Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Ministerio de Defensa recurrirá nuevamente a los créditos extraordinarios en 2015 pese al recurso presentado por algunos partidos de la oposición

(defensa.com) El ministro de Defensa, Pedro Morenés, compareció ante el Pleno del Congreso de los Diputados para presentar la llamada Sección 14 del Proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el año 2015. En su intervención comenzó destacando la importancia de la recuperación del presupuesto de Defensa después de los recortes que comenzaron en 2008 y asegurando que con el presupuesto disponible se puede asegurar la operatividad de las Fuerzas Armadas.

Morenés recordó, no obstante, que “España registra en estos momentos, por todos los conceptos ejecutados y en parámetros OTAN, que por ejemplo incluyen las dotaciones de las prestaciones sociales de los miembros de las fuerzas armadas retirados, entre otras partidas, un porcentaje que en ningún caso llega al 1%.  Si hablamos de los parámetros de contabilidad nacional habituales, y por lo tanto sólo consideramos el presupuesto inicial de la sección 14, la Política de Defensa no llega al 0,6% del PIB”.

El ministro destacó la necesidad de establecer una senda de crecimiento de la dotación presupuestada de tendencia constante y que avanzar en ese objetivo fuera  un criterio compartido entre todas las fuerzas políticas del arco parlamentario. Respecto a los controvertidos pagos, recurriendo a créditos extraordinarios, de los Programas Especiales de Armamento (PEAs), el ministro  recordó que “El presupuesto inicial para el año 2015 vuelve a incluir exclusivamente los gastos de gestión, porque siguen pendientes tanto de concretar las obligaciones exactas para este año 2015”.

Partiendo de la base de que España tiene que hacer frente a sus obligaciones con los consorcios internacionales y con proveedores nacionales como un socio y aliado que paga sus deudas y teniendo en cuenta a la vez que  los proveedores de Defensa son en su mayoría empresas españolas, “a veces en situaciones económicas complejas”,  el ministro de Defensa  afirmó que “en el año 2015, y en función de la capacidad presupuestaria, promoveremos la dotación extraordinaria recurriendo a un mecanismo avalado por la Ley, por la doctrina de los órganos consultivos, por la jurisprudencia del Constitucional, y cuya aprobación se produce tras un prolijo debate parlamentario” .

El Ministro fue claro respecto a que “en el momento en que tenga la disponibilidad económica para afrontar los pagos, procederá inmediatamente a atender sus compromisos (…) No hacerlo así provocaría el colapso financiero de los programas internacionales, incurriendo en penalidades y acumulando intereses de demora, deterioraría la imagen de España en el exterior, y causaría la pérdida de 20.000 empleos directos, el doble indirectos, así como de capacidades en la industria de defensa nacional, una de las más punteras en I+D+i y formada por trabajadores de altísima cualificación”.

Aunque no fue mencionado específicamente, el mecanismo al que recurriría el Ministerio para hacer frente a los pagos a la industria derivados de los Programas Especiales de Armamento (PEAs) sería una vez más el de los créditos extraordinarios, mecanismo que ha sido recurrido interpuesto por varios grupos ante el Tribunal Constitucional.

Morenes recordó, por otra parte, que por medio del recurso del programa 464B del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, se contará con  casi 80 millones de euros  destinados a poner en marcha la fase de desarrollo tecnológico de la futura fragata F-110 y del futuro vehículo blindado de transporte de tropa del Ejército de Tierra 8x8.  Con respecto a los recursos extraordinarios con los que cuenta el Ministerio de Defensa,  este año se espera obtener del INVIED, al que se ha fusionado el Servicio militar de Construcciones, unos 45 millones de euros. (J.N.G.)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.