Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

F-18 del Ejército del Aire interceptan dos bombarderos rusos en las cercanías de Bilbao

Que los cazabombarderos del Ejército del Aire intercepten aviones de combate rusos no es ya noticia, en sus dos recientes misiones sobre el Báltico lo han hecho frecuentemente,  lo que sí es más que reseñable es que la interceptación se haya realizado en las proximidades de Bilbao. Así, el pasado 22 de septiembre, dos cazabombarderos EF-18M del Ejército del Aire español interceptaban y escoltaban fuera del espacio aéreo nacional a dos bombarderos rusos Tupolev Tu-160, una acción que finalizaba una intensa jornada para la OTAN y que se gestó muy lejos de España, cuando a primera hora del día 22 los dos aparatos rusos despegaban desde alguna base del Norte de Rusia sita en la Peninsula de Kola, a más de 4.000 kilómetros de la Villa de Bilbao.

Según la cronología oficial, que ha revelado el Ejército del Aire francés en su web oficial, los dos Tu-160 fueron detectados a las 9:13 horas del 22 de septiembre por la Fuerza Aérea de Noruega frente a su costa, por lo que activó su servicio QRA (Quick Reaction Alert) y lanzó de inmediato un scramble formado por dos cazabombarderos F-16AM, que iniciaron la escolta sobre el Mar del Norte, camino de Escocia.

Dado que en todo momento la incursión estaba controlada por el CAOC (Combined Air Operations Centre) Uedem de la OTAN, sito en (Alemania), que cubre los países norte de la Alianza, ésta determinó que una vez se acercaban los aparatos a Escocia, la responsabilidad de su escolta fuera pasada a la RAF (Royal Air Force). Así, dos Eurofighter despegaban, lo más probable que desde la base escocesa de RAF Lossiemouth, y se hacían cargo de la escolta de los aparatos rusos cuando se aproximaban al espacio aéreo escocés en las islas de Shetland, en el largo rodeo que realizaron en torno a las costas de Irlanda, poniendo rumbo ya sobre el Atlántico, hacía la Península de Bretaña (Francia).

Para entonces el CAOC TJ (Torrejón), al mando del general de División  del Ejército del Aire Rubén Carlos García Servert, que controla la totalidad del espacio aéreo de los países del sur de Europa, y los sistemas de control aéreo del Armée de l´Air ya estaban más que alertados.

Así, a las 13:57 horas, dos Dassault Aviation Rafale franceses despegaron de la base de Tours para interceptarlos a un centenar de kilómetros de las costas bretonas. Los cazabombarderos franceses los escoltaron por el litoral del país, hasta la altura de Las Landas, ya muy cerca de España, donde otros dos Rafale procedentes de la base de Mont-de-Marsan tomaron el relevo a las 14:33 horas.

En aquel momento los dos aviones rusos pusieron entonces rumbo al oeste a lo largo de la costa norte de España, donde ya les estaban esperando los F-118M del Ejército del Aire que, a la altura de Bilbao, abandonaban el espacio aéreo español en dirección al norte, de vuelta a su base, siempre según la web del Armée de l´Air.

La larga misión obligó además a la Armée de l´Air a reabastecer en el aire a tres de los cuatro Rafale que intervinieron, desde uno de sus cisternas a reacción C-135FR. Aunque las incursiones de vuelo de los aparatos rusos son frecuentes, sobre todo en el Báltico y el Mar del Norte, la referida incursión en áreas cercanas a Francia y el Golfo de Vizcaya son muy escasas,  demostrándose en este caso la magnífica coordinación de la OTAN para hacer frente a la amenaza. Así, la colaboración entre los dos citados CAOC de la OTAN y el Centre National des Opérations Aériennes (CNOA) de Lyon-Mont Verdun permitió mantener permanentemente la escolta de los bombarderos rusos.

Este tipo de acciones tienen como objetivo por parte de Moscú demostrar la cada vez mayor potencia de su fuerza aérea y testar  las capacidades de respuesta de la OTAN.  El bombardero pesado supersónico Tu-160, codificado por la OTAN como Blackjack, fue diseñado en los setenta, y puestos en servicio en 1987 como bombardero estratégico (nuclear). Actualmente están en fase de modernización, habiéndose entregado el primero en 2014, lo que permitirá al más poderoso avión de ataque de la Fuerzas Aérea de Rusia, que lo llama el cisne blanco, seguir plenamente en activo hasta al menos el año 2040. Aunque lleva en servicio casi tres décadas, su bautismo de fuego real no se ha producido hasta noviembre de 2015 cuando inició operaciones de bombardeo contra la oposición Siria. (Julio Maíz Sanz)

Fotografías: Avión ruso Tu-160 /Foto Armée de l´Air.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.