Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El JEME prioriza la innovación tecnológica del Ejército como reto hacia el horizonte 2035

El general de ejército Francisco Javier Varela, Jefe de Estado Mayor del Ejército (JEME), ha destacado que el gran reto que tendrán que asumir las unidades del Ejército de Tierra de cara al horizonte 2035 es la innovación tecnológica. “No solo tenemos que adaptarnos para competir, hay que adaptarse para sobrevivir”, ha manifestado.

El JEME ha realizado estas declaraciones durante la clausura de las IV Jornadas “El Ejército de Tierra y los retos futuros”, que se han desarrollado los días 13 y 14 de marzo en la Escuela de Guerra del Ejército, bajo el lema “Entorno operativo futuro y las Fuerzas Terrestres en 2035: La necesaria actuación a los nuevos retos y amenazas”.

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha presidido, por segundo año consecutivo, el acto inaugural, el 13 de marzo, y ha apelado por “una auténtica concienciación social” en política de defensa. En presencia de los asistentes, civiles y militares, ha destacado la necesidad de contar con una defensa “fuerte y preparada” para hacer frente a los nuevos retos y amenazas que se presentan.

En ese sentido, el JEME ha señalado que además de adaptarse a los cambios que se plantean de cara al futuro, hay que ser “ágiles” en introducir esos cambios. “En eso los españoles somos muy buenos”, ha matizado. Con ello, ha instado al Ejército Español a adecuar la estructura e introducir los cambios tecnológicos que permitan estar preparados de cara al horizonte fijado en 2035 y a ser

“transparentes en todos los procesos”. Asimismo, ha incidido en la necesidad de mantener “un canal de comunicación entre el Ejército y el sector industrial” para determinar las innovaciones tecnológicas que se deben seguir y mantener una misma línea sobre ellas. En este sentido, ha emplazado a este sector a participar en las próximas Jornadas de Empresa que tendrán lugar en Toledo en el mes de mayo y que deben servir de foro de encuentro entre éstas y el Ejército.

La Brigada 2035, como telón de fondo

Las palabras del JEME han servido de colofón a las jornadas y se han expuesto las conclusiones más relevantes de los diferentes bloques analizados durante estos dos días, y en los que han participado importantes personalidades del mundo civil y militar. Sobre telón de fondo de las Jornadas, ha estado la iniciativa Brigada 2035, que se va a desarrollar de forma experimental en la Brigada “Alfonso XIII” II de la Legión, con sede en Viator (Almería). Con esta iniciativa el Ejército de Tierra está iniciando un proceso de transformación para estar en condiciones de hacer frente a las amenazas derivadas del futuro entorno operativo. Se trata de un proyecto que afecta a la globalidad del Ejército e implica a todos sus componentes.

La Jornada ha contado con una ponencia principal, el 13 de marzo, motivada por Marcos Urarte, presidente del Grupo Pharos, y centrada en el “Entorno operativo futuro”. En ella se ha expuesto el cambio de escenario que se está desarrollando y que afecta a todos los niveles; el incremento de la esperanza de vida, el descenso de la natalidad, el avance tecnológico, los nuevos rumbos empresariales o las predicciones de cambio que afectan al ser humano. “El nuevo concepto empresarial que se maneja es el de conocer al cliente y saber lo que va a necesitar antes de que él mismo lo sepa”, ha señalado el ponente en relación al control que ejerce la tecnología sobre las personas.

Tras ella, se ha desarrollado el primer panel, moderado por el general de división Ruiz Benítez, jefe de la Dirección de Doctrina Orgánica, Materiales, e Investigación (DIRDOM) y bajo el lema “Entorno de Seguridad 2035. El director del Real Instituto El Cano, Charlos Powell ha aludido durante este bloque al factor geoestratégico y ha realizado un recorrido por los intereses de las principales potencias. “Estamos en una fase de difícil definición y de tránsito hacia algo nuevo”, ha aseverado.

En esa misma línea, el director de la Fundación Renacimiento Demográfico, Alejandro Macarrón, ha centrado su intervención en los problemas de la baja tasa natalidad o cómo afecta la inmigración y su integración en el territorio. En ese sentido ha ido más allá y ha analizado el factor demográfico vinculado al nivel de delincuencia de las sociedades: “Los conflictos y las revoluciones son propios

de sociedades más jóvenes”, ha expuesto. Para cerrar este bloque, el presidente del Instituto de Estudios Económicos, José Luis Feito, ha señalado que es difícil predecir cómo será el futuro y no es fácil hacer predicciones económicas al respecto. Para ello ha mostrado ejemplos de cómo antes del crack del 29 había economistas que auguraban buenas expectativas económicas, al igual que ocurrió, según sus palabras, en la crisis de 2007.

El último de los paneles, que ha tenido lugar el 14 de marzo, ha tratado sobre “Tecnología de Defensa” y ha estado moderado por el adjunto del director general de Armamento y Material, general de división Francisco Javier Abajo Merino. El catedrático de la Universidad de Granada Francisco Herrera ha realizado un análisis sobre el factor industrial y tecnológico. El ponente ha destacado la importancia de la innovación y la posibilidad de poder contar con herramientas que anticipen hechos: “Internet está creciendo, y con la información que se va a tener es posible tener sistemas que hagan predicciones”, ha apuntado. Por su parte, el teniente general Carrasco Gabaldón, Jefe del Mando de Adiestramiento y Doctrina, ha analizado el factor militar y ha señalado que “la fuerza terrestre es el elemento fundamental” de cara a los nuevos retos que se presentan, con ella el Ejército deberá adaptarse a los nuevos escenarios que se plantean y a los nuevos tipos de amenazas. En esta misma línea, y para concluir el bloque, el general de división Martínez Meijide, jefe de la División de Planes del Estado Mayor del Ejército, ha reflejado que “es necesario disponer en 2035 de una Fuerza Terrestre tecnológicamente avanzada y con la necesaria potencia de combate”. Todo ello, según ha expuesto, con el objetivo de “operar satisfactoriamente en los escenarios futuros”.

El JEME, durante la clausura, ha mostrado su agradecimiento a los participantes y ha destacado la importancia y utilidad de las jornadas para el Ejército de Tierra: “Se ha cumplido el objetivo que nos habíamos marcado para estos dos días, hemos podido debatir y analizar el entorno 2035, entrever nuestro papel como Ejército y vislumbrar cómo hacer frente a las posibles amenazas”, ha concluido.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.