Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


El Gobierno español gastó 1.034 millones de euros en 2015 en las operaciones militares en el exterior

España gastó un total de 1.034 millones de euros en el 2015 en mantener las misiones internacionales de las FAS (Fuerzas Armadas) españolas. Estas operaciones, un total de 16 según el último desglose facilitado en diciembre por el Estado Mayor de la Defensa (EMAD), se desarrollan en tres Continentes (África, Asía y Europa) e implican a más de 2.200 efectivos de las Fuerzas Armadas (FAS) y la Guardia Civil.

Respecto a 2014, en el que se gastaron 616,8 millones, ha habido un incremento de misiones, lo que ha implicado tener que aumentar muy sensiblemente el presupuesto hasta los 1.034 millones, según adelantó la agencia Efe, lo que supone aportar 417,2 millones adicionales.

Entre las nuevas misiones reseñar el despliegue de 301 militares en Irak mayoritariamente del Ejército de Tierra (ET), aunque también hay fuerzas del Ejército del Aire, integrados en la operación internacional Inherent Resolve, que combate al Daesh, y cuya principal misión es entrenar in situ a las fuerzas iraquíes que luchan contra esa organización terroristas en su país. Esta última fuerza es la principal implicación española en la lucha contra el terrorismo internacional, aunque también se debería mencionar la aportación a este fin, de parte de las fuerzas, como son los 117 militares asignados al EUTM Mali; y los 57 del Ejército del Aire desplegadas en el corazón de África, que operan desde Dakar (Senegal) con un avión de transporte C-130H Hercules apoyando la Operación Barkhane, que encabeza Francia contra el terrorismo en el Sahel; y la docena de efectivos que entrenan a los somalíes en el marco del EUTM Somalia.

Igualmente entre las nuevas misiones que han elevado el presupuesto respecto a 2014, se menciona el dispositivo de la Baltic Air Policing (BAP) en Ämari (Estonia), que se puso en marcha entre los meses de enero a abril, durante el cual se desplegaron cuatro cazabombarderos Eurofighter del Ala 11 en el Báltico. También en 2015 comenzó una misión aeronaval en el Mediterráneo Central, la denominada EUNAVFOR MED Sophia, para rescatar al gran flujo de personas sin papeles y luchar contra las mafias de la inmigración ilegal, que intentan llegar a la Unión Europea.

Destacar que el pasado año, se replegaba el grueso de las tropas que España mantenía en Afganistán, unos 400 efectivos asignados a la FSB de Herat. Este despliegue se ha mantenido durante 14 años mediante importantes aportaciones de tropas y material, además de desgraciadamente sufrir más de un centenar de bajas mortales, aunque no se ha cerrado del todo ya que quedan asignados 21 militares que trabajan en el Cuartel General de la operación Resolute Support de la OTAN, sito en Kabul. La disminución de esta misión, que no cierre, en el problemático país de Asia Central, y el consiguiente repliegue del grueso de las fuerzas Aliadas, que como poco se podría denominar de apresurado, muy posiblemente obligue de nuevo a desplegar tropas para evitar una victoria de la insurgencia.

Durante 2016 se mantendrán, en principio, todas las operaciones, como son las de Líbano que implica a 600 efectivos; la de la OTAN de protección antimisil en Turquía y sus 129 militares del ET; o la operación Atalanta de lucha contra la piratería en el Océano Índico, que obliga a mantener en zona actualmente a 340 miembros de la Armada y el Ejército del Aire, principalmente. Además, cuatro Eurofighter se acaban de trasladar desde su Base de Los Llanos (Albacete), a la de Siauliai, en Lituania, desde donde España ejercerá durante cuatro meses el mando de la misión de la citada misión BAP de la OTAN en el Báltico.

Pero además de todas estas misiones internacionales, España tiene desplegados varios contingentes de instrucción en países limítrofes del Golfo de Guinea como son Cabo Verde y Senegal, y la Armada patrulla a menudo dicha zona para mejorar la seguridad marítima, y colaborar en la capacitación de las marinas militares locales. Tampoco se deberá de dejar de mirar a Libia, donde tarde o temprano se deberá de intervenir si no se quiere dejar de seguir creciendo al núcleo del Daesh allí implantado. (Julio Maíz Sanz)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.