Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Protección a la industria de defensa nacional y programas de adquisición en los presupuestos de Defensa de 2015

(defensa.com) “Ante la ausencia continuada de nuevas inversiones, las capacidades de la defensa no se están pudiendo modernizar al nivel requerido y la industria española de defensa está perdiendo su posicionamiento tecnológico, haciéndose más vulnerable ante adquisiciones por parte de grandes empresas extranjeras”. Así se expresaba el Secretario de Estado de Defensa, pedro Arguelles, en el Congreso, comparecencia en  la que cifraba en 5 los sistemas de defensa necesarios para el nuevo escenario de amenazas y de misiones a los que se enfrentan las Fuerzas Armadas españolas: blindados de ruedas 8x8 para el Ejército de Tierra, nueva fragata F-110 para la Armada, vehículos no tripulados para el Ejército del Aire y aviones de reabastecimiento en vuelo de uso mixto y sistemas de inteligencia, vigilancia y reconocimiento.

El Ministerio de Defensa, recalcó Arguelles,  tiene en marcha un plan de trabajo para la definición de una política industrial de defensa “que permitiera una inversión sostenida en defensa capaz de mantener el ciclo de modernización de las Fuerzas Armadas y a la vez proteger una industria de Defensa Nacional esencial para nuestra soberanía”.La hoja de ruta de ese plan arranca con la elaboración de un estudio de capacidades esenciales, similar, precisó, al de otros países europeos. El segundo lugar se articulará un plan de I+D vinculado a la potenciación y capacitación de la industria de defensa en España.

El tercer objetivo es mejorar la competitividad del sector industrial, “revisando su modelo y avanzando hacia su consolidación y fortalecimiento”. Y por último,  precisó Arguelles, se buscarán “los mecanismos para avanzar en una financiación de la defensa estable y acorde a las necesidades de España y del papel que esta quiere jugar a nivel internacional”.Según el secretario de Estado de defensa, ya se ha dado el primer paso,  elaborando  un “catálogo de capacidades industriales esenciales”,  que está siendo presentado a otros departamentos ministeriales y al sector y que se elevará al Consejo de Ministros en los próximos meses. Respecto de las necesidades militares identificadas por el JEMAD como las más prioritarias y que ya tienen financiación en los Presupuestos Generales del Estado 2015: el 8x8 y la fragata F-110, Arguelles informó que  “de ambos programas se han derivado veinte proyectos tecnológicos -siete para el 8x8 y trece para la fragata F-110- que persiguen la capacitación de nuestra industria para su participación posterior en los programas de obtención cuando estos puedan tener lugar”.

Estos programas darán comienzo en el ejercicio 2015 y están dotados con 41 millones de euros y 37 millones de euros en el capítulo 8 del Ministerio de Industria y Energía y Turismo. Además en este mismo capítulo se han contemplado las partidas de prefinanciación del contrato de los nuevos buques de acción marítima para la Armada con 161 millones de euros. En términos numéricos totales el Ministerio de Industria, Energía y Turismo incorpora 564 millones de euros para programas de defensa, un 64% más que en 2014.

Sobre Navantia

Respondiendo a una pregunta del portavoz del PSOE en el Congreso respecto del futuro de Navantia, el secretario de Estado argumentó que la capacidad de dirigir la política industrial de Defensa del Ministerio “no altera en absoluto lo que es Navantia ni significa un cambio de dependencia de Navantia; la SEPI sigue existiendo, tiene sus responsabilidades, nadie ha modificado el status quo en cuanto a responsabilidades; lo que hace es ordenar la política industrial de Defensa, que hoy en día está dividida entre el Ministerio de Industria, el Ministerio de Economía y el Ministerio de Defensa, y poner al frente de la misma a quien el Gobierno ha juzgado que tenía mayor visión de que era lo preciso hacer en España. Sigue siendo un esfuerzo colegiado en el cual encontrar soluciones a los problemas que puntualmente se vayan produciendo o generar iniciativas de futuro que luego se tramitarán de manera ordenada a través de la accionista, que en este caso será la SEPI o quien lo sea en cada caso. No vea detrás de eso ninguna modificación o que el estatuto de Navantia, como empresa mixta, civil y militar se pueda ver amenazado o afectado. Nada que ver con eso, a nosotros solo nos interesa aquello que Navantia tiene que decir o hacer en relación con una política industrial de Defensa que sea integrada para todo el sector y con proyección de futuro”.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.