Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

479 Aniversario de la Infantería de Marina española

El 27 de febrero de 1537 se establece como el día de la creación del Cuerpo de Infantería de Marina española, la más más antigua del mundo. Antes de 1537, la infantería embarcada muchas veces era insuficiente y de mala calidad porque se contrataba directamente por el capitán de la galera o todo lo más a nivel de escuadra de galeras. A principios del siglo XVI en las galeras no parece existir distinción entre tripulación y guarnición. A partir de 1530 se aprecia la contratación independiente de arcabuceros. Siendo preciso tener asegurados, por tanto, al menos 30 arcabuceros por galera de la mejor calidad posible. Las primeras unidades de Infantería de Marina fueron creadas en 1537 por Carlos I, al asignar de forma permanente a las Escuadras de Galeras del Mediterráneo las “Compañías Viejas del Mar de Nápoles” agrupados en un cuerpo especial y entrenados para combatir “por tierra y por mar”.

A lo largo de la historia, los infantes de marina estuvieron presentes en todos los escenarios donde los intereses nacionales debían ser defendidos, demostrando su arrojo, disciplina y valentía, haciendo acreedor al Cuerpo de lemas como "Valientes por tierra y por mar", y de títulos como "El Invencible" (dado al Tercio de Armada en el siglo XVIII), de privilegios como el que se concede por Real Orden de 1886 de "ocupar en campaña el puesto de mayor peligro, el de extrema vanguardia en los avances y de extrema retaguardia en la retirada".

En realidad, los primeros infantes de marina fueron “arcabuceros de galera” que proporcionaban la potencia de fuego necesaria para poder acercarse a la nave enemiga e iniciar el abordaje. De hecho, sus arcabuces, predominando sobre la ballesta turca, dieron a España el dominio del Mediterráneo en el siglo XVI. Estas compañías estaban asignadas de forma permanente a la armada de galeras del reino napolitano y a la disposición inmediata del virrey o, más tarde, del capitán general del Mar como mando operativo de todas las fuerzas navales del ámbito. Siendo, por tanto, la primera unidad militar desempeñando unos cometidos específicos distintos de las demás unidades de Infantería, tenía carácter de fuerza permanente o semipermanente y estaba asignada de forma definitiva a la Armada, se considera el origen de la Infantería de Marina.

SITUACIÓN ACTUAL

En la actualidad, la Infantería de Marina proporciona a las Fuerzas Armadas, en general, y a la Armada, en particular, una Fuerza con una innata mentalidad expedicionaria, polivalente, versátil, flexible e interoperable, capaz de proporcionar una rápida respuesta ante situaciones de crisis. Durante estos 479 años, el Cuerpo ha demostrado ser una organización en constante transformación, capaz de adaptarse a los escenarios de cada época histórica pero manteniendo siempre el honor, el valor, la disciplina y la lealtad como los pilares fundamentales de su código de conducta.

El Cuerpo de Infantería de Marina integra desde el Comandante General hasta el último soldado. Su singularidad se basa en la preparación profesional de sus miembros como combatientes individuales y en el mantenimiento de un espíritu de Cuerpo que tiene sus raíces en el historial militar y en la tradicional naval de la Infantería de Marina, acreditados por un largo e histórico pasado. Este espíritu representa un factor de cohesión para todos los miembros, unidades, centros y organismos del Cuerpo y, a la vez, constituye un activo y preciado patrimonio para el conjunto de la Armada.

La Fuerza de Infantería de Marina (FIM) está constituida por el conjunto de medios y unidades de la Armada que tienen por cometido principal prepararse para contribuir a la Proyección del Poder Naval, mediante la ejecución de operaciones militares en tierra iniciadas en la mar. Esta característica, unida a las que proporciona la fuerza naval, determina su singular carácter expedicionario. Al mismo tiempo, la Fuerza de Infantería de Marina proporciona a la Armada la capacidad de operaciones especiales en el ámbito marítimo, lo que se conoce como Guerra Naval Especial. Sus unidades también están preparadas para apoyar a las operaciones de interdicción marítima y de contribuir a la protección de la Fuerza.

Por último, las unidades de la FIM contribuyen también a la Seguridad Física de las personas, Bases, Instalaciones, Unidades, Centros y Organismos de la Armada. La flexibilidad propia de su organización y naturaleza, y su continuo adiestramiento con los buques de la Armada, le permiten unos tiempos mínimos de reacción, proporcionando una respuesta eficaz ante situaciones de crisis, apoyado por el sostenimiento logístico que le proporciona la fuerza naval. Estas características le permiten atender a una gran variedad de misiones que van desde la fuerza de respuesta inicial en un conflicto pasando por las operaciones de extracción de fuerzas empeñadas o de evacuación de no combatientes, hasta llegar en el otro extremo a las operaciones de ayuda humanitaria.

La Fuerza de Infantería de Marina se caracteriza por su capacidad inmediata de actuación y una gran polivalencia en su empleo, lo que la convierte en una fuerza de primera respuesta a nivel nacional. Su naturaleza naval y carácter expedicionario así como su especialización en operaciones anfibias y de proyección de fuerza la convierte en una fuerza muy rentable en cualquier lugar, con cualquier clima y en todo tipo de crisis.

Fuente y fotografía: Infantería de Marina Española.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.