emplea para vigilancia costera en Ceuta, Melilla, Algeciras y Baleares.

El radar Squire es un radar ligero que puede ser empleado para vigilancia terrestre, costera y contra UAVs de pequeño tamaño que pueden ser detectados a distancias de 6 km. Puede detectar personas a 11 km. o helicópteros a baja altura a 19 km. e incluye además una cámara infrarroja. Tiene un tamaño compacto y un peso de 23 kg. lo que permite que dos soldados puedan desplegarlo. Emplea tecnología de onda continua Doppler y funciona en banda J por lo que se centra en la detección y seguimiento del momento provocado por las hélices de los UAVs, lo que le facilita la elaboración de trazas de estos siguiendo las detecciones puntuales o “plots”.

La demostración

La demostración comenzó con una presentación de la tecnología del NOUT a los asistentes, entre los que se encontraban potenciales compradores nacionales muy interesados en sus capacidades, además de delegaciones internacionales.

Quedó clara la amenaza creciente que supone la multiplicación de los UAVs de pequeño tamaño dado el abaratamiento de sus costes y los usos recreativos para los que son empleados. Sin embargo la falta de control sobre estos o su mal uso por parte de los operadores los convierten en un problema ya conocido. España además se ha convertido en el sexto país del mundo en crecimiento de estos dispositivos en 2015.

El contexto en el que se desarrolla el NOUT está caracterizado por una serie de potenciales objetivos que van desde la privacidad pública a la seguridad física, la toma de imágenes de instituciones públicas o privadas, la preparación y ejecución de acciones criminales, la obtención de información sensible para la preparación de ataques maliciosos o los ataques terroristas a personas o bienes.  Las amenazas surgen de usuarios que van desde los terroristas a los criminales pasando por agencias de inteligencia extranjeras, paparazis sin escrúpulos o usuarios particulares que hacen mal uso del sistema.

Se empleó como “blanco” un UAV multicóptero de categoría micro del tipo Phantom y la prueba comenzó con la detección del este a cargo del radar Squire. El Phantom de SZ DJI Technology tiene una sección radar (RCS) de 0,01 metros cuadrados y puede ser detectado por el NOUT a una distancia máxima de 3,5 km. Otro conocido UAV de Clase I como es el Raven de AeroVironment que está en servicio en España  tiene un RCS que oscila entre 0,1 y 0,01 metros cuadrados, lo que permite al NOUT detectarlo hasta a 7 km.

Después se demostró la capacidad de las cámaras Gecko para identificar y seguir de forma manual y automática (tracking) las trazas del radar Squire. El tratamiento de las imágenes realizadas permite el seguimiento, una vez que se parte o bien de una traza radar o bien de la determinación manual en el campo de visión de un punto o zona de seguimiento. El software que emplea el puesto de control es capaz de clasificar las trazas comparándolas con una galería de firmas y permite al operador decidir en todo momento si la amenaza es realmente un UAV y si se monitoriza su actividad.

El sistema es totalmente configurable en distintos aspectos, desde la elevación del radar Squire, el ángulo de búsqueda, el seguimiento o detección por cada uno de los sensores, la determinación de zonas de prioridad o de exclusión de vigilancia. Además se puede configurar con varios radares y sistemas electroópticos para cubrir los 360º en torno a un punto que podría ser una instalación crítica, un evento multitudinario o cualquiera que determine el cliente.

Como se pudo comprobar, el sistema es totalmente desplegable, separados todos sus componentes en maletas rugerizadas de la firma Peli y tanto los componentes del puesto de control como los sensores y los diferentes interfaces o unidades de control emplean conexiones de fibra óptica que permiten separar el puesto de mando de los sensores hasta 1 km. si fuera necesario.

Sistema en crecimiento

El NOUT es un sistema abierto y en crecimiento, que podrá ser ampliado con nuevos sensores y al que se podrá incorporar más adelante un elemento de neutralización del UAV.

Uno de los sistemas que se incorporará es el Black Finder, un sistema de localización de dirección de radiofrecuencia para localizar las transmisiones de las señales de control del UAV y poder determinar la posición del operador y que detecta emisiones en la banda comprendida entre los 70 Mhz y los 6000 Mhz. También se contempla el Radio Direction Finder (RDF), un sistema de mayor tamaño que el Black Finder pero que mediante detección pasiva tiene un alcance de hasta 10 km. También pasiva es la tecnología que emplea el Multi Static Primary Radar o MSPR que puede detectar aeronaves pequeñas y a reducida velocidad incluso en entornos complejos como los urbanos.

Una vez detectado y monitorizado el UAV podrá emplearse el sistema de perturbación electromagnética o jammer ECLIPSE que puede hacer jamming selectivo sobre el UAV y no afectar a sistemas cercanos. Existe en versiones con antenas direccionales u omni-direccionales, cubre la banda entre los 20 Mhz y los 6000 Mhz y puede perturbar tanto la señal del datalink, la del vídeo o la del GPS. (Texto: José Mª Navarro García)

Fotografías:

·Las cámaras Gecko y el radar Squire empleados en la demostración (autor)

·El Phantom, empleado como señuelo (autor)

·El puesto de mando. Se aprecian la  cartografía, las señales de vídeo o térmicas o los sistemas de ajuste del Gecko (autor)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.