Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Los instructores españoles de apoyo de fuegos y operaciones especiales continúan con la formación de las tropas malienses

(defensa.com) Una vez finalizada la fase básica del entrenamiento del quinto Grupo Táctico Interarmas (GTIA 5), en la que el personal maliense ha adquirido los conocimientos básicos de un combatiente, ha dado comienzo la fase de especialización, con una duración total de 5 semanas.

Durante esta fase la sección “Comando”, entrenada y monitorizada por el Equipo de Instructores de Operaciones Especiales español, trabajará aspectos como la instrucción de patrullas a pie y en vehículo, los procedimientos de control de zona, de reconocimiento, tanto en ambiente diurno como nocturno. Paralelamente, los soldados malienses de la sección “Comando” continuarán recibiendo conocimientos técnicos de topografía, conducción y movilidad, tiro, sanitarios y de armamento que les permitirán llevar a cabo las misiones de control de zona.

Finalizada la fase de especialización comenzará la fase de integración, en la que las dos últimas semanas de entrenamiento del GTIA serán empleadas en unificar la sección “Comando” con el resto de las unidades del grupo táctico.

Por su parte, el Equipo de Instructores de Apoyo de Fuegos españoles adiestra a una Batería de soldados malienses formada por 47 militares. También se instruirán los tres Pelotones de Morteros, uno por cada Compañía de Infantería, contando cada Pelotón con cinco soldados malienses.

En esta segunda fase del entrenamiento se instruye a la Batería y a los Pelotones de Morteros en sus cometidos específicos de Apoyo de Fuegos.

En el caso de la Batería, ésta cuenta con tres Secciones orgánicas de 15 militares, además del Capitán de la Batería y su conductor, un Centro Director de Fuegos, un Equipo de Topografía, un Equipo de Observadores Avanzados y la Línea de Piezas. Asimismo, para poder hacer la selección del personal para ocupar los diferentes equipos ha sido necesario un profundo análisis, durante las tres semanas de la fase básica, de las capacidades de cada soldado.

El inicio en esta nueva fase de instrucción es similar en algunos equipos, como es el caso del Centro Director de Fuegos, Observadores Avanzados y Topografía, cuyas primeras sesiones se centran en el empleo del plano a cualquier escala, obtención de coordenadas, cálculos matemáticos, orientación, uso del coordinatógrafo, interpolaciones, así como el conocimiento de las diferentes unidades de medidas de distancias y ángulos.

Una vez que cada Equipo comienza a dominar su especialidad, es el momento de integrarlos a todos y comprobar que se cumple el famoso lema del Arma de Artillería: “Todos para cada uno, y cada uno para los demás”, cuando se recibe en el Centro Director de Fuegos la petición del Observador Avanzado, se calculan y se transmiten los datos de tiro a la Línea de Piezas, que previamente han asentado según los estudios realizados por Equipo de Topografía, para acabar haciendo fuego con sus cuatro piezas. El Observador, que va integrado en una de las Compañías de Infantería del GTIA, puede corregirlo, reiterarlo o continuar el avance.

Para comprobar el resultado del entrenamiento, se llevará a cabo un ejercicio de tiro real durante la séptima u octava semana. La experiencia de ejercicios de tiros de Grupos Tácticos Interarmas anteriores muestra la calidad de la instrucción.

En el caso de los Pelotones de Morteros, la instrucción comienza en la quinta semana, momento en que los instructores de las Compañías de Infantería ceden su personal de morteros para que se les proporcione la instrucción necesaria en el empleo eficaz de su armamento. Su instrucción transcurre durante tres semanas, tiempo suficiente para que en la séptima u octava semana puedan ejecutar un ejercicio de fuego real con garantías de éxito, integrados dentro de cada una de las Compañías de Infantería, y proporcionando el Apoyo de Fuegos oportuno que el ejercicio táctico requiere para cada fase de la maniobra.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.